string(65) "https://puramente.app/wp-content/uploads/2021/05/logo-color-s.png"
string(65) "https://puramente.app/wp-content/uploads/2021/05/logo-color-s.png"

Descarga la mejor app para meditar GRATIS:

Durante el embarazo, se producen muchos cambios, no sólo en el cuerpo de la mujer, sino en sus emociones, en su forma de pensar, en sus relaciones con los demás y, en definitiva, en todos los aspectos de su vida.

De pronto, todo es diferente, nuevo y desconocido y se ve  inundada de nuevas emociones y pensamientos que hasta ahora no había experimentado.

En este escenario de incertidumbre, la maternidad consciente consiste en conectar con una misma – con las emociones y pensamientos que afloran en esta circunstancia única – y en escuchar las necesidades propias y del bebé a lo largo de todo el proceso de gestación.

Y, además de realizar este trabajo de introspección, otro aspecto fundamental del embarazo consciente es estar informada de las situaciones que se pueden dar durante la gestación.

Esto le permite a la futura mamá tomar decisiones más eficaces, relacionadas, por ejemplo, con la alimentación durante el embarazo, las preferencias para el parto, etc.

De este modo se reduce el nivel de estrés en las experiencias que vivimos durante el embarazo, lo cual es clave ya que todo lo que experimentamos, desde lo físico hasta lo mental, puede influir en el bebé.

Pero primero lo primero. Para ser concientes debemos entender cómo funciona nuestro cuerpo y el del feto en cada etapa del crecimiento en nuestro viente. Cada trimestre es único. Tanto para el feto como para la madre. Veamos a continuación las características de cada etapa:

El primer trimestre

Índice del artículo

El primer trimestre son las primeras 12 semanas del embarazo, y es un momento crucial para el desarrollo fetal. En la concepción, el óvulo y el espermatozoide se combinan para formar un cigoto, que se implanta en la pared del útero. El cigoto se convierte en un embrión a medida que sus células se dividen y crecen.

Al final de las primeras 12 semanas :

  • Todos los órganos y estructuras principales del cuerpo han comenzado a desarrollarse.
  • El corazón late regularmente.
  • Se han formado los dedos de manos y pies.
  • El feto mide alrededor de 3 pulgadas (pulgadas) de largo y pesa casi 1 onza.
  • Los nervios y los músculos trabajan juntos y el feto puede cerrar el puño.
  • Los párpados se han formado y permanecerán cerrados hasta alrededor de la semana 28, para proteger los ojos.

La madre también experimenta muchos cambios durante su primer trimestre de embarazo.

Estos incluyen:

  • Fatiga
  • Senos sensibles e hinchados
  • Cambios de humor
  • Antojos de ciertos alimentos
  • Dolores de cabeza
  • Indigestión
  • Necesidad de orinar con más frecuencia
  • Cambios de peso
  • Estreñimiento
  • Náuseas, a veces con vómitos, conocidas como náuseas matutinas. Las náuseas matutinas pueden durar todo el primer trimestre y, a veces, más allá. A pesar de su nombre, no ocurre solo por la mañana.

El segundo trimestre

Las semanas 14 a 27 son el segundo trimestre. El feto pasa por muchos cambios durante este tiempo, llegando a medir alrededor de 1 pie de largo y pesando 1.5 libras Al final del segundo trimestre, habrá sucedido lo siguiente:

  • El meconio, la primera evacuación intestinal, se ha desarrollado en los intestinos.
  • El feto puede ver, oír, hacer un movimiento de succión y rascarse.
  • Se han formado la piel, el cabello y las uñas.Los pulmones se han formado pero aún no funcionan.
  • El feto duerme y se despierta regularmente.
  • Se han formado papilas gustativas.
  • La médula ósea está produciendo células sanguíneas.
  • El lanugo, que es un pelo fino, cubre el cuerpo.

Muchas personas se sienten más cómodas durante el segundo trimestre del embarazo. Las náuseas matutinas y la fatiga a menudo se reducen o desaparecen.

Mientras tanto, se producen nuevos cambios en el cuerpo de la madre:

  • El abdomen se expande a medida que el feto crece.
  • Las estrías pueden aparecer en el abdomen, los muslos, los senos y las nalgas.
  • La areola, la piel alrededor de los pezones, se oscurece.
  • La piel de la cara y puede oscurecerse en parches.
  • Los tobillos, los dedos y la cara pueden hincharse.
  • Puede ocurrir picazón. Si ocurre con vómitos o coloración amarillenta de la piel o del blanco de los ojos, conocida como ictericia, busque atención médica.
  • Es posible sentir los movimientos del bebé a medida que avanza este trimestre.

El tercer trimestre

El tercer trimestre dura desde la semana 29 hasta el parto, que suele ser alrededor de la semana 40. La mayoría de los órganos del feto y sistemas del cuerpo ya se han formado y continuarán creciendo y madurando.

Durante este trimestre:

  • Los huesos se están endureciendo.
  • Los movimientos se vuelven más notorios.
  • Los ojos están abiertos y pueden sentir la luz.
  • La formación de los pulmones se completa.
  • El lanugo se cae y se desarrolla una capa cerosa, llamada vérnix.
  • Hacia el parto, el feto cae más abajo en el abdomen de la persona y por lo general gira la cabeza hacia abajo.

El crecimiento del feto puede causar nuevas molestias en el cuerpo de la madre, esas son:

  • Acidez
  • Dificultad para respirar
  • Hinchazón en los tobillos, la cara y los dedos insomnio
  • Cambios de humor
  • Pérdida de leche de los senos
  • Otros cambios en los senos y los pezones
  • Micción frecuente
  • Hemorroides
  • Contracciones de Braxton-Hicks, que no indican trabajo de parto
  • Contracciones reales, que indican trabajo de parto
  • También es normal sentir ansiedad por el parto y la paternidad hacia el final del embarazo.

El cuarto trimestre: posparto

Los 3 meses posteriores al parto juegan un papel fundamental en la salud de la persona y de su bebé. Algunas personas llaman a este período de transición un cuarto trimestre.

Si bien este puede ser un momento emocionante, la gama de cambios hormonales y ambientales puede plantear desafíos.

Estos desafíos podrían involucrar:

Recuperarse después del parto, especialmente si hay puntos de sutura Lidiar con loquios, una secreción de sangre y tejido, que puede continuar durante varias semanas Calambres, que pueden sentirse como calambres menstruales, especialmente durante la lactancia Adaptarse a un nuevo rol de paternidad Aprendiendo nuevas habilidades Tener dolor en los senos y otras dificultades relacionadas con la lactancia Tener fatiga, debido a la pérdida de sueño y otros factores En algunos casos, experimentar depresión posparto

Algunos consejos para administrar incluyen:

Limitar los visitantes, si esto ayuda

Pedir ayuda a otros

Reducir las tareas de limpieza

Descansar cuando el bebé lo hace

Comer regularmente, en la medida de lo posible

Plantear cualquier inquietud sobre el bebé, la lactancia o la salud personal

Asistir a todas las citas de seguimiento

Cualquier persona que experimente un bajo estado de ánimo persistente, sentimientos de culpa o insuficiencia, o pensamientos de hacerse daño a sí misma o al bebé, debe buscar atención médica y orientación inmediatas. Estos pueden ser signos de depresión posparto.

