string(65) "https://puramente.app/wp-content/uploads/2021/05/logo-color-s.png"
string(65) "https://puramente.app/wp-content/uploads/2021/05/logo-color-s.png"

Descarga la mejor app para meditar GRATIS:

MEGA GUÍA de CRIANZA CONSCIENTE: Qué es? Cómo aplicarla? Comparación de crianzas, consejos y beneficios

Índice del artículo

Antes de que naciera tu bebé, probablemente hayas leído una pila interminable de libros para padres, hayas escuchado miles de consejos de familiares y amigos, y hasta te hayas propuesto no repetir los errores de tus padres.

Luego, llegó tu bebé, se convirtió rápidamente en una pequeña persona con sus propios pensamientos y deseos, y de repente el torbellino de todo eso te dejó sintiéndote completamente desprevenida/o y confundida/o.

Sintiéndote presionado para tomar decisiones de crianza difíciles, es posible que hayas comenzado a buscar grupos profesionales o grupos de padres para pedir consejos.

A través de esos grupos, un enfoque de crianza más nuevo (a veces controvertido) del que puedes haber comenzado a escuchar es la crianza consciente. ¿Pero qué es realmente? ¿Y realmente funciona?

¿Qué es la crianza consciente?

La crianza consciente es un término utilizado para describir un estilo de crianza que se enfoca más en los padres que en los niños y se apoya la atención plena (mindfulness) para impulsar las elecciones de crianza.

Tiene sus raíces una combinación de la filosofía de estilo oriental y la psicología positiva occidental. (En otras palabras, una unión de meditación y autorreflexión).

En pocas palabras, la paternidad consciente pide que, en lugar de esforzarnos por “arreglar” a nuestros hijos, los padres se miren a sí mismos. La crianza consciente ve a los niños como seres independientes (aunque es cierto que aún se desarrollan con el tiempo), que pueden enseñar a los padres a ser más conscientes de sí mismos.

Una de las figuras emblemáticas de este enfoque de crianza es Shefali Tsabary, PhD, psicóloga clínica, autora y oradora pública con sede en Nueva York. (En caso de que te preguntes qué tan popular es, el Dalai Lama escribió la apertura de su primer libro, Oprah la ha considerado una de las mejores entrevistas que ha tenido y Pink es fanática de sus libros, que incluyen: The Conscious Parent, The Awakened Family y Out of Control.)

Shefali sugiere que a través de una consideración seria de los legados culturales, o para decirlo más claramente, el equipaje familiar y el condicionamiento personal, los padres pueden comenzar a dejar de lado sus propias listas de verificación sobre cómo se debe hacer la vida.

Al escribir y hacer conscientes sus propias listas de verificación, Shefali cree que los padres se liberan de imponer creencias a sus hijos. Cuando esto ocurre, los niños se vuelven libres para desarrollar su verdadera identidad. En última instancia, Shefali argumenta que esto ayudará a los niños a conectarse con sus padres, ya que están siendo aceptados por lo que realmente son.

Ella ve la conciencia como un viaje de por vida, una práctica de momento a momento para conectarse con usted y sus hijos desde un lugar de amor, autenticidad y aceptación en lugar de miedo, ego y control.

Ser "consciente" o vivir con atención plena significa estar alerta para que podamos identificar la diferencia entre reaccionar ante nuestros hijos desde nuestros egos y reaccionar desde un estado más tranquilo y centrado. Se trata de la capacidad de estar en el momento presente en cualquier situación que surja. Y cuando se trata de vivir en el presente nuestros hijos pueden ser nuestros grandes maestros.

Los partidarios de la crianza consciente creen que este modelo evita que los niños tengan una crisis de identidad más adelante en la vida. También sienten que crea lazos más estrechos con los niños y argumentan que el estilo autoritario en muchas relaciones parentales es el responsable de la gran cantidad de niños que se alejan de sus padres.

Elementos clave de la crianza consciente

Si bien hay muchos elementos para la crianza consciente, algunas ideas clave incluyen:

1. Libera a tus hijos de la necesidad de tu aprobación

“Los niños no necesitan que los llevemos a un estado despierto porque ya están despiertos”, escribe Tsabary. “Como padres, es fundamental que entendamos que mientras nuestros hijos estén en contacto con su yo más profundo, con sus recursos ilimitados, se motivarán más allá de lo que jamás podríamos imaginar”.

¿Cómo pueden los padres poner en práctica esta lección? Además de abandonar la idea de que su hijo necesita hacer ciertas cosas (como tener un "buen" comportamiento y calificaciones altas, e incluso cumplir con las expectativas sobre comer y dormir), puede hacerle saber regularmente cuán aceptado y apreciado es simplemente por ser él mismo. De hecho, Tsabary dice que el objetivo más importante de ser padre es crear un espacio para que nuestros hijos estén en contacto con su propio espíritu.

Empieza a dejar de lado las luchas sobre lo que los niños visten y comen todos los días: tener niñas pequeñas que no combinan y con el cabello salvaje es un pequeño precio a pagar por empoderarlas con autoexpresión y autonomía, y permitirles explorar los placeres de alimento.

2. Conoce tus desencadenantes

Una gran parte de la filosofía de la "crianza consciente" es comprender que toda mala conducta (la de su hijo) y toda disfunción (la suya) provienen de necesidades emocionales no satisfechas en la infancia. Pero puede ser muy movilizante y duro darse cuenta de cómo a veces manipulamos o atacamos a nuestros hijos para compensar nuestros propios problemas.

Según Tsabary, la madre de todas las heridas es un sentimiento de indignidad e inseguridad, y esto puede manifestarse de muchas maneras: por ejemplo, como miedo a no ser amado (tratas de complacer demasiado a tus hijos y te resulta difícil crear límites), miedo al conflicto (una vez más, no puede decir que no a sus hijos y deja que lo pisoteen) o incluso miedo a decir que sí (le resulta difícil prestar toda su atención a su hijo o ver su exigencias como naturales y no como una imposición).

3. Límites en lugar de disciplina

El enfoque consciente de los problemas de comportamiento se enfoca en las tres C: Crear límites claros, consistentes y compasivos para que la disciplina sea innecesaria. Tsabary dice que los niños se dan cuenta de nuestra inconsistencia, especialmente cuando se basa en el miedo. Cuando no somos coherentes con la comunicación de nuestros límites "no negociables", como bañarse, dormir lo suficiente, ordenar y limitar el tiempo frente a la pantalla, puede ser porque nosotros mismos carecemos de esa disciplina.

Así como conectarnos con nuestros hijos los hace sentir seguros, los límites saludables también los hacen sentir seguros. El castigo y las amenazas arbitrarias no solo son ineficaces a largo plazo, sino que también son signos de “paternidad perezosa y rutinaria”.

Los límites surgen directamente de una respuesta a la pregunta, '¿Cuál es la necesidad que expresa el comportamiento de mi hijo?'”. Si su hijo está holgazaneando en lugar de prepararse para ir a la cama, tal vez necesite jugar cepillándose los dientes con a ellos. Si su hijo no respeta las reglas del iPad, tal vez necesite llegar a un "acuerdo" de tiempo frente a la pantalla en el que se tenga en cuenta su opinión.

Cuando te respetas más a tí mismo y te atienes a tus ideas, tus hijos probablemente hagan lo mismo. Por ejemplo, dice Tsabary: “Si le digo a mi hijo pequeño que ha comido su último bocado de chocolate del día, no hay cantidad de lloriqueos que me hagan cambiar de opinión, pero negociamos cuándo se le permitirá volver a comer algo dulce (como postre al día siguiente).

