¿Qué es la meditación? ¿Cómo meditar? o ¿Cuáles son los principales beneficios? son las preguntas que buscaremos responder en este artículo

Durante muchos años, con seguridad has escuchado la palabra o el concepto de meditar. Se puede entender como una acción religiosa, sin embargo, va mucho más allá.

¿Qué es meditar?

La meditación o mindfulness es una práctica que cada año es más reconocida en el mundo, pues se ha demostrado con diferentes estudios científicos los efectos positivos que trae a la mente, cuerpo y emociones.

De manera concreta y simple el mindfulness nos ayuda a estar presentes. Así de sencillo.

En un mundo con un sin fin de distracciones y preocupaciones la meditación llega a la vida para tomar con calma cada momento y lograr enfocar nuestra mente y sentidos al ahora.

Quien realiza la meditación está en búsqueda de un sentido más profundo de vivir.

Uno de los objetivos de la meditación está en abrir lo que está cerrado

Joseph Goldstein y Jack Komfield

En el libro «Vipassana, el camino de la meditación interior» los autores explican que uno de los objetivos de la meditación es abrir lo que está cerrado.

La práctica de la meditación ayuda a abrir nuestra mente y cuerpo para conectar con las emociones, sensaciones o tensiones que están en nuestro presente; ayuda a abrirnos al ahora y aceptarlo de la mejor manera.

Beneficios de meditar

Como meditar beneficios

Los beneficios de la meditación son innumerables, este hábito ha ayudado a transformar diferentes áreas de la vida.

Practicar la meditación de manera constante desencadena efectos colaterales positivos.

Por ejemplo, más del 80% de las personas que meditan en Pura Mente, confirman que sentirse con mayor sensación de tranquilidad, paz interior, enfoque y felicidad.

Además, un estudio desarrollado en la Universidad de Stanford confirma que la práctica de la meditación reduce de manera importante los síntomas relacionados con el estrés y la ansiedad e incrementa la sensación de control sobre la vida.

Este estudio confirma que la práctica de la meditación puede reducir un 30% los síntomas del estrés y la ansiedad.

En esta ocasión te compartimos los beneficios más relevantes para que las tengas presente y así las puedas experimentar mientras fortaleces tú habíto de meditar.

#1 Reducción de la ansiedad.

Según la Organización Mundial de la Salud, al día de hoy más de 260 millones de personas en el mundo se enfrentan a los síntomas de la ansiedad.

Por otro lado, la tasa de búsquedas en Google del término «Ansiedad» ha incrementado considerablemente, evidenciando así, la necesidad social de reducir esta alteración.

Niveles de ansiedad altos
Gráfico de búsquedas sobre la Ansiedad en el último año

La meditación al fortalecer las zonas del cerebro relacionadas con la calma y felicidad, ayuda a generar cambios importantes en nuestros niveles de ansiedad.

Diferentes estudios científicos publicados en Pubmed confirma que la práctica diaria de las técnicas de meditación reduce la ansiedad hasta en un 44%.

#2 Mejora la concentración y la memoria.

Un estudio desarrollado por Harvard junto al Hospital General de Massachusetts (MGH) confirma que con tan solo 8 semanas, la meditación reconstruye y fortalece zonas del cerebro relacionadas con el aprendizaje, la autoconsciencia y la concentración.

La práctica de la meditación, desarrolla la concentración en el presente de manera sana, con tan solo unos días, el cerebro empieza a tener un mejor enfoque en las actividades diarias.

#3 Aumentan los pensamientos positivos

Nuestra actitud ante la vida es el resultado de los patrones mentales que se repiten en nuestra mente día tras día.

Con la práctica constante de la meditación, se logra observar y percibir de manera consciente los pensamientos y emociones, para así poderlos transformar.

Con el tiempo, la frecuencia de pensamientos positivos aumenta, logrando a su vez mayor control sobre las ideas negativas y creencias limitantes.

¿Cómo meditar?