Controles y cuidados prenatales

A lo largo del embarazo, una persona tendrá chequeos y pruebas regulares para asegurarse de que el bebé se esté desarrollando correctamente.

La primera visita

La cita inicial suele ocurrir alrededor o después de la octava semana de embarazo. El médico puede confirmar el embarazo de una persona con una ecografía, realizar una prueba de Papanicolaou y tomar cultivos cervicales. La ecografía mostrará si hay embarazos múltiples.

El médico también recopilará el historial médico detallado de una persona y realizará un examen físico. Esto incluye tomar la presión arterial de una persona y hacer una prueba de orina para detectar signos de infección y otras anomalías.

Otra parte de la primera visita es enviar a una mujer embarazada a un análisis de sangre para verificar su tipo de sangre y detectar una variedad de enfermedades como el VIH y la hepatitis. Un médico también puede realizar pruebas de detección de una serie de trastornos genéticos que pueden afectar al embrión en desarrollo.

En este momento, el médico responderá cualquier pregunta que la persona pueda tener y le dará recomendaciones sobre alimentos seguros durante el embarazo, vitaminas prenatales, ejercicio durante el embarazo, medicamentos seguros durante el embarazo y otras cosas que la persona debe saber.

Otras visitas

Después de la primera visita, una mujer embarazada puede esperar ver a un médico mensualmente durante las primeras 28 semanas. Entre las semanas 28 y 36 vendrá una persona cada dos semanas. Desde la semana 36 hasta el nacimiento, las visitas pasan a ser semanales. Es posible que las personas cuyos embarazos son de alto riesgo deban acudir con más frecuencia.

En las visitas posteriores, el médico puede:

Comprobar la presión arterial de una persona embarazada Medir el aumento de peso de una persona embarazada Medir el abdomen para comprobar cómo está creciendo el feto Hacia el final del embarazo, verifique la posición del bebé en preparación para el parto Hacer más análisis de sangre u orina Hacer ultrasonidos adicionales

Las pruebas más comunes incluyen:

Evaluación del primer trimestre: Se lleva a cabo entre las semanas 11 y 14 y detecta trastornos cromosómicos como el síndrome de Down y la trisomía 18, así como defectos cardíacos.

Ecografía de la semana 20: Muchas embarazadas se realizarán una ecografía alrededor de la semana 20 para comprobar el desarrollo del feto. El médico buscará cualquier anomalía y podrá revelar el sexo del feto a quienes lo soliciten.

Prueba de orina: A menudo, durante un chequeo, una mujer embarazada tendrá que hacerse una prueba de orina para detectar cosas como infecciones del tracto urinario, diabetes o preeclampsia.

Prueba de glucosa: Se realiza entre las semanas 26 y 28 y detecta la diabetes gestacional. Una persona deberá consumir una bebida azucarada y esperar una hora para determinar los niveles de azúcar en la sangre.

Prueba de estreptococo del grupo B: Se realiza entre las semanas 36 y 37 y detecta una bacteria que puede transmitirse a los bebés durante el parto y puede provocar una infección grave.

Precauciones

Hasta hace poco tiempo se consideraba que el periodo de gestación era pasivo, solo había que esperar los 9 meses hasta que naciera el bebé. Ahora sabemos que la influencia de lo vivido durante este tiempo afecta significativamente  a la vida futura del niño o la niña.

Vivir conscientemente el embarazo es aceptar la propia responsabilidad sobre el proceso, obtener información fiable  y atender el propio estado físico y emocional para poder tomar decisiones coherentes y saludables, disponiendo de los recursos necesarios para gestionar los estados emocionales durante esta etapa de profunda transformación personal. Durante el embarazo, los médicos aconsejarán que tenga cuidado o evite una serie de cosas

Fumar: Esto aumenta el riesgo de parto prematuro y defectos de nacimiento.

Alcohol: No existe una cantidad segura de alcohol que una persona pueda consumir durante el embarazo. Beber alcohol pone al bebé en riesgo de defectos de nacimiento y síndrome alcohólico fetal.

Drogas: La marihuana y otras drogas aumentan el riesgo de complicaciones del embarazo y defectos de nacimiento en el bebé.

Sobrecalentamiento: El sobrecalentamiento aumenta el riesgo de un defecto del tubo neural. Las personas embarazadas deben tener cuidado cuando hace calor y tratar la fiebre rápidamente.

Pescado: Las personas embarazadas no deben comer pescado de fuentes no confiables que pueden tener un alto contenido de mercurio, como el atún patudo o la caballa real.

Carnes y alimentos crudos, quesos blandos si no están pasteurizados, fiambres, germinados y ensaladas preparadas como la ensalada de pollo: Las mujeres embarazadas deben evitar comer estos alimentos para reducir el riesgo de contraer infecciones bacterianas como salmonella y listeriosis, que pueden dañar al feto.

Ciertos medicamentos: No todos los medicamentos, incluidos los de venta libre y los recetados, son seguros para tomar durante el embarazo. Algunos pueden ser seguros para tomar solo después de la semana 13. Una persona debe consultar con su médico antes de tomar cualquier medicamento.

Suelo: El suelo y algunas heces de animales pueden transmitir infecciones. La toxoplasmosis de las heces de gato, por ejemplo, puede dañar gravemente a un feto. Es importante usar guantes y lavarse las manos antes y después de hacer jardinería o cambiar la arena para gatos.

Cafeína: las personas embarazadas deben consumir menos de 200 mg de cafeína por día, según lo recomendado por el Colegio Estadounidense de Obstetras y Ginecólogos.

Complicaciones

Además de los síntomas típicos del embarazo, las mujeres embarazadas pueden experimentar cosas adicionales que pueden requerir atención médica. Esto incluye cosas como problemas dentales, infecciones del tracto urinario y anemia. Una persona puede obtener tratamientos médicos básicos para este tipo de condiciones. En algunos casos, sin embargo, una complicación puede ser grave. Ejemplos incluyen:

Hipertensión: Este es un término que describe la presión arterial alta. Una persona deberá ser monitoreada y es posible que necesite medicamentos para controlar esto, ya que la presión arterial alta pone a una mujer embarazada en riesgo de preeclampsia.

Preeclampsia: Cuando esto sucede, la presión arterial alta de una persona embarazada reduce el suministro de sangre del feto. Si los médicos no la tratan a tiempo, la persona puede desarrollar eclampsia, que puede causar convulsiones y llevar al coma.

Diabetes gestacional: Esto es cuando una persona que no tenía diabetes antes la desarrolla durante el embarazo. Si los médicos no la controlan, puede causar presión arterial alta, lo que puede conducir a la preeclampsia.

Infecciones: Si una persona contrae una infección durante el embarazo, incluidas algunas infecciones de transmisión sexual (ITS), puede correr el riesgo de aborto espontáneo, parto prematuro y muerte fetal. El bebé puede estar en riesgo de desarrollar defectos de nacimiento.

Placenta previa: Esto sucede cuando la placenta cubre parte o la totalidad del cuello uterino, que es el conducto por el que el bebé sale del útero. Este problema puede resolverse por sí solo. De lo contrario, la persona necesitará un parto por cesárea.