Sus demandas no satisfechas solían desencadenar crisis, pero ahora que se le están dando límites más consistentes, se ha vuelto un poco más racional. En lugar de odiar mi vida cuando ella insiste en que lea solo un libro más o cante una última canción antes de acostarme, elijo dos de cada uno y no me muevo, y me encuentro disfrutando de la rutina nuevamente porque hay un final a la vista”.

¿Significa esto que los padres nunca deben enfadarse? No, dice Tsabary. Deberían aprender a responder de manera más saludable, expresándose honesta y auténticamente en lugar de dejar que sus emociones impulsen reacciones instintivas y cargadas. “Cuando comprendemos nuestro papel en la creación conjunta de cada situación, ya no culpamos al otro”, escribe.

Para trabajar en nuestra propia calma y paciencia, recomienda a los padres que meditemos de 15 a 20 minutos al día para observar nuestros pensamientos y "acceder a [nuestro] centro de quietud". Tan fácil como lo hace parecer Tsabary, nunca he podido comprometerme con la meditación diaria. Pero si pudiera elevar mi juego de crianza, estaría dispuesto a intentarlo de nuevo.

4. La paternidad es una relación. (¡Y no un proceso de transmisión unidireccional!)

Los niños son personas únicas que pueden enseñarle a un padre. La crianza consciente se trata de dejar ir el ego, los deseos y los apegos de los padres. En lugar de forzar comportamientos en los niños, los padres deben centrarse en su propio idioma, sus expectativas y su autorregulación.

En lugar de reaccionar a los problemas con consecuencias, los padres deben establecer límites con anticipación y utilizar refuerzos positivos. En lugar de tratar de solucionar un problema momentáneo (por ejemplo, una rabieta), es importante observar el proceso. ¿Qué condujo a este evento y qué significa en una imagen más grande?

Ser padre no se trata solo de hacer feliz a un niño. Los niños pueden crecer y desarrollarse a través de las luchas. ¡El ego y las necesidades de un padre no deben impedir el crecimiento de un niño! La aceptación requiere estar presente y comprometerse con cualquier situación que se presente.

¿Cuáles son los beneficios de la crianza consciente?

Un enfoque de crianza consciente requiere que los padres participen en la autorreflexión y la atención plena a diario. Por esto mismo es que también es beneficioso para los padres, más allá de la crianza en sí.

Participar en la autorreflexión consciente regularmente puede traer beneficios como la reducción del estrés y la ansiedad. La meditación diaria también puede producir una capacidad de atención más prolongada, tiene el potencial de reducir la pérdida de memoria relacionada con la edad e incluso puede disminuir la presión arterial y mejorar el sueño.

Además, sus partidarios dicen que la crianza consciente puede fomentar un uso del lenguaje más respetuoso (tanto por parte de los padres como de los niños), así como una mayor comunicación en general.

Uno de los principios clave de la crianza consciente es que los niños son personas plenas que tienen algo que enseñar a los adultos. Aceptar verdaderamente esta creencia requiere que los padres hablen a los niños con cierto nivel de respeto y se comuniquen con ellos con frecuencia.

Tener conversaciones respetuosas frecuentes con adultos modela habilidades de relación positivas y saludables para que los niños las usen en otras áreas de su vida.

Un estudio de 2019 también sugiere que el tipo de conversación que promueve el estilo de crianza consciente pueden resultar en una mejor cognición, menores signos de agresión y un desarrollo avanzado en los niños.

Algunos de los beneficios son:

1. Habilidades de comunicación

La crianza consciente otorga un gran valor a la comunicación y la conexión. Al modelar estas habilidades para los niños, tanto los padres como los niños se benefician. Además, las investigaciones indican que las conversaciones con su hijo desde una edad temprana ayudan a impulsar las habilidades cognitivas y el razonamiento.

2. Autenticidad

Uno de los mayores beneficios de la crianza consciente, tanto para padres como para niños, es cómo este método fomenta la autenticidad. Los padres no están obligados a interpretar un papel o a leer un guión que no es suyo. Los niños llegan a ser ellos mismos, y no se ven obligados a someterse a lo que sus padres quieren, sino a lo que ellos quieren ser.

3. Conectividad

Nada es mejor que sentirse realmente conectado con su hijo. Estar presente, después de todo, es un regalo. Y debido a que los padres conscientes se ocuparon del aquí y el ahora, tienden a estar más conectados con el momento y con sus hijos. No siempre podemos estar conectados con nuestros hijos, así que si dedicamos un solo bloque de tiempo cada día para conectarnos, nos deshacemos de la culpa de ser padres y nos permitimos disfrutar el momento.

4. Reducción del estrés

Numerosos estudios han demostrado los beneficios para la salud de la atención plena, y cuando las personas son padres conscientes, tienden a tener niveles más bajos de estrés y ansiedad y presión arterial reducida.

5. Respeto

Cuando un padre es consciente de lo que hace y cómo actúa, el niño tiende a seguir su ejemplo. Después de todo, los niños aprenden con el ejemplo, copiando lo que ven. Esto significa que si un padre habla en voz baja, usando un lenguaje reflexivo y respetuoso, el niño generalmente imitará este comportamiento, creando un espacio y una relación basada en el respeto.

6.Atención plena

Debido al énfasis en la conciencia y la elección, los padres tienden a ser mucho más conscientes. Esto es especialmente poderoso, ya que la vida con niños pequeños tiende a ser bastante acelerada. Los padres conscientes tienden a estar menos estresados y más felices con sus elecciones de crianza.

7.Inteligencia emocional

Se alienta a los padres y a los niños a que sean conscientes de sus factores desencadenantes. Es un trabajo desafiante, pero participar en él conduce a una mayor conciencia de sí mismo, compasión y una mejor sensación de control en los padres. Como beneficio adicional, los padres que modelan la regulación emocional crían niños menos agresivos y menos estresados.

¿Cuáles son los desafíos de la crianza consciente?

Para los padres que buscan una solución rápida y clara a los desafíos de la crianza, la crianza consciente puede no ser una buena opción por varias razones.

En primer lugar, puede llevar mucho tiempo lograr la cantidad de autorreflexión y control interno necesarios para ser padres de la manera que requiere este estilo. Después de todo, los partidarios de la crianza consciente creen que es necesario liberar su propio equipaje para permitir que su hijo sea fiel a su auténtico yo, ¡y eso no sucederá de la noche a la mañana!

En segundo lugar, la crianza consciente requiere que los padres den a sus hijos la oportunidad de luchar y fracasar. Esto, por supuesto, significa que puede ser complicado y llevar tiempo.

Los partidarios de la crianza consciente creen que este tiempo y esta lucha son necesarios para que un niño lidie con cuestiones importantes que lo definirán. Sin embargo, para algunos padres ver cómo sucede puede ser difícil si tienen la oportunidad de evitar que su hijo experimente fracaso o dolor.

En tercer lugar, para los padres a los que les gustan las respuestas en blanco y negro la crianza consciente puede ser preocupante. La crianza consciente no respalda un enfoque en el que A genera B. Este estilo de crianza requiere que los adultos cedan cantidades significativas de control a sus hijos y que las cosas puedan volverse un poco más confusas y menos predecibles.

En lugar de que siempre haya un curso de acción claro, la crianza consciente insiste en que los padres trabajen con los niños para resolver los problemas a medida que surjan y permanecer en el momento.

Además, la crianza consciente puede plantear desafíos únicos al criar niños más pequeños. Hay ocasiones en las que, por seguridad, un padre debe actuar de inmediato. No siempre es posible hacer una pausa y reflexionar cuando su primera responsabilidad es mantener a su hijo a salvo.

Inconvenientes de la crianza consciente

1.Difícil con niños pequeños

Los niños pequeños, especialmente los niños pequeños, son notoriamente irrazonables. Eso puede hacer que la crianza consciente sea bastante frustrante e incluso parezca ineficaz. Debido a que los niños pequeños también necesitan más estructura y participación, es posible que no haya tiempo para estar "consciente" cuando tienen una rabieta o dejan caer su teléfono en el inodoro.

