El poder de la mente de prinvcipiante

La curiosidad es una herramienta muy poderosa. Te compartimos de qué se trata la mente de principiante y cómo la puedes desarrollar con la ayuda de la meditación.

De pequeños vivimos en el mundo como una aventura. Todo lo que vemos, escuchamos y saboreamos nos lleva a preguntarnos por qué, cuándo y qué.

Recuerdas tus primeros años cuando pasabas horas en el parque jugando o preguntándole a tu círculo más cercano ¿por qué la luna estaba en el cielo?, ¿por qué el pasto era verde?, o ¿cuándo dejaría de llover?

De niños/as veíamos el mundo con curiosidad, con una mente que podía absorber todo, para poder crecer y aprender más de lo que se sabía.

Cuando crecemos por causa de la cultura o la sociedad, tendemos a reducir la curiosidad genuina de los primeros años de edad. Empezamos a construir una rutina mucho más profesional y buscamos construir miles de sueños.

En ocasiones empezamos a buscar caminos 100% seguros en donde podamos tener el control total sobre las causas y consecuencias, sin embargo, olvidamos que no somos expertos en la vida y que el mundo está en constante movimiento y cambio.

Cuando crecemos suelen invitarnos a ser expertos/as en una industria o campo profesional y de hecho esto esta muy bien, explorar varios caminos para adquirir un conocimiento profundo, sin embargo, el ser “expertos/as” en algo puede ser perjudicial si llegamos a ese lugar donde creemos saberlo todo y nuestra opinión es incuestionable.

Allí el conocimiento se estanca, deja de crecer y la curiosidad se desvanece a un simple recuerdo.

¿Qué es la mente de principiante?

La mente de principiante es sinónimo de crecimiento, aprendizaje, humildad y bienestar. Es una mente que aunque ya tenga conocimientos y experiencia, vive cada situación con una visión de crecimiento pues sabe que puede llegar a ser una mejor versión de lo que es actualmente.

Shunryu Suzuki, autor del libro Mente Zen, explica la mente de principiante de la siguiente forma:

Si tu mente está vacía, siempre está lista para cualquier cosa; está abierta para todo. En la mente del principiante hay muchas posibilidades, pero en la del experto hay pocas.

La mente de principiante es la capacidad para adaptarse. Es la habilidad para ser dinámicos/as en un mundo que está en constante cambio y evolución.

Mentalidad de experto vs mente de principiante

Cada tipo de mentalidad cuenta con diferentes características, por ejemplo, la mentalidad de experto se enfoca en este tipo de pensamientos o actitudes:

  • “Todo me lo sé”.
  • Ve amenazas en lo que le cuentan.
  • Está a la defensiva.
  • Acepta solamente las ideas que conoce.
  • Vive en recuerdos del pasado.
  • Cree que solo su conocimiento tiene la razón.
  • Su entorno está equivocado.

Mientras que una mente de principiante por el contrario:

  • Se pregunta ¿qué puedo aprender de esta situación, experiencia o momento?
  • Ve oportunidades en lo que le cuentan.
  • Se mueve por la curiosidad.
  • Explora nuevas y diferentes posibilidades.
  • Intenta cuestionarse constantemente para crecer y mejorar.
  • Se visualiza al futuro, el pasado fue aprendizaje.

¿Por qué es tan importante desarrollarla?

Imagina por un momento un mundo en el que las opiniones sean escuchadas y no atacadas, en el que los conocimientos se comparten para crecer y no para opacar.

La mente de principiante ayuda a crear un lugar con más armonía, respeto, empatía y honestidad. Además ayuda a mejorar la visión de la vida personal, incrementa la paciencia ante cada situación y ayuda a ver cada momento como una oportunidad de crecimiento.

Desarrollar una mente de principiante permite moverse con la vida misma. Míralo como si fuera un bote o canoa que está sobre el cauce del río, aunque existan corrientes y cambios de dirección, irás en tu canoa avanzando con curiosidad y crecimiento.

¿Cómo desarrollar una mente de principiante?

Sin importar la edad en la que te encuentres puedes empezar a desarrollar una mente de principiante hoy mismo.

El primer paso y más importante es que tomes la decisión y aceptes que todo está en constante movimiento.

La meditación es una práctica que pueda ayudarte a desarrollar una mente de principiante con naturalidad y a tu tiempo.

Relacionado: ¿Qué es y cómo empezar a meditar?

Con la práctica diaria notarás no solo incremento en tu curiosidad y creatividad sino también en tu paciencia, resiliencia y bienestar.

A continuación te queremos compartir dos tipos de meditación que te pueden ayudar a fortalecer tu mentalidad de principiante y curiosidad diaria.

Meditación informal

Se trata de meditar sin tener que sentarte a meditar.

Lo puedes practicar durante las actividades de la rutina diaria, como por ejemplo al caminar, lavar los platos de la cena o al compartir con un ser querido.

En esta ocasión te compartimos tres tipos de meditación informal que te ayudarán a fortalecer la mente de principiante desde hoy:

  • Hacer una pausa: Mientras estás trabajando o en un rato libre, toma una pausa.

Si te es de ayuda activa un temporizador de cinco minutos o aún más fácil activa el sonido de un “Gong tibetano” cada cinco minutos dentro de la app de Pura Mente.

Al tomar una pausa te estás dando un respiro y una recompensa por todo el esfuerzo que haces diariamente, en este momento siente como está tu respiración, el peso de tu cuerpo y el estado de tus emociones.

Durante esta pausa simplemente observa, siente y escucha sin necesidad de juzgar o etiquet