Consejos sobre cómo reducir las molestias

No siempre es posible evitar los síntomas incómodos del embarazo, pero las siguientes estrategias pueden ayudar:

Manténgase físicamente activo: Haga ejercicio para mantener la salud general y el peso corporal y para ayudar con el trabajo de parto y el parto. Caminar y nadar suelen ser actividades adecuadas. Los médicos tienden a advertir contra la práctica de deportes de contacto.

Mantener un peso saludable: “Comer por dos” no significa que una persona embarazada deba comer el doble. Aunque aumentar de peso durante el embarazo es normal, los médicos recomiendan que las mujeres embarazadas aumenten entre 2 y 4 libras en el primer trimestre y entre 3 y 4 libras en el segundo y tercer trimestre. Es posible que una persona cuyo índice de masa corporal (IMC) ya sea alto desee consultar con un médico, ya que es posible que necesite aumentar menos de peso durante el embarazo.

Siga una dieta sana y equilibrada: Esto significa comer muchas frutas, verduras y cereales integrales en porciones razonables.

Tome vitaminas y suplementos: Tómelos exactamente como le aconseje el médico. Los médicos suelen recomendar ácido fólico, calcio, vitamina D y otros suplementos. Algunas vitaminas, como la vitamina A, pueden no ser seguras para el bebé si se toman en dosis demasiado altas. Una persona puede comprar vitaminas prenatales en cualquier farmacia o en línea.

Consume muchos líquidos: Los médicos recomiendan que las embarazadas beban al menos 2 litros al día, preferiblemente de agua.

Señales del trabajo de parto

Cuando una mujer embarazada esté lista para dar a luz, habrá algunas señales. Estos pueden no ser los mismos para todas las personas. Pueden incluir:

Relámpago: si de repente se vuelve más fácil respirar, puede significar que el bebé se ha agachado preparándose para el parto.

Tapón mucoso: el cuerpo puede expulsar el tapón que protege el cuello uterino de las bacterias. Puede parecer transparente, rosado o un poco sangriento. Podría parecerse un poco a un corcho. A veces se lo conoce como el "espectáculo sangriento".

Rompimiento de agua: esto es cuando el saco amniótico se revienta y el líquido se escapa. 1 de cada 10 mujeres experimentará esto como una gran explosión. En muchos casos puede ser solo un pequeño goteo.

Borramiento: esto es cuando el cuello uterino se estira y adelgaza en el último mes antes del parto. Dilatación: cuando el cuello uterino comienza a abrirse en preparación para el parto.

Contracciones: Hay diferentes tipos de contracciones. Las contracciones de Braxton-Hicks son solo contracciones de práctica. Son irregulares y no indican trabajo de parto. Sin embargo, si las contracciones son regulares, predecibles y comienzan a ser más seguidas y duran más, esto puede indicar trabajo de parto.

Etapas del trabajo de parto

La experiencia laboral es diferente para cada persona. En general, cuando una persona se somete a un parto vaginal, el trabajo de parto consta de varias etapas:

Trabajo de parto temprano:

Esta etapa dura alrededor de 8 a 12 horas hasta que el cuello uterino se dilata de 3 a 6 cm. Por lo general, las contracciones son leves. Pueden durar alrededor de 30 a 45 segundos con 5 a 30 minutos de descanso entre ellos.

Trabajo de parto activo:

Esta etapa dura alrededor de 3 a 5 horas hasta que el cuello uterino se dilata a 7 cm. Las personas que reciben una epidural pueden permanecer más tiempo en esta etapa. Las contracciones suelen durar de 45 a 60 segundos con un descanso de 3 a 5 minutos entre ellas. Pueden ser más intensos.

Transición:

Esta etapa dura alrededor de 30 minutos a 2 horas, o hasta que el cuello uterino se dilata a 10 cm. Las contracciones serán más largas y más intensas. Pueden durar de 60 a 90 segundos con descansos de 30 segundos a 2 minutos.

Pujo:

Generalmente, la etapa de pujo puede durar de 20 minutos a 2 horas. Las contracciones continúan y duran de 5 a 90 segundos con descansos de 3 a 5 minutos. Con las contracciones, la persona sentirá una fuerte necesidad de pujar. La cabeza del bebé comenzará a salir, lo que se conoce como coronación. Una persona puede sentir una sensación de ardor. El médico le aconsejará a la persona que deje de pujar y luego nacerá el bebé.

Depresion post parto

La mayoría de las mujeres tienen “baby blues”, o se sienten tristes o vacías, a los pocos días de dar a luz. Para muchla mayoría la tristeza desaparece en 3 a 5 días. Si la melancolía posparto no desaparece o te sientes triste, desesperanzada o vacía durante más de 2 semanas, es posible que tengas depresión posparto.

La depresión posparto es una enfermedad mental grave que involucra el cerebro y afecta su comportamiento y salud física. Si tiene depresión, los sentimientos de tristeza, abatimiento o vacío no desaparecen y pueden interferir con su vida cotidiana. Es posible que se sienta desconectada de su bebé, como si no fuera la madre del bebé, o es posible que no ame ni cuide de él. Estos sentimientos pueden ser de leves a severos.

Las madres también pueden experimentar trastornos de ansiedad durante o después del embarazo. Una de cada 9 nuevas madres tiene depresión posparto.

Algunos cambios normales después del embarazo pueden causar síntomas similares a los de la depresión. Muchas madres se sienten abrumadas cuando llega un nuevo bebé a casa. Pero si tiene alguno de los siguientes síntomas de depresión durante más de 2 semanas, llame a su médico, enfermera o partera:

  • Sentirse inquieta o de mal humor
  • Sentirse triste, desesperanzada o abrumada
  • Llorar mucho
  • Tener pensamientos de lastimar al bebé
  • Tener pensamientos de lastimarse a sí mismo
  • No tener ningún interés en el bebé, no sentirse conectada con el bebé o sentir que su bebé es el bebé de otra persona
  • No tener energía ni motivación.
  • Comer muy poco o demasiado
  • Dormir muy poco o demasiado
  • Tener problemas para concentrarse o tomar decisiones
  • Tener problemas de memoria
  • Sentirse inútil, culpable o como una mala madre.
  • Pérdida de interés o placer en actividades que solía disfrutar
  • Alejarse de amigos y familiares.
  • Tener dolores de cabeza, molestias y dolores, o problemas estomacales que no desaparecen

Algunas mujeres no cuentan a nadie acerca de sus síntomas. Las nuevas madres pueden sentirse avergonzadas, avergonzadas o culpables por sentirse deprimidas cuando se supone que deben estar felices. También les puede preocupar que las vean como malas madres. Cualquier mujer puede deprimirse durante el embarazo o después de tener un bebé. No significa que seas una mala madre. Usted y su bebé no tienen que sufrir. Hay ayuda. Su médico puede ayudarlo a determinar si sus síntomas son causados por depresión u otra cosa.

Los cambios hormonales pueden desencadenar síntomas de depresión posparto por sentirse culpables o avergonzadas. Cuando una mujer está embarazada, los niveles de las hormonas femeninas (estrógeno y progesterona) son los más altos que jamás haya tenido.

En las primeras 24 horas después del parto, los niveles hormonales vuelven rápidamente a los niveles normales previos al embarazo. Los investigadores creen que este cambio repentino en los niveles hormonales puede provocar depresión. Esto es similar a los cambios hormonales antes del período de una mujer, pero implica cambios mucho más extremos en los niveles hormonales.

