Meditacion en equipo

La meditación en el trabajo incrementa los niveles de bienestar y productividad. Conoce la mejor forma de implementarla en tus rutinas.

El trabajo es parte fundamental de nuestra vida, gracias a ello nos podemos desarrollar como seres humanos y también incrementar los habilidades tanto a nivel profesional como personal.

En la era moderna, un trabajo equilibrado, productivo y lleno de energía parece una historia de utopía; una escena que sólo ocurre en películas, sin embargo, en Pura Mente creemos que lograr un trabajo equilibrado, lleno de alegría y progreso personal y profesional sí es posible.

Una de las herramientas que ayudan a que este logro se pueda alcanzar en un muy corto tiempo es la atención plena.

Nos encontramos en un día a día con un sinfín de distractores diarios, por esta razón prácticas como la meditación ayudan a que nuestra atención sea más precisa.

Ayuda a llevar nuestra creatividad, productividad y bienestar a un siguiente nivel.

En este artículo te queremos compartir ejercicios y cuatro tips que te ayudarán a aplicar la meditación en el trabajo.

Te ayudarán a conseguir un trabajo más enfocado, equilibrado y lleno de alegría.

Al final de eso se debería trata el trabajo ¿no? de una actividad que genere progreso, productividad y también disfrute.

meditate, meditation, peaceful

¿Qué es la meditación?

Antes de compartirte los tips para llevar la meditación en el trabajo te queremos refrescar en qué consiste esta práctica.

Aunque muchos creen que la meditación es una práctica religiosa o enfocada solamente para personas iluminadas o con habilidades especiales, es importante que sepas que esto no es real.

Tampoco pretende llevarnos a un lugar especial o desarrollar la habilidad de empezar a levitar.

La meditación o práctica del mindfulness, de manera sencilla, busca desarrollar la atención plena en el ahora.

Tan sencillo como eso.

Busca equilibrar cuerpo, emociones y mente a este preciso momento.

En otras palabras, los ejercicios de meditación buscan traer de vuelta la atención en el momento presente, ayudándonos a eliminar de esta manera distractores, tensiones, estrés y ansiedad que puede generar algunos pensamientos y sucesos.

Con la práctica de la meditación podemos desarrollar nuestra resiliencia, paciencia, empatía, calma y reducir de manera muy importante los miedos que podemos enfrentar en la rutina de la era moderna.

Si no estás muy familiarizado con esta práctica puedes conocer una guía para principiantes la cual te enseña cómo empezar a meditar de la manera más natural.

Meditación en el trabajo

Es verdad que el trabajo también puede generar grandes cargas de estrés y ansiedad.

Además de empezar a implementar una ruta de meditaciones guiadas para enfrentar el estrés te compartimos cuatro tips que puedes empezar a implementar de manera sencilla y natural en tu rutina diaria.

Esto ayudará a que la meditación en el trabajo sea constante y puedes disfrutar de una manera más rápida los beneficios de esta práctica milenaria.

Llega al ahora

La meditación busca atraer la atención de vuelta al ahora o en palabras de uno de los guías oficiales de Pura Mente Pedro Fernández “Meditamos no para poder llegar a un lado sino para estar donde ya estamos”.

Con esta intención presente debemos buscar lograr llevar nuestra atención a la hora. Existen diferentes acciones muy pequeñas que puedes empezar implementar en este momento en tu jornada laboral.

Campanas o recordatorios

Una de las técnicas más utilizadas para llevar nuestra atención al ahora, son los recordatorios o campanas en un periodo de tiempo.

Por ejemplo en la app de Pura Mente puedes programar de manera muy sencilla un sonido de “Gong” en un periodo de tiempo, puede ser por ejemplo de 15 minutos, media hora o una hora.

La intención de esta campaña, es que funcione como recordatorio para atraer tu atención y enfoque al momento presente.

Cada vez que este recordatorio suene puedes hacer una pausa de manera muy sencilla para desarrollar la habilidad de enfocarte en el ahora.

Esta pausa no necesita ni mucho tiempo ni recursos, simplemente puede seguir estos pasos cada vez que suene tu recordatorio:

  • Pausa lo que estés haciendo.
  • Toma tres respiraciones profundas y exhala suavemente.
  • Intenta hacer un escaneo desde tu cabeza hasta los pies intentando identificar algunas tensiones, dolores, incomodidades o presiones.
  • Intenta también identificar las emociones que estás sintiendo. Pregúntate ¿que estoy pensando? ¿que estoy sintiendo? y acepta estas emociones sin juzgar o criticar.

Estos sencillos pasos los puedes hacer en 30 segundos o en cinco minutos, todo depende de tu voluntad, concentración y tiempo. No hay reglas en esta práctica sólo depende de ti.

Cómo recordatorios también puedes utilizar elementos físicos, puede ser una nota al lado de tu computador, un aviso en la puerta de tu oficina o un elemento que te recuerde que en ese momento debes hacer una pausa para llevar tu atención al ahora.

Estos recordatorios son muy efectivos, sin embargo, es importante que hagas pequeños ajustes en un periodo de tiempo para que estos elementos no se conviertan en paisaje de tu rutina.

Respira, respira y respira

Toma una pausa en este momento, respira profundamente, siente como el aire entra por tu nariz y atraviesa tu pecho. Exhala suavemente, sintiendo como tu cuerpo y músculos se contraen y relajan.

La respiración es una herramienta que siempre tenemos a nuestro alcance y que puedes implementar en cualquier momento en la meditación en el trabajo.

Puedes empezar a implementar esta pequeña práctica en los cambios de tareas o responsabilidades que tengas durante el día.

Por ejemplo, si acabas de terminar una reunión, respira profundamente antes de iniciar con la siguiente tarea.

También una vez termines tus responsabilidades en el trabajo haz una serie de respiraciones o si te es posible una meditación guiada para hacer el cambio de tu enfoque en el trabajo y pasar a un enfoque con tu familia, tiempo de desconexión, proyectos personales u ocio.

Aunque siempre tenemos la respiración a nuestro alcance, no la subestimes. Con estas pequeñas acciones puedes lograr cambios significativos.

Una tarea a la vez

Una de las causas por las cuales se generan niveles elevados de estrés y ansiedad por causa del trabajo, es el desequilibrio que hay entre la cantidad de tareas que hay por cumplir y las habilidades con las que se cuentan para desarrollar dichas responsabilidades.

En otras palabras, la sensación de sentirse abrumado es la causa de muchos tensiones y dolores musculares sin aparente razón.

Es verdad que el mundo de hoy se mueve muy rápido y exige una adaptación y eficiencia muy rápida, sin embargo, está demostrado que técnicas como el multi-tasking (hacer varias tareas al mismo tiempo) no se relaciona para na