2. Requiere una alta conciencia de sí mismo.

Dicho sin rodeos, el nivel de autorreflexión que requiere la crianza consciente es bastante poco común. Por lo general, las personas solo desarrollan ese tipo de introspección después de años de terapia o de trabajar con un entrenador. La crianza consciente funciona mejor cuando los padres han realizado el trabajo interior necesario para sentir más curiosidad por su estado emocional.

3.Difícil de sobrellevar

Una de las cosas más difíciles de hacer como padre es ver a su hijo cometer errores o sufrir. A pesar de que suena como una forma de crianza muy delicada, los padres conscientes no se enfocan en asegurarse de que sus hijos estén felices todo el tiempo. A veces, dejarlos crecer como seres independientes y conscientes significa dejarlos fracasar y estar ahí para recordarles que no es el fin del mundo.

Un ejemplo práctico de crianza consciente

¿Estás confundido acerca de cómo sería implementar esto en la vida real? No te preocupes, no estás solo. Aquí hay un ejemplo de la vida real del estilo de crianza consciente en acción.

Imagina que tu hijo de 5 años se quedó solo y tomó las tijeras (¡la peor pesadilla de todos los padres!). Decidieron jugar a la peluquería y usar sus nuevas habilidades de corte en el cabello. Acabas de entrar y ver el resultado...

1. Respirar

En lugar de reaccionar con rabia u horror, proporcionar un castigo inmediato o culpar al niño, un padre que practica la crianza consciente se tomaría un segundo para respirar y centrarse. Tomándose un momento para mover las tijeras a un lugar seguro.

2. Reflexionar

Es importante tomarse un tiempo para reflexionar sobre cualquier desencadenante o emoción que este evento pueda haber despertado en su interior antes de expresarlos a su hijo. Es probable que al menos una pequeña parte de usted esté pensando en lo que pensarán todos los demás padres en el patio de recreo cuando vean a su hijo la próxima vez. Es hora de dejarlo ir.

3. Establecer límites

La crianza consciente incluye establecer límites (particularmente cuando se trata de solicitar una comunicación respetuosa). Entonces, si su hijo pidió usar las tijeras antes y le dijeron que solo podía hacerlo con uno de los padres presente por razones de seguridad, este sería un momento para mencionar la violación del límite que se había establecido.

Sin embargo, también debe considerar cómo puede ayudar a su hijo a seguir adelante, como mover las tijeras a un lugar al que no pueda acceder por sí mismo. Recuerde: la crianza consciente lucha por la conexión y las relaciones auténticas mientras se enfoca en el panorama general de que, a largo plazo, no se trata de un cabello mal cortado.

4. Aceptar

Finalmente, en lugar de enfadarse porque el cabello de su hijo puede no verse de la manera más profesional, la crianza consciente le pediría que acepte el cabello tal como está ahora. ¡No hay necesidad de llorar los peinados pasados! Es hora de practicar la liberación de tu ego.

¡Incluso podría usar esto como una oportunidad para trabajar con su hijo para crear un nuevo peinado si lo desea!

¿Cómo se compara la crianza consciente con otros estilos de crianza?

Los expertos en crianza tradicional suelen citar la investigación de Diana Baumrind sobre los estilos de crianza. De acuerdo con esto, la mayoría de los padres se dividen en cuatro tipos principales. Cada estilo de crianza es una combinación de apoyo (capacidad de respuesta) y control (exigencia).

1. Autoritario

El estilo autoritario de crianza se enfoca en reglas estrictas, obediencia y disciplina. Estos padres tienen grandes expectativas y no dudan en castigar cuando los niños no siguen sus pautas. Los padres autoritarios también asumen el poder de toma de decisiones y rara vez les dan a los niños alguna opinión en el asunto. Al igual que un sargento de instrucción del ejército, este tipo de padres no son cariñosos, indulgentes ni comunicables.

Estos padres no son muy cálidos pero están muy involucrados en la vida de sus hijos y ejercen mucho control sobre el comportamiento de sus hijos.

El efecto en los niños: Cuando son criados por un padre autoritario, los niños a menudo se portan bien en casa, pero pueden rebelarse cuando están con compañeros de clase o amigos. También pueden tener problemas con la confianza en sí mismos, la autoestima, el bajo rendimiento académico e incluso el abuso de sustancias.

2. Permisivo

A los padres indulgentes no les gusta decir “no” si pueden evitarlo. Tienden a no hacer cumplir las reglas de manera consistente y evitan dar castigos. Los padres indulgentes fomentan la comunicación abierta y la autoexpresión.

A menudo, los padres permisivos actúan más como amigos que como figuras autoritarias. Ellos atienden las necesidades de sus hijos sin dar mucha disciplina. Por ejemplo, pueden permitir (e incluso animar) a su hijo a beber gaseosa en cada comida, si eso es lo que quiere. Los padres permisivos son relajados e indulgentes, y las reglas del hogar son mínimas. Estos padres son totalmente opuestos a los estrictos.

El efecto en los niños: Dado que tienen una alta posición en el hogar, los hijos de padres permisivos están acostumbrados a conseguir lo que quieren. Pueden actuar con derecho, ser egocéntricos y rebeldes, y también pueden tener tendencias antisociales con la incapacidad de controlar sus emociones. Estos niños también pueden no esforzarse en la escuela, el trabajo o los esfuerzos sociales; después de todo, no tienen que esforzarse en casa.

3. Democrático

Baumrind considera que este es el estilo de crianza "estándar de oro". Las mamás y los papás autoritarios les dan límites a sus hijos, pero también les dan libertad para tomar decisiones. Ven los errores como una experiencia de aprendizaje, aunque el castigo justificado no está descartado, y tienen expectativas claras para sus hijos. Los padres autoritarios son afectuosos y afectuosos y, sin embargo, inculcan la importancia de la responsabilidad y la disciplina.

El efecto en los niños: por lo general, los hijos de padres autoritarios son seguros, felices y exitosos. Se puede confiar en que tomarán la decisión correcta por sí mismos y, a menudo, establecen altas expectativas de éxito. Estos niños también pueden tener un buen desempeño académico y social, y es menos probable que abusen de las drogas o el alcohol.

4. Negligente / No involucrado

Los padres negligentes favorecen un enfoque de "no intervención", sin involucrarse mucho con sus hijos ni esperar mucho de ellos. Pueden creer que los niños aprenden mejor solos. Negligente no siempre significa abusivo, pero en general, este tiende a ser el tipo de crianza menos efectivo.

Esencialmente, los padres negligentes ignoran a sus hijos, quienes deben criarse a sí mismos. No establecen reglas ni expectativas, pero tampoco brindan orientación cuando es necesario. En casos extremos, el bienestar de un niño puede verse afectado por esta negligencia de los padres.

El efecto en los niños: Sin ninguna guía, estructura o participación de los padres, los hijos de mamás y papás negligentes a menudo se portan mal. Podrían, por ejemplo, meterse en problemas en la escuela o con la ley. También pueden dudar en formar vínculos con otras personas, y la depresión también es común.

6 subtipos de estilos de crianza

Por supuesto, existen muchos subtipos de estilo de crianza, pero todos se incluyen en las cuatro categorías principales anteriores.

Paternidad en libertad

Los padres de campo libre permiten a sus hijos la independencia de estar menos supervisados o sin supervisión en público. Durante mucho tiempo, los padres que practicaban este estilo fueron considerados negligentes y muchos pensaron que ponían en peligro a sus hijos por falta de supervisión. De hecho, algunas personas enfrentaron problemas con la ley después de permitir que sus hijos pequeños fueran independientes en público.