Los niveles de hormonas tiroideas también pueden disminuir después del parto. La tiroides es una pequeña glándula en el cuello que ayuda a regular la forma en que su cuerpo usa y almacena la energía de los alimentos. Los niveles bajos de hormonas tiroideas pueden causar síntomas de depresión. Un simple análisis de sangre puede decir si esta condición está causando sus síntomas. Si es así, su médico puede recetarle un medicamento para la tiroides.

Otros sentimientos que pueden contribuir a la depresión posparto:

  • Cansado por falta de sueño o sueño interrumpido
  • Sentirse abrumada con un nuevo bebé
  • Dudas sobre su capacidad para ser una buena madre
  • Estrés por cambios en las rutinas del trabajo y del hogar
  • Una necesidad poco realista de ser una mamá perfecta
  • Duelo por la pérdida de quienes eran antes de tener el bebé
  • Sentirse menos atractivo
  • Falta de tiempo libre

Estos sentimientos son comunes entre las nuevas madres. Pero la depresión posparto es una afección de salud grave y puede tratarse. La depresión posparto no es una parte normal o esperada de ser una nueva madre.

¿Algunas mujeres corren más riesgo de sufrir depresión posparto?

Sí. Puede tener un mayor riesgo de depresión posparto si:

  • Tiene antecedentes familiares de depresión o trastorno bipolar.
  • No cuenta con el apoyo de familiares y amigos.
  • Estuvieron deprimidos durante el embarazo.
  • Tuvo problemas con un embarazo o parto anterior
  • Tiene problemas de relación o de dinero
  • Son menores de 20
  • Tiene alcoholismo, usa drogas ilegales o tiene algún otro problema con las drogas
  • Tener un bebé con necesidades especiales
  • Tiene dificultad para amamantar
  • Tuvo un embarazo no planeado o no deseado

¿Cuál es la diferencia entre la “tristeza posparto” y la depresión posparto?

Muchas mujeres tienen melancolía posparto en los días posteriores al parto.

Si tiene melancolía posparto, es posible:

  • Tener cambios de humor
  • Sentirse triste, ansioso o abrumado
  • Tener episodios de llanto
  • Perder el apetito
  • Tener problemas para dormir

La melancolía posparto generalmente desaparece entre 3 y 5 días después de que comienza. Los síntomas de la depresión posparto duran más y son más graves. La depresión posparto generalmente comienza dentro del primer mes después del parto, pero puede comenzar durante el embarazo o hasta un año después del nacimiento.

La depresión posparto debe ser tratada por un médico.

¿Qué debo hacer si tengo síntomas de depresión posparto?

Llame a su médico de forma inmediata si:

  • Si su baby blues no desaparece después de 2 semanas
  • No puede cuidar de sí misma o de su bebé (p. ej., comer, dormir, bañarse)
  • Tiene pensamientos sobre lastimarse a sí misma o a su bebé

¿Qué puedo hacer en casa para sentirme mejor mientras veo a un médico por la depresión posparto?

Aquí hay algunas maneras de comenzar a sentirse mejor o descansar más, además de hablar con un profesional de la salud:

  • Descansa tanto como puedas. Dormir cuando el bebé esté durmiendo.
  • No intentes hacer demasiado o hacer todo por ti mismo. Pida ayuda a su pareja, familia y amigos.
  • Tómese un tiempo para salir, visitar amigos o pasar tiempo a solas con su pareja.
  • Habla sobre tus sentimientos con tu pareja, familiares que te apoyen y amigos.
  • Hable con otras madres para que pueda aprender de sus experiencias.
  • Únase a un grupo de apoyo. Pregúntele a su médico o enfermera acerca de los grupos en su área.
  • No haga ningún cambio importante en su vida justo después de dar a luz. Más cambios importantes en la vida además de un nuevo bebé pueden causar estrés innecesario. A veces, los grandes cambios no se pueden evitar. Cuando eso suceda, trate de organizar apoyo y ayuda en su nueva situación con anticipación.

También puede ayudar tener una pareja, un amigo u otro cuidador que pueda ayudar a cuidar al bebé mientras usted está deprimida. Si te sientes deprimida durante el embarazo o después de tener un bebé, no sufras sola. Dígale a un ser querido y llame a su médico de inmediato.

¿Cómo se trata la depresión posparto?

Los tipos comunes de tratamiento para la depresión posparto son:

Terapia. Durante la terapia, habla con un terapeuta, psicólogo o trabajador social para aprender estrategias para cambiar la forma en que la depresión lo hace pensar, sentir y actuar.

Medicamento. Existen diferentes tipos de medicamentos para la depresión posparto. Todos ellos deben ser recetados por su médico o enfermera. El tipo más común son los antidepresivos. Los antidepresivos pueden aliviar los síntomas de la depresión y algunos se pueden tomar mientras está amamantando. Los antidepresivos pueden tardar varias semanas en empezar a funcionar.

Terapia electroconvulsiva (TEC). Esto se puede utilizar en casos extremos para tratar la depresión posparto.

Estos tratamientos se pueden usar solos o juntos. Hable con su médico o enfermera sobre los beneficios y riesgos de tomar medicamentos para tratar la depresión cuando está embarazada o amamantando.

Tener depresión puede afectar a su bebé. Recibir tratamiento es importante para usted y su bebé. Tomar medicamentos para la depresión o ir a terapia no te convierte en una mala madre o en un fracaso. Obtener ayuda es un signo de fortaleza.

¿Qué puede pasar si no se trata la depresión posparto?

La depresión posparto no tratada puede afectar su capacidad para ser padre. Puedes:

  • No tener suficiente energía
  • Tiene problemas para concentrarse en las necesidades del bebé y en las suyas propias sentirse malhumorado
  • No poder cuidar a su bebé
  • Tienen un mayor riesgo de intentar suicidarse
  • Sentirse como una mala madre puede empeorar la depresión. Es importante buscar ayuda si se siente deprimido.

Los investigadores creen que la depresión posparto en una madre puede afectar a su hijo durante toda la infancia, causando:

  • Retrasos en el desarrollo del lenguaje y problemas de aprendizaje
  • Problemas con el vínculo madre-hijo
  • Problemas de comportamiento
  • Más llanto o agitación
  • Estatura más baja y mayor riesgo de obesidad en preescolares
  • Problemas para lidiar con el estrés y adaptarse a la escuela y otras situaciones sociales

El verdadero significado de un embarazo consciente

El embarazo es un milagro de nueve meses que da como resultado un bebé, por lo que debes estar mental y emocionalmente preparado para poder disfrutarlo. Es importante aprender a conectarte contigo mismo para vivirlo de forma saludable. Un embarazo consciente es un derecho que tienen todas las mujeres, desde el momento en que se dan cuenta de que recibirán la forma de amor más pura del mundo.

Se trata de abrir una puerta que te lleve directamente a tu mundo interior, para comunicarte con el ser que se está formando en tu interior. Sin duda, esto requiere un proceso de aceptación, que te permitirá mirar cada cambio con alegría, sentir los síntomas con emoción y descubrir que eres una fuerza mágica que da vida.

