string(65) "https://puramente.app/wp-content/uploads/2021/05/logo-color-s.png"
string(65) "https://puramente.app/wp-content/uploads/2021/05/logo-color-s.png"

Descarga la mejor app para meditar GRATIS:

Si estás luchando contra la depresión, el alcohol no te hará sentir mejor. Puede suprimir temporalmente los sentimientos de aislamiento, ansiedad o tristeza, pero eso no durará. Y lo más probable es que su depresión empeore.

La conexión entre el alcohol y la depresión y las dos condiciones pueden retroalimentarse. En muchos casos, el tratamiento del alcoholismo aliviará la depresión. Sin embargo, aliviar la depresión no resuelve el trastorno por consumo de alcohol.

En algunos casos, puede recibir un diagnóstico dual de un trastorno depresivo mayor (MDD) y un trastorno por consumo de alcohol (AUD). Este trastorno concurrente no es poco común, pero puede ser difícil de tratar. Este artículo describe la conexión entre el alcohol y la depresión, cómo se alinean los dos trastornos, identifica las opciones de tratamiento y las formas de sobrellevar la situación.

 

Efectos del consumo de alcohol


El alcohol puede producir sentimientos de euforia y emoción, haciéndote sentir instantáneamente más feliz y más seguro, pero esos sentimientos son fugaces. El alcohol es un depresor. Al igual que los barbitúricos (sedantes), el alcohol es una droga que afecta el sistema nervioso central (SNC) y la funcionalidad del cerebro. Sin embargo, muchos estadounidenses beben alcohol, incluso si están deprimidos.

En nuestra sociedad, el alcohol está fácilmente disponible y es socialmente aceptable. Sibn mebargo la depresión y el abuso del alcohol a menudo están vinculados porque tomamos un depresor para contrarrestar una depresión química que solo la empeora.

El alcohol se usa con frecuencia para adormecer las emociones incómodas y puede convertirse en un patrón habitual que altera el equilibrio natural de los neurotransmisores en el cerebro.

Independientemente de la bebida que elija, se puede abusar fácilmente del alcohol y, a menudo, se abusa de él, especialmente cuando se usa para automedicarse. Servirse una copa de vino o abrir una cerveza al final de un largo día puede aliviar temporalmente los sentimientos de depresión, porque el alcohol actúa como un sedante, pero exacerbará esos sentimientos y, de hecho, los intensificará.

Beber persistente y excesivamente puede aumentar su riesgo de desarrollar un trastorno depresivo mayor. También puede agregar síntomas de depresión preexistente y poner en peligro su salud y su salud mental.

Las personas diagnosticadas con depresión clínica deben ser extremadamente cautelosas cuando se trata de usar sustancias como el alcohol. Para quienes toman antidepresivos, combinarlos con alcohol puede reducir su eficacia.

 

Factores contribuyentes


La concurrencia de un trastorno depresivo mayor y un trastorno por consumo de alcohol es sorprendentemente común. Sin embargo, existen ciertos factores que pueden aumentar el riesgo de experimentar estos trastornos comórbidos. Esos factores incluyen:

 

Genética, incluidos antecedentes familiares de depresión o abuso de sustancias.
Historial de trauma o abuso, o PTSD, que puede resultar de abuso infantil, agresión sexual, combate, etc.
Condiciones de salud mental subyacentes


Si cree que es susceptible de experimentar adicción al alcohol o depresión, es posible que desee hablar con un profesional de la salud mental, como un trabajador social, un consejero o un terapeuta, sobre estas inquietudes y la mejor manera de prevenir o sobrellevar estos trastornos.

 

Trastorno por consumo de alcohol y depresión


Muchos estudios han encontrado que la dependencia del alcohol está estrechamente relacionada con la depresión. Cuando se trata de diagnosticar un trastorno por consumo de alcohol y un trastorno depresivo mayor, es importante abordarlos simultáneamente, ya que pueden afectar significativamente su recuperación.

Conozca los dos trastornos y cómo se correlacionan.

 

Trastorno por consumo de alcohol (AUD)


El alcohol puede ser una droga socialmente aceptable, pero sigue siendo una droga. El abuso y la dependencia del alcohol se consideran un trastorno por consumo de alcohol, y los estudios encuentran que la dependencia del alcohol está más estrechamente relacionada con la persistencia de los trastornos depresivos.

Según el Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM-5) de la Asociación Estadounidense de Psiquiatría, estos son algunos signos y síntomas que podrían revelar un trastorno por consumo de alcohol:

Su forma de beber interfiere con su hogar, la escuela o el trabajo.
Ha dejado de participar en actividades que son importantes para usted.
Te has encontrado en situaciones peligrosas mientras bebes, como conducir, nadar o tener relaciones sexuales sin protección bajo la influencia.
Has bebido para experimentar un cierto efecto.
Ha experimentado síntomas de abstinencia del alcohol, como náuseas, sudoración, palpitaciones o dificultad para dormir.
Has intentado reducir, pero no puedes.
Ha bebido más o durante más tiempo de lo que pretendía en más de una ocasión.
Has seguido bebiendo a pesar de que te has sentido deprimido, ansioso o perdido el conocimiento.
Has querido beber tanto que no podías pensar en otra cosa.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades han descubierto que 9 de cada 10 adultos que beben en exceso no tienen un trastorno grave por consumo de alcohol, pero eso no significa que el alcohol no sea un problema para ellos. Beber para hacer frente a la depresión, sin importar si tiene un trastorno por consumo de alcohol, es preocupante.

Los trastornos por consumo de alcohol pueden ser leves, moderados o graves, según la combinación de síntomas que experimente, pero los problemas con la bebida pueden existir independientemente del diagnóstico clínico.

Ya sea que esté experimentando depresión o no, es importante evaluar sus hábitos de bebida y considerar por qué bebe, cuándo bebe y cómo se siente cuando bebe.

 

Trastorno Depresivo Mayor (TDM)


La depresión es un trastorno del estado de ánimo común y grave, que puede afectar sus pensamientos, sentimientos y comportamientos. Solo en los Estados Unidos, aproximadamente 17,3 millones de adultos han tenido al menos un episodio depresivo mayor.5

Algunos signos y síntomas comunes de la depresión, incluyen:

Sentirse triste, vacío o sin esperanza
Perder interés en actividades que antes disfrutaba
Experimentar un cambio significativo en el peso o disminución del apetito
Tener problemas para dormir, experimentar fatiga o dormir demasiado
Experimentar pensamientos de muerte o pensamientos suicidas
Tener dificultad para concentrarse


El trastorno depresivo mayor implica síntomas persistentes y prolongados, pero la depresión, en general, adopta muchas formas diferentes. Los síntomas depresivos pueden ser el resultado de factores estresantes de la vida, condiciones de salud mental, condiciones médicas y otros factores.

La depresión también puede ser causada directamente por el alcohol en el caso de un trastorno inducido por sustancias.

Aunque muchos experimentan depresión, a menudo no se diagnostica ni se trata. No tienes que luchar solo contra la depresión y depender del alcohol para sentirte mejor solo causará más dolor. Comuníquese con un profesional de la salud mental para hablar sobre el tratamiento y las estrategias para lidiar con la depresión.

Meditación Para Tu vida

Una vida con mayor bienestar
empieza con 5 minutos de meditación al día

Descarga la app gratis:

Puramente Meditación para la Vida

Comparte

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Articulos Relacionados

Descubre los beneficios que la meditación tiene para tu equipo
Empieza ahora a construirla con Pura Mente.

Pura Mente 2021 © Todos los derechos reservados