La ansiedad es un rasgo natural del ser humano, es perjudicial cuando se sale de control. Conoce como evitar el ataque de ansiedad y los más comunes.

La ansiedad es una reacción natural que impacta tanto a la mente como al cuerpo. Durante muchos años a cumplido una importante función básica de supervivencia.

Por lo tanto, la ansiedad es un rasgo natural del ser humano y siempre nos acompañará ante los momentos de incertidumbre o posible amenaza.

Varios estudios confirman que gracias alteraciones como la ansiedad es que hemos logrado sobrevivir como especie ante diferentes amenazas como invasiones, desastres naturales o climáticos.

La ansiedad en niveles controlados puede generar enfoque y acción ante momentos de incertidumbre y tensión, en algunas ocasiones puede ayudarnos a dar nuestra versión más activa y enfocada.

Todo cambia cuando los niveles de ansiedad son elevados y constantes, pues se desarrollan afectaciones mentales, físicas y emocionales.

La ansiedad crónica despierta sensación de peligro, problema o amenaza que están por suceder, sin embargo, esta amenaza no se conoce pues por lo general es interna.

Caso contrario ocurre con otras emociones como el miedo, el cual se puede presentar ante una amenaza que es externa a nosotros y puede ser tangible.

¿Qué causa la ansiedad?

La ansiedad puede ser desarrollada por diferentes causas, varía de las experiencias y entorno de cada persona.

En cuanto a la ansiedad crónica o el ataque de ansiedad avanzados, se ha encontrado que alguna de las causas más comunes son:

  • Causas genéticas: Si en una familia existen varios integrantes con ansiedad avanzada o frecuentan un ataque de ansiedad, es probable que otras personas de este núcleo enfrenten este rasgo de manera frecuente.

Vale la pena aclarar que, aunque existan antecedentes familiares relacionados con ataque de ansiedad, no quiere decir que las próximas generaciones lo experimentarán.

  • Tipos de educación: La forma en que fuimos educados y el entorno en el cual desarrollamos nuestra niñez influye en el desarrollo de la ansiedad.

Por ejemplo, si una persona creció en un ambiente de violencia y tensiones, puede que vea la vida con temor e incertidumbre constante.

  • Relaciones personales, laborales: Somos una especie social, por lo tanto, nuestras relaciones impactan directamente en nuestro estado emocional y físico.

Algunas relaciones, bien sean personales o laborales, pueden desarrollar niveles de ansiedad avanzados a futuro.

Con esto no queremos decir, que en una relación no puedan existir las discusiones, pues estas ayudan a desarrollar una mejor comunicación y conexión.

Nos referimos a relaciones que desequilibran los estados anímicos y afectan hábitos vitales como la alimentación y el descanso.

Las causas pueden ser variadas dependiendo de la persona, sin embargo, si esta causa se mantiene presente alimenta a los pensamientos que ocasionan temor y de esta manera se crea un ciclo que ayuda a evolucionar la ansiedad.

Síntomas de ataque de ansiedad

No todos los episodios de ansiedad se pueden considerar como ataques o crisis de ansiedad.

Como te hemos la ansiedad es un rasgo natural, por lo tanto, podríamos experimentar sensaciones de nerviosismo o temor en situaciones cotidianas de la vida, esto es norma, siempre y cuando este bajo control.

Por el otro lado nos podemos encontrar con situaciones de pánico que generan síntomas similares a los de un infarto, es aquí donde se puede considerar un nivel de ansiedad avanzado o desarrollo de ataque de ansiedad.

Algunos de los síntomas más comunes son:

  • Palpitaciones o elevación de frecuencia cardiaca (taticardia).
  • Sensación de ahogo con respiración rápida.
  • Opresión en el pecho.
  • Miedo o pánico profundo.
  • Sudoración o escalofríos.
  • Temblores.
  • Náuseas o molestia abdominal.
  • Mareo o desmayo.
  • Sensación de irrealidad.
  • Sensación de entumecimiento y hormigueo.