El embarazo consciente te permitirá sembrar felicidad pura en el corazón de tu bebé. Ahora mismo, esto se siente como un reto difícil de lograr, sobre todo con el ritmo frenético de nuestro día a día, las imposiciones de la sociedad y las limitaciones de tiempo, que en ocasiones no nos dejan disfrutar del presente. Por eso es importante que busques herramientas sencillas que te permitan hacerlo, en beneficio tuyo y de tu pequeño.

Un curso prenatal probablemente te ayudará a establecer un embarazo consciente, pero también puedes hacerlo tú misma mirándote todos los días en el espejo llena de felicidad y alegría.

Asimismo, los expertos insisten en que las experiencias maternas quedarán registradas como parte del sistema neural del feto, respondiendo de manera específica a determinados estímulos y dando lugar a una predisposición genética en relación con el entorno.

Conexión psiquíca

Uno de los puntos principales a destacar es la relación entre el estrés en la segunda mitad del embarazo y la posibilidad de que el niño desarrolle trastornos emocionales, de conducta o de hiperactividad. Esto también influye en el desarrollo de la corteza prefrontal y el sistema límbico.

El estrés en la madre puede influir en el comportamiento futuro del niño. En otras palabras, hay que entender que tener un hijo en la barriga es una gran responsabilidad, que pone en riesgo todos los aspectos de su desarrollo, tanto físico como psíquico y emocional.

Los psicólogos tratan de no causar alarma con estos hallazgos. Al contrario, invitan a las futuras madres a vivir felices. Tú y tu bebé son los personajes principales de esta historia y ambos deben estar siempre en paz.

Padre y madre en un embarazo consciente

La figura paterna juega un papel relevante en este período, ya que se debe mantener un equilibrio en beneficio del bebé. Ambos padres tienen que conectarse con su ser interior y establecer prioridades para los nueve meses que se avecinan.

La idea es crear una sensación de paz inquebrantable, a pesar de las mil y una preocupaciones que van apareciendo por el camino, como dónde dar a luz, de qué presupuesto se dispone, organizar la habitación del niño, afrontar las molestias, etc. algunos de los desafíos que los padres enfrentarán juntos, y deben trabajar en armonía

Según estudios realizados sobre la influencia del padre en el feto, más allá de la conexión emocional con la madre, las acciones del padre también han demostrado tener un impacto futuro. Por eso, es importante que los padres se acerquen y susurren cuánto ya aman al bebé y cómo lo esperan con ansias.

Además, el bebé, reconoce al padre a través de la vibración de su voz y del contacto con el vientre de la madre y, en general, percibe al padre a partir de las experiencias y la percepción de la madre.

En este sentido, él también es igualmente responsable con respecto a la concepción y el parto, ya que su estado emocional afecta profundamente a la madre, lo que a su vez influye en el desarrollo del hijo.

¿Qué significa ser consciente?

Vivir conscientemente implica vivir cada experiencia prestando atención a lo que nos sucede en el momento que nos sucede, estando presentes para conectar con nuestros sentimientos, pensamientos, emociones y necesidades.

De igual forma sucede al vivir un embarazo consciente, que nos lleva a tomar el control y el protagonismo de nuestro proceso de gestación y nuestro nuevo rol de madre.

Abrirnos a esta experiencia de manera consciente, nos permite soltar las expectativas y soltar todo lo que hemos aprendido sobre lo que debería ser la maternidad, para vivir la experiencia tal y como se va desplegando.

Esta manera de vivir el embarazo nos permite ser flexibles, adaptarnos mejor a los cambios y dejarnos transformar por la nueva vida que estamos gestando.

Esa criatura que está en el vientre, como lo estuvimos todos en su día, vive un ambiente emocional concreto, se mueve con su mamá, escucha su voz por dentro, se alimenta de lo que ella come, duerme con ella, se ríe, llora o se emociona con ella, nota si está estresada, si se siente atendida, si tiene miedo o si sufre por algo.

Por ello, durante ese tiempo, se establecen algunos de los cimientos básicos de su manera de relacionarse con el mundo en el futuro.

Las emociones de la madre

Diversos estudios científicos concluyen que el estado emocional de la madre influye en el feto.

Conocer esta información acerca de la influencia que ejerce la mamá sobre el feto puede generar confusión y culpabilidad en las mujeres, especialmente cuando experimentan algún tipo de problema durante el embarazo.

Comprender que somos responsables y no culpables es clave, y marca la diferencia entre experimentar un suceso o sufrirlo. Pues lo que afecta al bebé no son tus estados emocionales puntuales, sino cómo te relacionas con ellos, desde el miedo, la impotencia y la evitación o desde la conciencia y la predisposición a vivir conscientemente cada situación.

Recuerda, no es lo que vives, sino cómo lo vives.

Al ser consciente de tus procesos internos estás actuando desde la responsabilidad, lo cual te prepara como adulta hacia el camino de transformarte en mamá y te permite generar un ambiente emocional saludable para recibir al bebé.

La salud emocional de la madre influye poderosamente en el desarrollo del feto y también en cómo el niño o la niña se enfrentará a los diferentes desafíos y experiencias de la vida.

Las hormonas y los factores estresantes, también atraviesan la barrera placentaria e influyen sobre el desarrollo de la fisiología fetal.

El vínculo afectivo de los padres con el bebé

Cuando le hablamos al bebé en gestación, favorecemos su desarrollo neuronal y emocional. Además, incrementamos de manera significativa los vínculos afectivos con él.

Esta actividad puede ser muy emocionante, ya que con frecuencia el feto puede reaccionar a una voz en particular con movimientos, ya que el oído es el primer sentido en desarrollarse.

El poder de elegir cómo vivir la experiencia de ser madre

La imagen de una mujer embarazada que lleva a su hijo o hija en el vientre es la imagen más clara de cómo podemos llegar a estar unidos, de cómo lo que afecta a unos afecta necesariamente a otros.

Hay una relación muy estrecha entre la futura mamá que seremos y la niña que fuimos.

Dar lo que no obtuvimos de mamá y/o papá durante nuestra infancia, sin caer en excesos, requiere dejar de mirar a mamá desde el punto de vista de aquella niña que aún la necesita.

Debemos comprender que ella nos dio lo que supo y lo que pudo, de la misma manera que de su madre recibió lo que ésta pudo darle.

Es una cadena, una relación transgeneracional que se va repitiendo como herencia de manera inconsciente, y está en nuestras manos cortarla, siendo conscientes de nuestra historia personal para recuperar la capacidad de darnos y de dar aquello que nos fue negado.

Vivir conscientemente el embarazo te conecta contigo misma: con tu historia, con tu mente, con tu cuerpo, con tu capacidad creativa y con tu fuerza interior.

El embarazo consciente consiste en entrar en comunión con una misma y con la vida que se está gestando. Para lograrlo, especialmente en los momentos difíciles, muchas veces necesitamos herramientas y recursos para la autoindagación y la gestión de los estados emocionales que experimentamos durante este proceso de transformación personal.

¿Qué es un aborto espontáneo?

El aborto espontáneo es la pérdida espontánea de un embarazo antes de las 20 semanas. “Pérdida espontánea” significa que el cuerpo termina naturalmente el embarazo sin intervención médica. El aborto espontáneo es diferente a la muerte fetal, que se define como la pérdida espontánea de un embarazo después de las 20 semanas de gestación.