Pero, más recientemente (y después de mucho debate), estados como Utah han aprobado leyes a favor del estilo de crianza en libertad. Los defensores dicen que puede inculcar cualidades sorprendentes como la autosuficiencia y la resiliencia.

Paternidad helicóptero

Si usted es un padre sobreprotector que siente la necesidad de controlar la mayoría de los aspectos de la vida de su hijo, es probable que cumpla con los requisitos de un padre helicóptero. Los padres helicóptero intervienen constantemente en la vida de sus hijos y se obsesionan con los éxitos o los fracasos (específicamente, quieren proteger a sus hijos del fracaso).

Las tendencias de evaluación de riesgos de los padres helicóptero a menudo son impulsadas por el miedo y la ansiedad que pueden obstaculizar la capacidad de un niño para aprender habilidades integrales para la vida, confianza y autosuficiencia.

Crianza de los quitanieves

Los padres quitanieves (también conocidos como padres cortadores de césped o excavadoras) están fácilmente dispuestos a dejarlo todo para cumplir con los deseos y demandas de sus hijos, sin importar cuán pequeños sean.

Básicamente, "derriban" cualquier cosa que se interponga en el camino de su hijo. Los padres cortadores de césped a menudo tienen buenas intenciones y no quieren que sus hijos experimenten dificultades. Sin embargo, estos hábitos no brindan una base para la felicidad a largo plazo y, de hecho, pueden fortalecer la ansiedad de fracaso de un niño.

Paternidad faro

Uno de los métodos de crianza más equilibrados, el enfoque del faro, fue acuñado por el pediatra y autor Dr. Kenneth Ginsburg. Dijo en su libro, Raising Kids to Thrive: "Deberíamos ser como faros para nuestros hijos. Faros estables de luz en la costa desde los cuales puedan medirse a sí mismos. Deberíamos iluminar las rocas para procurar que no choquen contra ellas, pero dejandolos hacer su camino. Debemos mirar hacia el agua y prepararlos para cabalgar sobre las olas, y debemos confiar en su capacidad para aprender a hacerlo". Esto significa encontrar el equilibrio perfecto al amar, proteger, comunicar y nutrir a su hijo.

Paternidad apegada

Con la crianza con apego, las mamás y los papás piensan que anteponer las necesidades de un niño conduce a la independencia y la estabilidad emocional. Los padres que siguen este estilo valoran la cercanía física, la lactancia prolongada, la disciplina positiva y otros enfoques basados en el apego para la crianza de los hijos.

Paternidad tigre

A menudo mostrando características rígidas y duras, los padres tigre esperan obediencia y éxito. Se lo conoce como un método autoritario comúnmente utilizado en la cultura china. Si bien los padres tigre pueden criar a los niños para que sean más productivos, motivados y responsables, los niños pueden desarrollar ansiedad, habilidades sociales deficientes y enfrentar dificultades para funcionar en un entorno cotidiano debido a las altas demandas de sus padres y expectativas constantes de perfección.

¿En qué se diferencia crianza consciente?

La crianza consciente es distinta de todos estos estilos. Los padres conscientes son a la vez solidarios y receptivos, y pueden establecer altas expectativas. Sin embargo, esas expectativas se basan en lo que el niño quiere y sus necesidades únicas. Los expertos en crianza consciente enfatizan la importancia de que los hijos crezcan sin la necesidad de aprobación de los padres. La idea es empoderarlos para que crezcan dentro de límites saludables y se conviertan en pensadores independientes.

¿Es la crianza consciente realmente tan revolucionaria?

Aunque el enfoque de crianza consciente ha sido aclamado como revolucionario, existe una tradición bastante larga de libros que alientan a los padres a tomar decisiones de crianza más conscientes y deliberadas.

Sarah Rosensweet, una entrenadora de crianza que practica un método similar, llamado "crianza pacífica", argumenta que la tendencia más amplia hacia estilos más intencionales de criar a los niños en las últimas dos décadas ha sido innovadora a nivel cultural. “Todo el movimiento de crianza consciente proviene de un lugar de reconocimiento de que para que nuestros hijos sean emocionalmente resistentes y tengan un alto coeficiente emocional y tengan éxito de esa manera, debemos ayudarlos con sus emociones desde una edad temprana”.

En su práctica, dice, a los padres les resulta útil observar sus propios problemas, desencadenantes y reacciones, no solo para avanzar en el día y el horario con sus hijos, como motivarlos a cepillarse los dientes o ir a la escuela, sino también para sentirse más felices y más cerca de ellos brindándoles compasión y paciencia. “Esto es lo mejor de la paternidad pacífica o los principios de paternidad consciente. No son solo principios de crianza, son principios de relación”.

La experta en crianza Ann Douglas, cuyo último libro, Padres felices, niños felices, es una guía para aumentar el disfrute de la crianza de los hijos sin la culpa expresa:

“Creo que el desafío es encontrar una manera de escribir un libro que no provoque que los padres se sientan realmente abrumados con sentimientos de culpa o frustrados porque el estándar que se establece porque la 'buena crianza' es algo que simplemente no es posible para ellos porque son simples mortales o tienen que lidiar con todas las realidades de la crianza en un mundo complejo o desordenado”.

Douglas dice que tenemos que reconocer que algunos niños son más desafiantes para los padres que otros, algunas etapas de crianza han demostrado ser más difíciles y algunas familias están lidiando con necesidades y circunstancias extraordinarias.

También dice que tenemos que reconocer lo difícil que es la crianza de los hijos y que todo el mundo se equivoca en algún momento.

5 actividades de atención plena para niños

La atención plena tiene todo tipo de beneficios increíbles desde disminuir el estrés y mejorar el estado de ánimo hasta ayudar con la regulación emocional. ¿No sería genial si pudiera transmitir esos beneficios a sus hijos?

Desafortunadamente, no es probable que le pida a su hijo que se una a usted para una clase de meditación. Por eso aquí les dejamos 5 actividades para ayudar a los niños a practicar la atención plena.

Aunque es posible que los niños no tengan el mismo estrés diario que los adultos, están inundados de actividades y pantallas que experimentan sin pensar, por lo que a menudo no tienen tiempo para conectarse con cómo se sienten, hasta que se produce un colapso.

La atención plena se trata de estar en el momento presente, lo que puede ayudar a los niños a reconocer sus emociones y necesidades antes, antes de que se sientan abrumados por ellas.

1.Haz un ejercicio de respiración

Pero para algunos niños, quedarse quietos es cualquier cosa menos simple. Cuando quiera involucrar a su hijo, sugerimos comprar almohadas coloridas y poner música suave para ayudarlos a interesarse.

Luego, comience pidiéndoles que simulen que están oliendo algo delicioso, como un pastel recién horneado, mientras inhalan profundamente, y luego simulen que están apagando velas mientras exhalan. Al principio, mantenga el ejercicio corto, digamos, inténtelo 10 veces, luego aumente varios minutos, haciendo que su hijo se concentre en que su barriga suba y baje.

2. Da un paseo por la naturaleza

Lleva a tus hijos a dar un paseo consciente algún día después de la escuela, lo que no solo les da la oportunidad de tomar un poco de aire fresco y beneficiarse de las endorfinas que se liberan con el ejercicio, sino que también les ayuda a aprender a estar en el presente.

La atención plena se trata de explorar el momento presente y ser consciente de tus sentidos. En sus caminatas haz que tus hijos escojan tres o cuatro cosas de la naturaleza, como una rama o una hoja. Cuando encuentren esa hoja, pueden tocarla, olerla y hablar de sus colores y formas.

Para ellos, esto es divertido y emocionante, pero realmente están acurrucados en ese momento presente. Te aleja del estrés de lo que está por venir. No están pensando en actividades para las que deben prepararse, y eso ayuda a establecer una conexión entre padres e hijos.