No existe ninguna fórmula que garantice los mejores resultados, pues es una aventura personal, sin embargo, existen ciertos consejos que se pueden aplicar para iniciar.

🪑 Mismo tiempo y lugar.

Para introducir a nuestra vida un hábito nuevo, debemos darle un mismo espacio y lugar por un tiempo determinado.

Nuestro cerebro va a intentar buscar diferentes excusas para evitar cumplir con nuestro compromiso con la meditación, por esto es vital crear un agenda lo más disciplinada y divertida posible.

Así podremos ayudar a nuestro cerebro a adoptar este hábito una manera dinámica, intuitiva y práctica.

Esta plantilla puede ayudarte a reservar ese espacio y hora de meditación (te aconsejamos ubicarlo en un lugar visible 🙂 )

📝 2. Lleva un registro

Al finalizar una sesión de meditación guiada es muy importante que visualices tu intención y que logres ser consciente de tus emociones y sentimientos.

Cada uno de ellos los podrás registrar en un diario para que todo el proceso en tu crecimiento personal los tengas siempre presentes.

🧘‍♂️ 3. Inicia con un guía.

Para empezar, es muy importante que puedas contar con un grupo o un guía que te ayude a solucionar dudas o interrogantes.

En el app de Pura Mente, encontrarás más de 200 cursos guiados enfocados en diferentes especialidades como reducir el estrés, la ansiedad, mejorar el descanso, entre muchos otros.

Los instructores de Pura Mente son 100% hispano hablantes y dentro de los webinars quincenales que se realizan, estarán disponibles para resolver todas las preguntas que tengas.

Algunos mitos de la meditación

Seguramente has escuchado alguna vez muchos mitos o conceptos erróneos de la meditación en nuestra sociedad. Es normal que aparezcan, ya que se trata de una práctica bastante ajena a nuestra cultura más «occidental».

Algunos de estos mitos son:

Mito #1: Meditar es difícil

Meditar es en realidad algo que forma parte de nuestro cotidiano de manera natural.
Cuando observas algo que llama tu atención, cuando sientes el perfume de una flor, el aroma del café, cuando abrazas, cuando estudias, cuando estás totalmente con tu atención concentrada en una tarea, estás meditando: estás llevando toda tu atención a un objeto.

La práctica de la meditación fue creada en base a una actividad natural, llevándola a un formato de ejercicio, otorgando muchísimos beneficios en nuestro cuerpo físico, en nuestra mente y en nuestras emociones.
Si lo piensas como un ejercicio diario, al que te animas a desafiar con solo diez minutos diarios, podrás notar enseguida los beneficios que ésta práctica puede generarte.

Meditar es simple. Es solo cuestión de dejar este mito de lado y abrirte a la experiencia.

Mito #2: Es necesario poner la mente en «blanco» para hacerlo bien

La naturaleza de nuestra mente es pensar. Su actividad es constante y nunca se detiene. Tenemos alrededor de 60.000 pensamientos al día.

Creer que es necesario detener la mente o “ponerla en blanco” es ir en contra de su naturaleza.

Lo que la meditación en realidad genera es un descanso en la mente.

A través de su práctica estamos llevando la mayor parte de nuestra atención primera (que se encuentra en el lóbulo frontal) a una sola cosa, puede ser la respiración, sensaciones, una imagen, un pensamiento, un sonido, la voz de un guía o cualquier otro objeto para llevar a cabo en la práctica.

Mito #3: Toma años de practica ver los beneficios de meditar

Seguramente habrás escuchado la frase “la práctica hace al maestro” aludiendo a una gran cantidad de tiempo necesaria dedicado a la meditación para poder obtener sus beneficios.

Sin embargo, al iniciar la práctica y con pocas sesiones podrás disfrutar, conocer y percibir algunos de los siguientes beneficios:

  • Tu actividad mental será más calma.
  • Bajará tu ansiedad.
  • Sentirás una sensación de descanso.
  • Tus sentidos estarán un poco más predispuestos y sensibles, otorgando otra perspectiva en tus actividades diarias.
  • Tu atención será más concentrada.