Todos los abortos espontáneos se consideran "previables", lo que significa que si el bebé naciera, no estaría lo suficientemente desarrollado para sobrevivir, incluso con tratamiento médico y atención hospitalaria.

El aborto espontáneo se considera la complicación más común del embarazo: entre el 25 y el 50 % de las mujeres pueden experimentar un aborto espontáneo. Las verdaderas tasas de aborto espontáneo son difíciles de estimar, ya que las mujeres pueden perder un embarazo antes de saber que están embarazadas.

Síntomas de aborto espontáneo

Un aborto espontáneo generalmente se llevará a cabo durante varios días. Cuando ocurre un aborto espontáneo, hay una amplia gama de signos y síntomas que las mujeres pueden experimentar, que incluyen:

  • Sangrado vaginal (el síntoma más común)
  • Tejidos o coágulos que salen de la vagina
  • Calambres abdominales o pélvicos
  • Dolor en la espalda o la pelvis
  • Los síntomas de aborto espontáneo suelen ser más intensos cuanto más avanzada estaba la mujer en el embarazo. Algunas mujeres experimentan síntomas más graves de aborto espontáneo, que incluyen:
  • Sangrado vaginal abundante, conocido como hemorragia
  • Infección, con síntomas de dolor abdominal/pélvico intenso, secreción o fiebre

Después de un aborto espontáneo

El aborto espontáneo es un evento difícil, a veces traumático. Afecta a cada mujer de manera diferente y puede tener un impacto significativo en la salud mental de la mujer y de todos los miembros de la familia.

Después de una pérdida temprana del embarazo, más del 25% de las mujeres experimentan un probable trastorno de estrés postraumático un mes después de la pérdida, con altas tasas de depresión y ansiedad también. Muchas mujeres continúan experimentando impactos psicológicos 3 meses después de la pérdida del embarazo.

Tipos de aborto espontáneo

  • Aborto espontáneo completo: todo el tejido del embarazo ha sido expulsado del útero
  • Aborto espontáneo incompleto: parte del tejido del embarazo ha salido del útero, pero aún queda algo
  • Aborto espontáneo retenido: el embarazo ha dejado de progresar, pero los tejidos del embarazo todavía están en el útero
  • Amenaza de aborto espontáneo: el sangrado y los calambres amenazan el embarazo; sin embargo, el embarazo sigue progresando y el cuello uterino permanece cerrado
  • Aborto séptico: los tejidos del embarazo se infectan, provocando síntomas infecciosos generalizados y aumentando el riesgo de sepsis, una complicación grave
  • Aborto espontáneo recurrente: 3 o más pérdidas consecutivas de embarazo

Factores de riesgo de aborto espontáneo

El riesgo de aborto espontáneo es más alto en las primeras 12 semanas de embarazo. Grandes estudios de población han identificado algunos factores de riesgo de aborto espontáneo, que incluyen:

1- Edad de los padres:

Edad materna superior a 35, edad paterna mayor de 40, factores de salud, desequilibrios hormonales, índice de masa corporal materno bajo o alto antes del embarazo (bajo peso o sobrepeso, problemas de salud materna preexistentes (diabetes, hipertensión, enfermedad renal, enfermedad de la tiroides, trombofilia)

2- Factores obstétricos

Anormalidades del sistema reproductivo o problemas de fertilidad, haber sufrido un aborto previo o la concepción asistida.

3- Factores de estilo de vida

Consumo regular o excesivo de alcohol, sentirse estresado o experimentar eventos traumáticos, el alto consumo de cafeína, los turnos de trabajo rotativos que incluyen turnos de noche.

Tratamiento y manejo del aborto espontáneo

La mayoría de los abortos espontáneos ocurren antes de las 12 semanas de embarazo y no requieren ningún tratamiento. Los abortos espontáneos que no pasan por sí solos, que tienen sangrado abundante o infección, o que ocurren más adelante en el embarazo probablemente requerirán una intervención médica o quirúrgica. Si los tejidos del embarazo permanecen dentro de una mujer que ha tenido un aborto espontáneo, esto puede causar una enfermedad muy grave y potencialmente mortal.

Se prescribe un medicamento llamado misoprostol para algunas mujeres que no tienen un aborto espontáneo completo. Este medicamento expulsará cualquier tejido del embarazo que quede en el útero. Sin embargo, es posible que esta primera dosis de misoprostol no elimine por completo los tejidos del embarazo de todas las mujeres. Si los tejidos del embarazo permanecen en el útero, es posible que se necesite una segunda dosis de misoprostol o cirugía para eliminarlos.

El procedimiento quirúrgico para extraer manualmente el tejido del embarazo del útero se denomina dilatación y curetaje (D&C). Los médicos dilatarán el cuello uterino y usarán un instrumento especial para raspar suavemente el revestimiento del útero para eliminar todo el tejido restante del embarazo.

Beneficios del ejercicio durante el embarazo

El ejercicio tiene muchos efectos beneficiosos en las mujeres embarazadas. Según el Colegio Estadounidense de Obstetras y Ginecólogos, el ejercicio durante el embarazo promueve un aumento de peso gestacional saludable, mejora la salud y el estado físico cardiovascular en general, reduce el dolor pélvico y de espalda y mejora el estreñimiento.

Es importante destacar que las mujeres que participan en ejercicio moderado durante el embarazo reportan una mejor percepción general de la salud, en comparación con las mujeres que no hicieron ejercicio durante el embarazo.

Un metaanálisis reciente informó que el ejercicio durante el embarazo reduce el riesgo de desarrollar hipertensión durante el embarazo en más del 75 %. Numerosos estudios también han determinado que el ejercicio durante el embarazo reduce las tasas de cesáreas.

Los datos de los ensayos clínicos muestran que el ejercicio no afecta las tasas de parto prematuro, la duración del embarazo o el peso del bebé al nacer en mujeres embarazadas de peso promedio.

En la población no embarazada, tenemos evidencia de que el ejercicio mejora la función de los vasos sanguíneos en personas obesas y diabéticas. Se ha descubierto que incluso los programas de ejercicio a corto plazo reducen la presión arterial, la insulina en ayunas, los lípidos en ayunas y los niveles de colesterol en los hombres. Juntos, estos efectos beneficiosos del ejercicio pueden ayudar a proteger el sistema materno del desarrollo de enfermedades durante el embarazo.

La Sociedad Canadiense de Fisiología del Ejercicio ha desarrollado una guía para la zona objetivo de frecuencia cardíaca y otra información valiosa sobre la actividad durante el embarazo. Una regla general útil es la "prueba del habla": las mujeres embarazadas deben poder mantener una conversación cómodamente mientras hacen ejercicio.

Lactancia materna

La lactancia materna es la alimentación de un bebé con leche materna, generalmente directamente del seno. La lactancia materna es única para cada mujer y cada niño.

Estructura mamaria

La mama humana es un órgano complejo que se compone de diferentes tipos de tejidos, vasos sanguíneos, ganglios linfáticos y ligamentos. Un componente importante del seno humano es una red que produce leche materna y la lleva al pezón.