3. Afirmaciones positivas

Si te sientes un poco tonto repitiendo un mantra, no estás solo, pero hay una buena razón para comenzar el día con una declaración positiva o para usarla cuando te sientas ansioso: concentrarte en unas pocas palabras cuidadosamente elegidas te ayuda a concentrarte en esas palabras y cómo te sientes cuando las dices.

Y si eres un niño que todavía está tratando de aprender acerca de los sentimientos, es algo poderoso saber que puedes tomar una postura definitiva sobre cómo vas a vivir y experimentar la vida. Las palabras habladas que estamos usando son muy importantes para la forma en que nos sentimos y para los sistemas de creencias que estamos creando para nosotros mismo.

Todos los días, cuando despiertes a tu pequeña o pequeño para ir a la escuela, repitan juntos: “Estoy sana, soy fuerte, soy cariñosa, soy feliz”.

4. Habla sobre la gratitud

Lo más probable es que le hayas enseñado a tu hijo a decir sin pensar "por favor" y "gracias", pero ¿alguna vez le ha enseñado a expresar verdadera gratitud? Antes de cada comida familiar, alrededor de la mesa y nombra algo por lo que están agradecidos. Podría ser algo con lo que juegan, el tiempo que pasan con un amigo o familiar, o algo que sucedió ese día.

Al principio, es posible que sus respuestas no sean exactamente profundas, pero a medida que presenta sus propias cosas por las que está agradecido, sus hijos comenzarán a darse cuenta de su valores como la salud y la familia. Cuando nos enfocamos en las cosas que nos traen alegría y felicidad, entonces esa felicidad se expande.

5. Acepta sentimientos de todo tipo

Seamos realistas: los niños son niños y, a veces, ocurren rabietas. Parte de ser consciente es aprender a aceptar tus sentimientos sin juzgar, y eso es algo que los padres deben modelar. Pero es más fácil decirlo. Si están molestos, pueden estar molestos. No intentes obligarlos a meditar respirando en medio de su rabieta. No va a funcionar y podría sentirse como un castigo para ellos.

En primer lugar, respira hondo para calmarte durante la rabieta. Una vez que su hijo se haya calmado un poco, puede hablar con él sobre lo que siente y luego puede respirar un poco y hablar sobre soluciones para la próxima vez. Si está luchando por mantener la calma puedes pedirle a tu cónyuge que intervenga hasta que pueda ordenar sus pensamientos.

Finalmente, intenta acercarte a la atención plena sin demasiadas expectativas. Parte de transmitir la atención plena es practicar lo que predicas y cuando tenemos expectativas, estamos viviendo en el futuro, y eso nos saca del momento presente.

Entonces, si espera que a su hijo le encante la atención plena y no lo siente, simplemente déjelo pasar. Su hijo aprenderá más de su actitud de ir con la corriente que de usted tratando de imponer una práctica.

¿Cómo manejar las rabietas? Que dicen expertos en crianza consciente

Cuando tu hijo tiene una rabieta, puede ser difícil saber cómo responder. Es posible que sientas que no puedes hacer nada, pero hay algunas cosas que puedes hacer para ayudar a calmar la situación.

En primer lugar, es importante que tú mismo intentes mantener la calma. Puede ser difícil, pero si muestra que está enfadado o molesto, sólo empeorará la situación. Si es posible, aléjate de la zona y respira profundamente.

Una vez que te hayas calmado, puedes empezar a hablar con tu hijo sobre lo que está pasando. Explícale que comprendes que está enfadado, pero que no es necesario que grite o pegue. Intenta ofrecerle alternativas para que pueda expresar sus sentimientos de forma más positiva.

Si tu hijo sigue teniendo dificultades para calmarse, es posible que tengas que apartarlo de la situación. Esto no significa que cedas a la rabieta, sino que intentas evitar que la situación se agrave. A veces, un cambio de escenario es todo lo que se necesita para ayudar a tu hijo a calmarse.

Es importante recordar que las rabietas son una parte normal del desarrollo infantil. Son una forma que tienen los niños de expresar sus sentimientos cuando no tienen palabras para hacerlo. Con paciencia y comprensión, la mayoría de las rabietas pueden resolverse rápidamente y sin incidentes.

¿Cómo manejar las rabietas? Lo que dicen los expertos en crianza consciente. Cuando tu hijo tiene una rabieta, puede ser difícil saber cómo responder. Puede que sientas que no hay nada que puedas hacer, pero hay algunas cosas que puedes hacer para ayudar a calmar la situación.

En primer lugar, es importante que intentes mantener la calma tú mismo. Puede ser difícil, pero si demuestras que estás enfadado o molesto, sólo empeorarás la situación. Si es posible, aléjate de la zona y respira profundamente.

Una vez que te hayas calmado, puedes empezar a hablar con tu hijo sobre lo que está pasando. Explícale que entiendes que está enfadado, pero que no es necesario gritar ni pegar. Intenta ofrecerle alternativas para que pueda expresar sus sentimientos en.

Si tu hijo sigue teniendo dificultades para calmarse, es posible que tengas que apartarlo de la situación. Esto no significa que cedas a la rabieta, sino que intentas evitar que la situación se agrave. A veces basta con un cambio de escenario para que tu hijo se calme.

Es importante recordar que las rabietas son una parte normal del desarrollo infantil. Son una forma que tienen los niños de expresar sus sentimientos cuando no tienen palabras para hacerlo. Con paciencia y comprensión, la mayoría de las rabietas pueden resolverse rápidamente y sin incidentes.

Te esperamos en Pura Mente App con más meditaciones, guías y consejos de bienestar

Small Talk: cómo hacer que su hijo hable sobre su día

A veces te responden "bien" o "no recuerdo" cuando le preguntas a tu hijo cómo fue su día. Es normal. Por eso aquí les dejamos algunas de las razones que complican la conversación así como algunas tácticas para ayudarlo a organizar sus pensamientos, y generar una linda conversación entre padre e hijo.

  1. Detención de la conversación: sobrecarga de información

Un millón de cosas, grandes y pequeñas, han sucedido desde que su hijo subió al autobús escolar, así que cuando pregunta "¿Qué pasó hoy?" él puede estar abrumado. ¿Debería contarte sobre el simulacro de incendio? ¿El olor extraño en el comedor? ¿Cómo obtuvo 100 en la prueba de ortografía? La realidad es que el no sabe qué tipo de información quieres, por lo que realmente se queda en blanco.

Táctica:

Hacer preguntas específicas como "¿Con quién jugaste en el recreo?" o "¿Con quién te sentaste al lado del almuerzo?" puede ser de ayuda. Así le estarás dando una mejor idea del tipo de cosas que te interesa saber. Si deseas respuestas animadas, haz preguntas divertidas: lo mejor/peor o lo más genial/lo menos genial que sucedió es interesante y proporciona otra forma de ayudar a los niños a compartir los eventos del día.

2. Conversation Stopper: transiciones difíciles

Su hijo está a caballo entre dos mundos. Durante una buena parte del día, es responsable de sí mismo y se enfrenta a situaciones complejas sin su ayuda. Luego, de repente, está de vuelta en casa, donde puede bajar la guardia y volver a ser una niña o niño pequeño. Puede ser difícil cambiar de marcha y ordenar las emociones del día.

Táctica:

Déle tiempo para relajarse después de la escuela. Dale un refrigerio y un tiempo de inactividad antes de preguntarle sobre su día. Siga las señales de su hijo. Si sus preguntas específicas desencadenan una avalancha ansiosa de detalles, siga escuchando. Si se encuentran con respuestas de una sola palabra, asuma que necesita más tiempo para relajarse. Comience la conversación hablando sobre su día: compartir sus experiencias le enseñará a su hijo a comunicarse con el ejemplo.