Estos síntomas se pueden presentar en un momento inesperado, por esta razón hay una diferencia entre crisis de ansiedad y ansiedad generalizada.

  • Crisis de ansiedad: La persona que lo experimenta se encuentra bien antes de los episodios o en el intermedio de cada una de las crisis.
  • Ansiedad generalizada: La persona se encuentra en un estado de preocupación o miedo de forma recurrente.

Que hacer para evitar el ataque de ansiedad

Si un ataque de ansiedad es de manera frecuente recomendamos contar con el apoyo de un profesional de la salud.

Cuentan con todas las herramientas y el conocimiento que con seguridad ayudarán a crear planes y estrategias para reducir el ataque de ansiedad

Algunas de las psicoterapias más comunes son las terapias cognitivo conductual (TCC) Las cuales con la guía de un experto en la salud se descubrirán nuevas maneras de pensar y actuar en diferentes situaciones que pueden causar estos ataques de ansiedad.

El terapeuta proporcionará apoyo y herramientas de relajación y respiración, como otras herramientas que serán de gran ayuda para enfrentar estos ataques de ansiedad.

Algunos de los hábitos que también ayudan a reducir los niveles de ansiedad son:

Meditar

Si la ansiedad se conoce como preocupación al futuro, la meditación se entienden traer nuestra atención al presente.

Con diferentes ejercicios de respiración y con 10 minutos de práctica diaria, la meditación puede ayudar a desarrollar bienestar, felicidad, tranquilidad y renovación en el descanso.

Expertos recomiendan que cuando se presentan ataques de ansiedad los primeros pasos es lograr mantener la calma, no dejarse llevar por el miedo y controlar la respiración, inhalando y exhalando rítmicamente.

Por esta razón la meditación es un hábito clave que puede ayudar a enfrentar los ataques de ansiedad y la ansiedad en general pues entrega herramientas útiles para desarrollar bienestar y tranquilidad.

Pedro Fernández, experto en meditación y guía oficial de Pura Mente, explica que la ansiedad “está causada por nuestra “biología” y nuestra predisposición genética. Así como también por nuestros puntos de vista, hábitos condicionados y estrés. A menudo es una respuesta a problemas futuros. Por suerte Mindfulness y la Meditación son extremadamente eficientes para aliviar la ansiedad.”

Existe un curso que te recomendamos para enfrentar la ansiedad, está desarrollado por Pedro Fernández y lo puedes encontrar en Pura Mente.

Se trata de un curso de 7 días para reducir la ansiedad, donde conocerás ¿qué es la ansiedad? ¿cómo se genera? y técnicas de respiración avanzada para controlar este rasgo natural.

También puedes conocer una ruta de meditaciones guiadas completamente enfocadas en reducir la ansiedad

Actividad física

El ejercicio es una de las actividades, que, junto a la meditación, generan efectos positivos a la salud mental, física y emocional.

Expertos recomiendan hacer actividad física entre 30 a 40 minutos de tres a cinco veces por semana.

No es necesario que pases largas horas en el gimnasio o hagas maratones extenuantes, para empezar puedes tomar rutinas efectivas y prácticas que te ayuden a liberar tensiones y preocupaciones.

El ejercicio físico es un hábito clave que ayuda y beneficia a otras áreas de la vida como las relaciones personales, laborales y los estados emocionales.

La ansiedad puede que sea un rasgo natural, pero con hábitos saludables como la meditación, el ejercicio y la buena alimentación, con seguridad podremos controlarla y usarla a nuestro favor.

Esperamos este artículo te sea de ayuda y sea el comienzo de un nuevo camino sin la compañía de constante de la ansiedad.

Te invitamos a que compartas este artículo con quien creas que le será de ayuda y hagamos juntos un mundo con más bienestar, tranquilidad y felicidad.

Relacionado:

Leave a Comment

Descubre los beneficios que la meditación tiene para tu equipo
Empieza ahora a construirla con Pura Mente.

Pura Mente 2021 © Todos los derechos reservados