El seno contiene alrededor de 15 a 20 secciones que se llaman lóbulos. Cada lóbulo se ramifica en lobulillos más pequeños, que contienen pequeños bulbos. Durante el embarazo, estos bulbos desarrollan células secretoras de leche llamadas lactocitos. Pequeños tubos llamados conductos crean una red para conectar los lóbulos y los lóbulos y llevan la leche materna hacia la areola, que es la piel oscurecida en el centro del seno. Grandes conductos transportan la leche materna desde la areola hasta el pezón. La leche materna se libera del pezón cuando el bebé succiona, con el bombeo o con la extracción.

El crecimiento de lóbulos y lóbulos durante el embarazo hace que los senos aumenten de tamaño.

El espacio entre los lóbulos y los conductos de la mama está lleno de tejido adiposo.

¿Cómo se produce la leche materna?

La producción de leche materna es un proceso de dos fases llamado lactogénesis:

Fase I: Ocurre durante el embarazo cuando las células del seno cambian de forma y función para producir leche materna

Fase II: Sucede después del nacimiento cuando se secreta leche materna

Durante el embarazo, la placenta y los ovarios secretan grandes cantidades de estrógeno y progesterona que ingresan a la sangre de la mujer embarazada y circulan por su cuerpo. Los niveles de prolactina, una hormona que se produce en el cerebro, también son altos en la sangre de la mujer durante el embarazo. Estas hormonas preparan la mama para la lactancia, aumentando el tamaño de los lóbulos y conductos mamarios. Los altos niveles de estrógeno y progesterona también evitan que el seno produzca y secrete leche materna durante el embarazo.

Después del parto, los niveles de estrógeno y progesterona en la sangre de la madre descienden, mientras que los niveles de prolactina en la sangre permanecen altos.

La producción de leche materna se mantiene mediante la succión, el bombeo o la extracción de la leche materna por parte del lactante (la extracción generalmente se refiere a extraer la leche del seno manualmente). La acción de succión en el seno envía un mensaje al cerebro de la madre, haciendo que su cerebro libere las hormonas prolactina y oxitocina en su sangre para que circulen por su cuerpo.

Además de la succión del bebé, el reflejo de bajada de leche también se puede desencadenar en la madre cuando usa un extractor de leche, ve al bebé o incluso cuando lo escucha llorar. La disponibilidad de leche materna se basa en un proceso de oferta y demanda. En otras palabras, las mujeres deben usarlo o lo perderán.

Recomendaciones de lactancia

Las principales autoridades médicas, incluidas Heath Canada, Canadian Pediatric Society y la Organización Mundial de la Salud, recomiendan la lactancia materna exclusiva hasta que el bebé tenga seis meses de edad.

Dado que los profesionales médicos recomiendan ampliamente la lactancia materna, las mujeres pueden sentir una presión significativa para amamantar a sus bebés. Sin embargo, muchas mujeres que intentan amamantar enfrentan desafíos. No todas las mujeres pueden o eligen amamantar a su bebé.

La principal prioridad durante el período del recién nacido es garantizar que los bebés estén bien alimentados, independientemente de la fuente de nutrición (leche materna o suplementos de fórmula), y garantizar que las mujeres y sus bebés estén sanos y felices.

Los beneficios de la lactancia para la madre a corto plazo incluyen:

  • Disminuyó el riesgo de sangrado excesivo en el parto (hemorragia posparto)
  • Mejora de la contracción del útero después del parto (involución uterina)
  • Las mujeres que amamantaron tenían más probabilidades de volver al peso anterior al embarazo más rápidamente
  • Reducción del riesgo de desarrollar depresión posparto

A largo plazo:

  • Diabetes tipo 2
  • Hipertensión y otras enfermedades cardiovasculares
  • Cáncer de mama y ovario

Los beneficios a corto plazo paea los bebés incluyen un menor riesgo de:

  • Infección del oído (otitis media aguda)
  • Infecciones graves del tracto respiratorio inferior
  • Gastroenteritis
  • Síndrome de muerte súbita del lactante (SMSL)

A largo plazo incluyen:

  • Cánceres infantiles
  • Asma
  • Diabetes tipo 1 y tipo 2
  • Obesidad

Interrupción de la lactancia

Hay muchas razones por las que las mujeres pueden dejar de amamantar antes del período recomendado de seis meses, lo que se conoce como interrupción temprana de la lactancia. Un estudio canadiense encontró que las razones más comunes para la interrupción temprana de la lactancia materna fueron la fatiga y/o la incomodidad (23 %) y la percepción de un suministro insuficiente de leche (22 %).

Otros factores de riesgo incluyen:

  • Retraso en la producción de leche, definido como cuando la abundante secreción de leche se retrasa al menos 72 horas después del nacimiento
  • Suplementación temprana con fórmula
  • Complicaciones del embarazo
  • Dolor físico al amamantar
  • Necesidad de volver al trabajo
  • Baja confianza materna

Es más probable que las mujeres amamanten exclusivamente en embarazos futuros si tienen experiencias de lactancia positivas y exitosas en embarazos anteriores. Un estudio canadiense encontró que las mujeres que han estado embarazadas antes tienen más probabilidades de amamantar exclusivamente hasta los seis meses, debido al mayor conocimiento y confianza en sí mismas sobre la lactancia materna de su embarazo anterior.

¿Cuándo no se recomienda amamantar?

Hay ciertas circunstancias en las que no se recomienda amamantar. Se recomienda a las mujeres que toman medicamentos, se someten a procedimientos médicos o tienen problemas de salud que hablen con sus médicos sobre la seguridad de la lactancia materna. Esto puede incluir:

  • Mujeres con el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH), enfermedad por el virus del Ébola o tuberculosis no tratada
  • Mujeres que consumen drogas ilícitas
  • Bebés que han sido diagnosticados con galactosemia

Estrés en el embarazo

Nuestros cuerpos responden a nuestro entorno a través de las hormonas. En situaciones de estrés físico o psicológico, las hormonas de nuestro cuerpo producen una “respuesta de lucha o huida”. Esta es una reacción para poner nuestro cuerpo en un estado elevado para que podamos estar listos para responder a una amenaza. Cuando estamos en 'modo de lucha o huida', podemos sentir que nuestra frecuencia respiratoria y nuestro ritmo cardíaco aumentan.

Esto es important e porque las hormonas del estrés pueden pasar de la circulación de la madre a través de la placenta a la circulación del bebé. La frecuencia cardíaca fetal, por ejemplo, aumenta cuando las mujeres embarazadas completan una tarea estresante y experimentan ansiedad, lo que respalda el estrecho vínculo fisiológico entre las mujeres embarazadas y el bebé en desarrollo.

¿Cuáles son las principales hormonas del estrés?

  • Cortisol: Aumenta la energía disponible en forma de ácidos grasos y azúcar.
  • Epinefrina: Aumenta el flujo de sangre a los músculos, aumenta la frecuencia cardíaca y la presión arterial, y estimula la liberación de azúcar en la sangre para que la utilicen los músculos.
  • Norepinefrina: Aumenta la frecuencia cardíaca y la fuerza de contracción muscular en todo el cuerpo, así como aumenta la glucosa en sangre.