3. Tapón de conversación: Ubicación

La mesa del comedor se ha considerado durante mucho tiempo un lugar ideal para que los padres conversen con sus pequeños sobre su día. Pero sentarse cara a cara puede hacer que algunos niños se apaguen. Los niños tienden a abrirse un poco más cuando no hay un contacto visual directo. Sentarse en el asiento trasero de un automóvil puede aliviar la presión.

¿Otra ventaja? Hay menos distracciones en el automóvil porque los padres solo se concentran en la carretera y en los niños. Eso significa que los padres que conducen tienden a escuchar más, creando espacio para "una conversación familiar amistosa.

Táctica:

Hacer que los niños cuenten detalles después de un largo día de clases no siempre es una tarea fácil, sin importar dónde se encuentren. Por eso es tan importante ser creativos a la hora de preguntar. Aquí les dejamos cuatro iniciadores de conversación: "Cuéntame sobre algo que te hizo reír hoy"; “Cuéntame algo por lo que te hayas sentido triste hoy;” “Cuéntame sobre algo que te haya frustrado hoy”; y “Cuéntame algo que hayas aprendido hoy”.

Y si la conversación aún no fluye, encienda la música y participa en una conversación sobre el artista o la canción favorita de tu hijo y trata de abrir las líneas de comunicación de esa manera.

4. Tapón de la conversación: Ansiedad por el rendimiento

Una vez que su hijo ingresa al primer grado, sabe que está prestando atención a cómo está aprendiendo y llevándose bien con los demás. Sabe que está siendo observado y siente presión para desempeñarse. Este sentimiento de ser juzgado puede evitar que un niño quiera compartir detalles sobre su día.

Táctica:

Intente jugar un juego o leer juntos, y vea qué temas surgen naturalmente. A veces tratamos de obtener información demasiado rápido. Hacer una actividad juntos puede ayudarlo a sentirse menos cauteloso. Decirte que no sabía una respuesta cuando lo llamaron en clase es mucho más fácil cuando se siente cerca de ti. Si su hijo siente que no es seguro para él compartir los puntos bajos de su día, se cerrará.

5. Tapón de conversación: memoria corta

A esta edad, su hijo aumenta activamente su "memoria de trabajo", el proceso utilizado para almacenar y manipular información temporalmente. Tiene una capacidad limitada para recordar los acontecimientos del día en un momento posterior. La memoria de trabajo crece con el tiempo, más rápido para algunos que para otros.

Táctica:

Hable con otros padres y manténgase en contacto con el maestro de su hijo para que pueda ofrecer indicaciones como: "¿Quién fue el lector misterioso hoy?" Hacer preguntas, incluso si ya sabe la respuesta, ayudará a enseñar el arte de la recapitulación. Además, es posible que su hijo aún no tenga un lenguaje emocional bien afinado, por lo que puede ser difícil hablar abiertamente sobre las cosas que sintió durante el día.

Los niños generalmente responden a sus sentimientos a través de la acción, porque no siempre pueden identificar el sentimiento. Puedes ayudarlo a desarrollar su vocabulario emocional usando palabras como emoción, enojo, fatiga, preocupación o frustración cuando hable sobre su comportamiento para que comience a ver que hay una conexión.

Por qué debería dejar de resolver los problemas de su hijo

Cuando su hijo enfrenta un desafío, por supuesto que como padres deseamos participar y salvarles el día. Pero ten en cuenta que en la escuela tu hijo está resolviendo cosas por sí mismo todo el día. Si le da soluciones a su hijo, lo hará menos ingenioso. Ella o él pensará: "Si no son como las de mamá y papá, mis ideas deben estar equivocadas".

Ayudar a los niños a resolver problemas por sí mismos, por otro lado, es empoderador. Cuando facilitas en lugar de hacerte cargo, estás aumentando subliminalmente la confianza de tu hijo

Haz preguntas como "¿Cuáles crees que son tus opciones?" o "¿Con qué te sientes más cómodo?" Si su hijo cree que descubrió las cosas por sí mismo, será un refuerzo de confianza en sí mismo. Cuando su hijo se aleja de una conversación con sentimientos positivos, volverá a hablar con usted una y otra vez.

¿Eres demasiado intrusivo?

Incluso un niño de 6 años necesita algo de espacio. Siga estos consejos para caminar por la fina línea entre involucrado e intrusivo.

Permita que su hijo diga que simplemente no tiene ganas de hablar, pero no permita que se salga con la suya ignorándolo. Trate de discutir por qué se siente incómodo con un tema en particular.

No bombardee a su hijo con preguntas si nota que se está poniendo ansioso o parece angustiado. No se debe poner a los niños en un aprieto. Si perciben que usted está entrometiendose, debe retroceder.

Pregúntele a su hijo si le gustaría hablar de algo más tarde en el día, pero no discuta con él si dice que no. Respeta su decisión de guardarse algunas cosas para sí mismo.

No mencione información que escuche de fuentes de segunda mano a menos que se trate del bienestar de su hijo. Cuando se trata de salud, seguridad o respeto por los demás, simplemente no hay compromiso. Tienes que hablar de ello incluso si tu hijo no quiere.

Enseñarles a meditar

Ya seas padre, maestro, tía, abuelo, niñera o pasas tiempo con niños de cualquier edad, prueba estas tres prácticas para introducir a los niños a la meditación y la atención plena.

La meditación, el yoga y otras prácticas de atención plena son más populares y útiles que nunca. Los estudios han demostrado que enseñar a los niños prácticas de atención plena puede desarrollar la atención de los estudiantes, el respeto por sus compañeros de clase, el autocontrol y la empatía, todo mientras reduce el estrés, el comportamiento hiperactivo, los síntomas del TDAH y la depresión.

Un estudio realizado en el Distrito Escolar Unificado de San Francisco con más de 3000 estudiantes encontró una mejora espectacular en el rendimiento académico general, incluido un aumento en los puntajes de las pruebas de matemáticas para los estudiantes que practicaban la meditación consciente y el “tiempo de tranquilidad”. En una escuela secundaria de difícil, donde las peleas y las tasas de suspensión eran de las más altas de San Francisco, tras la incorporación de prácticas de meditación y atención plena al plan de estudios las tasas de suspensión se redujeron en un 45 por ciento, la asistencia aumentó y las calificaciones mejoraron significativamente.

3 prácticas para introducir a los niños en la meditación

Si eres padre, maestro, tía, abuelo, niñero o pasas tiempo con niños de cualquier edad, prueba estas tres prácticas para introducir a los niños a la meditación y la atención plena.

1. El Globo

Esta meditación guiada aporta un componente visual a un ejercicio de respiración profunda muy simple. Pueden hacer esto ya sea de pie o sentado.

Pídele que relaje su cuerpo y comience a inhalar profundamente y exhalar lentamente por la nariz. La respiración debe ser lenta y profunda para llenar su barriga con aire, como si estuviera tratando de inflar un globo grande. Expandiendo su barriga tanto como pueda. Que deje salir lentamente el aire del globo (a través de la nariz) mientras suelta el aire desde el vientre. Anime a sus hijos a sentir que todo su cuerpo se relaja cada vez que exhalan, cada vez que el aire se libera lentamente del globo. Incluso puede hacer un sonido de "silbido" para alentarlos a reducir aún más la exhalación, "como dejar salir el aire del globo".

Continúe durante varios minutos.