Luego con hacer de la meditación un hábito encontrarás muchos más como:

  • Sentirte mejor y con más armonía a nivel físico, mental y emocional.
  • Notarás que tomas situaciones difíciles con otra perspectiva.
  • Encontrarás soluciones a lo que te aqueja de manera más fácil

Sea que estés comenzando o ya cuentas con algún tiempo de práctica, estamos todos en las mismas condiciones para aprovechar los beneficios.

Todo depende de la constancia y determinación con la que afrontes la práctica para que este hábito sea parte de ti.

Mito #4: No tengo suficiente tiempo para meditar

Es muy fácil caer en la trampa de decir “no tengo tiempo”, ya que parecería que el tiempo se nos escapa de las manos, que las 24 horas del día no alcanzan.

Es difícil poner pausa a ese hábito de hacer constantemente. Nos encanta ver logros y tener resultados tangibles. Por eso para muchos sentarse por 10 minutos “a no hacer nada” puede parecer poco productivo.

Pero en realidad, hacer una pausa en esta constante carrera, para descansar, tomar perspectiva y recargar nuestra energía, nos permite ser mucho más efectivos a la hora de afrontar los desafíos de nuestro día.

El descanso mental y físico son parte indispensable de una productividad saludable y sostenible a largo plazo.

¿Qué tal proponerte meditar al menos 2 minutos cada día? Ya verás que tú mismo cuerpo te pedirá quedarte más tiempo , y el resto de tu día el tiempo se multiplicará.

Mito #5: Meditar requiere creencias espirituales o religiosas.

La meditación nació, hace miles de años, como una práctica en búsqueda de una mejora en la salud.

A pesar de esto, a medida que transcurría el tiempo, muchas religiones y doctrinas fueron adoptando esta práctica como parte de sus rituales, generando la idea masiva, que la meditación estaba reservada sólo para monjes o adeptos espirituales.

Meditar es un ejercicio que no necesita una religión o creencia, ya que se basa en poner atención a determinadas acciones o pensamientos. El beneficio de esta práctica está al alcance de todas las personas, de cualquier etnia, creencia o religión.

Mito #6: Se supone que tengo que tener experiencias trascendentales meditando

Existe una creencia generalizada que al meditar el objetivo que se persigue es percibir colores, vibraciones, visiones, etc.

Cuando todo el foco está puesto en ello, además de sentirnos decepcionados cuando no sucede, estamos dejando de lado la meta real de esta práctica.

Esta meta se basa en la consciencia del momento presente, llevando toda nuestra atención a algo puntual, liberando la mente del resto de las preocupaciones o pensamientos que suelen abrumarnos.

El momento es ahora

Como puedes ver, la meditación es una práctica milenaria la cual te puede traer innumerables beneficios y ayudar a mejorar tu calidad de vida.

Si llegaste hasta este punto, es porque dentro ti, estás buscando algo más, un nuevo camino que te ayude a avanzar con otra visión ante la vida. Por esto te invitamos a tomar acción ahora.

No existe mejor momento que este para iniciar en la aventura de la meditación. Con solo 5 o 10 minutos diarios son suficientes para empezar a experimentar cambios y resultados.

Si quieres conocer más estrategias o cursos de meditación te invitamos a descargar la app gratis en el App Store o Play Store y que inicies tu camino en esta maravillosa práctica.

¿Por dónde empezar?

Te compartimos algunas rutas de meditación guiada con diferentes objetivos y enfoque:

Te invitamos a compartir esta guía de meditación con crees que le será de ayuda y hagamos juntos un mundo con más bienestar, tranquilidad y felicidad.

Leave a Comment

Descubre los beneficios que la meditación tiene para tu equipo
Empieza ahora a construirla con Pura Mente.

logo-color.png
pura mente
La app de meditación mejor valorada de Latinoamérica

Pura Mente 2021 © Todos los derechos reservados