Si el niño al que está enseñando es más pequeño, puedes agregar un poco más de detalle y diversión al ejercicio para mantenerlo interesado. A los niños pequeños, especialmente a los menores de 6 años, les encanta el movimiento adicional cuando están aprendiendo a tomar conciencia de su respiración. Anímelos a ponerse de pie de manera relajada y siga estos pasos:

Pídales que piensen en su color favorito e imaginen un globo gigante de ese color en su mente. Luego pídales que tomen una inhalación lenta y profunda por la nariz, llenando sus estómagos con aire como si trataran de inflar un globo gigante [de su color favorito]. Como opción, también puede hacer que estiren los brazos abiertos y por encima de la cabeza para representar la expansión y el globo grande.

Cuando su globo esté totalmente lleno, pídale que contenga la respiración en la parte superior, y luego puede "hacer estallar el globo" para él (haga un gesto con el dedo hacia el vientre) y puede caer mientras exhala.

2. Sigue al líder

Esta meditación funciona mejor para niños que tienen al menos 5 años. Pídale a su hijo que se imagine a su mejor amigo o a un hermano, alguien con quien hacen todo o alguien a quien admiran.

Dile ”Si tú y tu hermano mayor hacen todo juntos. Supongamos que tu respiración y tu mente también son mejores amigos. Y que eres como la mente, el seguidor, y tu hermano mayor es como la respiración, el líder”. Luego dile que siga los pasos a continuación para guiarlos a través de la meditación.

Pídele que se siente cómodamente y cierre los ojos. Dile que lleve toda su atención a su respiración y que sea más lenta, inhalando profundamente y exhalando lentamente. Dile que la mente siga la respiración, pase lo que pase. Que se imagine a si mismo como la mente, la que sigue a su hermano mayor, que es la respiración. Que trate de enfocar su mente en la respiración y que la siga mientras inhala y exhala. Dile que su mente siempre querrá adelantarse, pero que no se lo permita.

3. Relajación guiada

Esta práctica es excelente para niños (y adultos) de todas las edades, ya sea que tengan problemas para dormir, estén estresados, enfermos y en cama, o se porten mal. Se basa en la técnica de relajación muscular progresiva que desarrolló el Dr. Edmund Jacobson en la década de 1920. Se utiliza para ayudar a aliviar la tensión cuando las personas se encuentran en una situación que les dificulta relajarse.

Guíe a sus hijos con estos pasos:

  1. Pídele que se siente o acueste cómodamente y cierre los ojos. Puede usar almohadas o mantas para sentirse lo más cómodo posible.
  2. Pídele que tome algunas respiraciones profundas y de limpieza a medida que comienza a relajarse y que lleve toda su atención a su pie derecho, notando cómo se siente. Dile que apriete el pie derecho, formando un puño con todo el pie derecho y los cinco dedos; puede tensarlo y mantener esa tensión durante dos respiraciones profundas y luego soltarlo. Dile que libere toda la tensión en el pie derecho de repente y notará cómo se libera la tensión. Puede sentir una sensación de hormigueo en el pie. Dile que respira hondo y luego siga adelante...
  3. Solícitale que mueva su atención a su pie izquierdo. Mismas instrucciones que para el pie derecho.
  4. Dile que vaya moviendo su atención lentamente hacia arriba y alrededor del cuerpo, apretando cada parte del cuerpo a la vez para crear tensión, seguido inmediatamente por la sensación contrastante de liberación y facilidad.
  5. Aquí hay una progresión de muestra que puede seguir: Pie derecho, pie izquierdo Tobillo y pantorrilla derechos, tobillo y pantorrilla izquierdos rodilla derecha, rodilla izquierda Muslo derecho, muslo izquierdo Todos los pies y piernas Caderas Extremo Vientre Toda la parte inferior del cuerpo, desde la barriga hacia abajo. pecho y corazón Brazo derecho, brazo izquierdo Mano derecha, mano izquierda Espalda Cuello Cara Todo el cuerpo a la vez (haz esto dos veces)
  6. Cuando haya terminado de guiar a su hijo a través de la técnica de relajación, asegúrese de que pase al menos unos minutos en silencio, alentándolo a mantener la respiración lenta y constante.

Descarga la aplicación Puramente App para obtener las herramientas más poderosas que ayudarán a tus hijos a encontrar la paz y la calma en cualquier situación, una habilidad que los beneficiará en la edad adulta.

Los beneficios de la meditación

Incluso en sus formas más simples, la meditación puede ayudar tanto a niños como a adultos a encontrar esta calma interior. Dentro de solo tres o cuatro sesiones, los beneficios de la meditación a menudo incluyen:

Dormir mejor Ansiedad reducida Mejora de la autoestima Capacidad de concentración y estudio. Reducción de los niveles de estrés.

Los beneficios en niños son:

1- Reduce su estrés y la ansiedad

2- Mejora el rendimiento escolar al ayudarnos a concentrarse mejor.

3- Controla su impulsividad

4- Aumenta su felicidad

5- Ayuda a reconocer y controlar las emociones

6- Mejora su autoestima

8- Aumenta su empatía y mejora las relaciones sociales.

9- Ayuda a fortalecer su sistema inmunológico.

10- Reduce la violencia y la agresividad

11- Los ayuda a potenciar y desarrollar su creatividad.

12- Les resultará más fácil enfrentarse a la frustración y hacer frente a las dificultades.

13- Dormirán mejor y estarán más tranquilos en general.

14 – Sus relaciones mejorarán, ya que la meditación ayuda a potenciar sentimientos como la gratitud, la compasión y la empatía.

Los niños, por su parte, tienen claras ventajas sobre los adultos a la hora de aprender a meditar, así como diferentes desafíos. Los niños generalmente están más dispuestos y son más receptivos. Son curiosos y están dispuestos a aceptar cosas nuevas, y son honestos acerca de lo que no les interesa.

Los adultos, por el contrario, pueden y, a menudo, fingirán compromiso para ser educados. Sin embargo, si esperamos que los niños se queden quietos como lo haría un adulto, verás rápidamente lo que parece un fracaso.

Los adultos tienen la capacidad de concentrarse, pero a menudo tardan mucho más en relajarse. Llegamos con mucho equipaje, y el proceso de relajación puede traer cosas que deben procesarse para avanzar.

Comenzando con la meditación en niños

Cualquier adulto que desee enseñar técnicas de meditación a un niño debe estar dispuesto a comenzar su propia práctica y acostumbrarse a salirse del guión. No necesitas mucha experiencia, solo enfocarte en tu propia exhalación de principio a fin es un comienzo. Siente el sonido, la sensación.

Los niños necesitan que los adultos que los rodean se comporten de manera que puedan modelarlos. Los niños también necesitan escuchar y sentir que sus adultos los conocen lo suficientemente bien como para adaptar la meditación a sus necesidades y preferencias, que pueden cambiar día a día. Confíe en su intuición para saber qué es lo mejor para su hijo, y cuando practiquen la mediación juntos, esa conexión se fortalecerá.

Meditación para niños pequeños

Para los estudiantes más jóvenes, la meditación es probablemente más como un movimiento consciente. Intente una conversación ligera sobre las cosas que hacen que su niño pequeño se sienta feliz y pídale que toque las partes de su cuerpo que sienten esa felicidad. Luego pídale que piense en algo que no le gusta y dónde lo siente. Para aliviar esos sentimientos desagradables, intente involucrarlo en los sonidos alrededor (como una música relajante) y la satisfacción de respirar profundamente.

De esta forma estarás entrenando a su cerebro para que reconozca las señales de estrés y responda con prácticas que devuelvan el equilibrio al cuerpo. Y si estás pensando que esto suena imposible recuerda que sacamos a los niños de los pañales enseñándoles qué hacer cuando sienten la necesidad de ir al baño.

La inquietud de los niños pequeños tampoco es algo malo. Recuerda que sus pequeños cuerpos y cerebros están experimentando un desarrollo masivo, y no tienen el vocabulario emocional para decirte cuándo están dando grandes saltos en la comprensión o necesitan calmarse.

Si son 30 segundos, genial. Si un niño conoce las señales de su propio cuerpo, practicará el autocuidado incluso cuando esté lejos de los adultos que lo guían.

Cómo realizar una buena meditación para niños

Hay muchas formas de meditar, pero algunos métodos pueden ser más adecuados para los niños que otros. A continuación te damos algunos consejos sobre cómo realizar una buena meditación para niños:

  1. Empieza con una visualización corta y sencilla. Los niños tienen una imaginación muy activa, por lo que es importante que la visualización sea breve y dulce. Una simple imagen de una flor o del sol suele ser suficiente.

  2. Anímalos a concentrarse en su respiración. Inhale y exhale lenta y uniformemente por la nariz. Esto les ayudará a despejar la mente y a centrarse en el momento presente.

  3. guíalos suavemente si se desvían. Es natural que la mente de los niños divague durante la meditación, así que simplemente guíalos volver a centrarse en su respiración cada vez que se desvían.

  4. Que sea divertido La meditación no tiene por qué ser seria todo el tiempo. Los niños pueden meditar mientras juegan, bailan o incluso cantan.

  5. termina con un breve ejercicio de gratitud. Una vez terminada la meditación, tómate unos minutos para pensar en las cosas que agradeces en tu vida. Esto ayudará a los niños a terminar con una nota positiva y les inculcará el sentido de la gratitud.

Algunos consejos

Alrededor de los 3 o 4 años, los niños comienzan a prestar atención a los elementos de la historia, lo que allana el camino hacia la meditación guiada. Es ideal enseñar a este grupo de edad cuando están acostados, incluso acostados en la cama antes de irse a dormir por la noche. Es una posición natural para que se relajen.

Trata de llevar a tu hijo en edad preescolar a un viaje, guiándolo suavemente con tu voz para que piense en cómo se siente cada parte de su cuerpo, de la cabeza a los pies. O inventa un cuento de hadas ligero protagonizado por una mascota o un juguete favorito. Si su hijo se resiste, retroceda a técnicas más fáciles como concentrarse en la respiración. Con su compromiso, los niños comenzarán a participar.

La música meditativa y las meditaciones grabadas pueden tener un efecto profundamente calmante en los niños pero la preferencia es personal. Puede que prefiera meditar con mantras o visualizaciones, o que prefiera la respiración o la relajación muscular progresiva.

La música de meditación tradicional a menudo incorpora cuencos tibetanos, que vibran en frecuencias que se dice que restauran y sanan partes del cuerpo que están desequilibradas. Según la experiencia de Murray, los niños neurotípicos, como los que tienen un trastorno del espectro autista, responden bien a los tonos producidos por los cuencos tibetanos. En otras situaciones, las grabaciones de sonidos de la naturaleza brindan tranquilidad y paz a los niños.

Cómo meditar con niños: Los 7 consejos que te ayudarán a comenzar

La meditación es una práctica que ayuda a los niños y niñas a tener un crecimiento con bienestar, calma y felicidad, te compartimos aquí los 7 consejos que te ayudarán a conocer como meditar con niños.Cada vez más mamás y papás lo confirman, meditar ayuda a que los niños y niñas sean más felices, logren enfrentar sus miedos y disfrutar con mayor calma cada situación durante su crecimiento.Además diferentes estudios científicos confirman que la práctica de la meditación no solo beneficia a los niños, también a los padres y por consecuencia a toda la familia.Te compartimos los 7 consejos que te ayudarán a comenzar con los más chicos de la casa.

1. Ten paciencia

La mente de los niños y niñas es dinámica, muy activa y en ocasiones pueden llegar a distraerse rápidamente, es clave tener presente que aunque meditar por 5 minutos para un adulto sea poco tiempo para un niño puede ser tiempo que este creando una pequeña obra de arte, un castillo o el próximo cohete.Por ello es clave tener paciencia a la hora de acompañar a los más pequeños en la práctica de la meditación.Intenta que sea una actividad donde pueden compartir, sin afanes, reglas o tensiones. Será el espacio para crecer y divertirse.

2. Comenzar a respirar

Respiramos de manera automática, por esta razón, el primer gran paso es enseñarle al niño/a a ser consciente de su respiración.Para ello de gran ayuda será que encuentres un lugar donde pueda acostarse boca arriba, ubiques uno de sus juguetes favoritos sobre su pancita y le invites a respirar lentamente para que pueda ver como se eleva el juguete cada vez que respira. Al momento de hacer las respiraciones combínalo con una historia relacionada con el juguete para que así sea más divertido y dinámico.

3. Mismo momento y lugar

Tener un lugar especial para practicar la meditación es de gran ayuda para sumar esta práctica en la rutina del niño.Cuando creas un lugar y hora específica para que el niño medite, con el tiempo la meditación se práctica con mayor facilidad y cuando sea más grande le será un hábito saludable como ducharse o lavarse los dientes.Para encontrar el lugar y hora indicada, identifica ese espacio que le inspira y el momento del día en que tenga niveles de energía equilibrados, no tan altos ni tan bajos, con el fin de que pueda tener atención pero si llegar a distraerse.

4. Practicar juntos

Para conocer cómo meditar con niños, es clave entender que la mejor base es con el ejemplo.Por ello si aún no conoces cómo meditar te invitamos a que puedas comenzar a practicarlo desde hoy para que así se convierta en una actividad con mayores beneficios y unión con los más chicos.

5. Guía su mente

Con ayuda de sonidos de naturaleza, audios de voces de mindfulness especializada para niños , narraciones o meditaciones para niños guía su mente para que no sea una actividad aburrida, por el contrario, que pueda ser un momento de diversión con ayuda de su imaginación.

6. Cómo se sintió

Al finalizar cada sesión de meditación pregúntale cómo se sintió durante la práctica y cómo se siente al terminar.No hay respuestas correctas, la idea es poder conocer su opinión para así ir cambiando ideas, ejercicios o recursos.

7. Comparte

Como último consejo, invita a sus amigos/as a que mediten juntos también, puede ser una actividad recurrente cada semana.Así, la meditación se convertirá en un momento para compartir, divertirse y tener mayor felicidad.

Para entender como meditar con niños es de gran ayuda saber que es un camino para toda la vida, por ello iremos poco a poco.Al inicio puede que sea una actividad no tan divertida, sin embargo, con la ayuda de los otros consejos, imaginación y recurrencia, el niño/a verá y lo más importante sentirá como la meditación le ayuda a tener más energía y ser más feliz.Te invitamos a compartir este artículo con quién creas que pueda ser de ayuda.

Dentro de la app de Pura Mente podrás encontrar sesiones de meditación para niños, historias para dormir y más recursos que te ayudarán.Ten un lindo día y nos leemos en el camino 🙂

Puramente App

La meditación es una práctica que puede ayudar a tu hijo/a a tener las herramientas emocionales para crecer sin estrés, ansiedad y miedo. Cada vez más padres y madres lo recomiendan pues ven que sus hijos/as aprenden nuevas habilidades blandas que en un mundo cada vez más rápido y efímero son relevantes para un crecimiento sano y equilibrado.

Te invitamos a aprender a meditar y a unirte a la comunidad de Pura Mente y, donde encontrarás una gran lista de sesiones de meditación que te ayudarán a reducir el estrés, la ansiedad, mejorar el descanso y lo mejor, también encontrarás sesiones especializadas para niños/as y familias.

Te esperamos.

Meditación Para Tu vida

Una vida con mayor bienestar
empieza con 5 minutos de meditación al día

Descarga la app gratis:

Puramente Meditación para la Vida

Comparte

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Articulos Relacionados

Descubre los beneficios que la meditación tiene para tu equipo
Empieza ahora a construirla con Pura Mente.

Pura Mente 2021 © Todos los derechos reservados