Impactos del estrés en la salud fetal

Muchos estudios en humanos y animales han determinado que el estrés persistente o prolongado en mujeres embarazadas puede afectar la salud y el desarrollo del bebé. El estrés durante el embarazo puede tener efectos en los resultados del embarazo, así como efectos a largo plazo en la salud y el desarrollo del feto.}

Aquí hay algunos ejemplos de estudios que examinan los impactos del estrés en los resultados del embarazo:

  • El estrés durante el embarazo es un factor de riesgo de parto prematuro, bajo peso al nacer y edad gestacional más temprana al momento del parto
  • El estrés psicosocial crónico durante el embarazo, incluida la inseguridad alimentaria, un niño con una enfermedad crónica, el hacinamiento en el hogar y el desempleo, duplica el riesgo de dar a luz a un bebé con bajo peso al nacer
  • El racismo percibido es un estrés psicosocial significativo que está relacionado con el peso al nacer en mujeres afroamericanas
  • El estrés materno experimentado al principio del embarazo está relacionado con la tasa de desarrollo durante el primer año de vida del bebé
  • Se han descrito cambios específicos en la morfología del cerebro y un mayor riesgo de esquizofrenia en niños cuyas madres reportaron estrés significativo durante el embarazo
  • Los científicos plantean la hipótesis de que el estrés materno provoca alteraciones en el sistema inmunitario, endocrino y nervioso de la madre.

Estrés laboral

Una investigación reciente determinó que las mujeres embarazadas que trabajaban en turnos rotativos, turnos nocturnos y jornadas más largas (más de 55 horas/semana) tenían mayor riesgo de parto prematuro, bajo peso al nacer, preeclampsia, hipertensión gestacional y aborto espontáneo.

Manejo del estrés en el embarazo

El Instituto Americano del Estrés recomienda una serie de estrategias para controlar y reducir los niveles de estrés durante el embarazo, que incluyen:

  • Identifique las fuentes de estrés en su vida y hable con su pareja, amigo o proveedor de atención médica
  • Pida recomendaciones a su proveedor de atención médica sobre cómo manejar las molestias específicas del embarazo.
  • Concéntrese en mantenerse lo más saludable posible manteniendo una dieta saludable, hábitos de sueño y ejercicio adecuado
  • Desarrolle una buena red de apoyo, dentro de sus círculos sociales existentes o en su comunidad
  • Pide ayuda a las personas en las que confías y no tengas miedo de aceptar ayuda.
  • Pruebe algunas actividades nuevas que pueden ayudar a reducir los niveles de estrés, como yoga prenatal, masajes y meditación.
  • Las clases educativas sobre el parto y la crianza de los hijos en la comunidad o en línea pueden ser útiles para reducir el estrés.
  • Discuta las opciones para reducir el estrés relacionado con el trabajo con su empleador

Los beneficios de meditar durante el embarazo

Las mujeres embarazadas tienen que hacer frente a una serie de desafíos emocionales y físicos. Los cambios hormonales pueden provocar cambios de humor, aumento del apetito y náuseas, por nombrar solo algunos.

La meditación durante el embarazo ayuda a las futuras madres a sobrellevar estos cambios fomentando la relajación y el re-centrado. Además de mejorar la tranquilidad, la meditación ayuda a reducir el estrés que a menudo experimentan las mujeres embarazadas al tiempo que mejora su concentración.

Atención plena en el embarazo

Las investigaciones han demostrado que las mujeres que practican la atención plena durante el embarazo disfrutan de niveles reducidos de ansiedad y depresión en comparación con las que no lo hacen. La atención plena también parece aumentar las emociones positivas. Es fácil sentirse abrumada durante el embarazo, a menudo hay una acumulación gradual de estrés y ansiedad, y esto no beneficia a la madre ni al bebé, por no hablar de la pareja.

La atención plena ha demostrado ser tan beneficiosa que el libro Parto consciente de Nancy Bardacke, que fue ganador del premio National Parenting Publications 2013. En un artículo publicado en Parents Magazine, la Sra. Bardacke sugiere que las futuras madres pueden aprender a “Dejar que el bebé sea su maestro de atención plena desde el principio. Cuando sienta que el bebé se mueve, deténgase y vuelva al momento presente, si puede. Siente al bebé en tu barriga, siente la respiración a medida que la barriga sube y baja, y simplemente mantente presente con tu bebé”.

Cómo meditar durante el embarazo

La meditación ha demostrado ser una herramienta eficaz que puede ayudar a las mujeres a lidiar con el estrés y la ansiedad que pueden surgir durante el embarazo. Estos son algunos de los beneficios de practicar la atención plena durante el embarazo:

1- Una perspectiva más positiva

Hay muchas cosas por las que las mujeres embarazadas pueden sentirse ansiosas: su salud, la salud del bebé, el dolor del parto, su capacidad para adaptarse a la nueva normalidad, la falta de sueño, etc. Los estudios piloto han demostrado que las mujeres que asisten a un programa de Mindfulness tienden a estar más en contacto con sus cuerpos antes y durante el trabajo de parto y tienen tasas más bajas de depresión posparto.

Además, el miedo al parto y otros miedos comunes disminuyeron significativamente, lo que ayudó a reducir los factores estresantes que pueden causar un parto prematuro. Incluso se ha demostrado que el miedo está relacionado con un trabajo de parto más prolongado, un dilema que la atención plena puede ayudar a resolver.

2- Relajación

Para las mujeres que están embarazadas, puede ser difícil encontrar tiempo "para mí". Muchos trabajan todo el tiempo que pueden, hasta que se rompe fuente en algunos casos. Y también hay todo lo demás en lo que pensar. La meditación brinda a las mujeres embarazadas un espacio muy necesario para el cuidado personal. Las mujeres que ya tienen su propia práctica de meditación encontrarán que la continuidad es vital para su bienestar.

Para los nuevos meditadores, la meditación guiada puede ser especialmente útil, ya que pueden relajarse, seguir la voz tranquilizadora y, de forma natural, sintonizarse con la respiración y las sensaciones físicas de forma guiada. Puramente App ofrece sesiones de meditación guiada confiables y accesibles que fomentan el bienestar y la relajación.

3- Conciencia corporal

Suceden tantas cosas durante el embarazo que es fácil quedar atrapada en interminables historias y posibles escenarios del peor de los casos. Tomarse el tiempo para permanecer presente y hacer un balance de los propios sentimientos y sensaciones físicas puede ser de gran ayuda durante el embarazo, el parto y después.

En un artículo sobre el parto consciente en la revista Pregnancy and Newborn, una madre explica que, para ella, uno de los aspectos más útiles de la meditación consciente fue notar, e incluso disfrutar, la brecha entre las contracciones. “Ese espacio entre las contracciones fue genuinamente restaurador”, dice ella.

4- La meditación beneficia a toda la familia.

Algunas mujeres embarazadas están solas, mientras que otras forman parte de una pareja o unidad familiar. Cuando hay dos padres, otros niños, parientes o amigos cercanos que participan activamente en dar la bienvenida al mundo al niño por nacer, meditar juntos puede fortalecer la conexión de una manera muy significativa. Después de todo, en una pareja o familia, las alegrías y las ansiedades que afectan a un miembro también afectarán a los demás.

Encienda una vela, exprese sus deseos de salud y armonía, y experimente unos minutos conscientes con sus seres queridos. Al final, únanse y compartan el amor.

Si has leído hasta aquí, debes estar interesado en la práctica de la meditación y su resultado: la experiencia de la alegría y el bienestar duraderos. Has venido al lugar correcto.

Las prácticas de meditación genuinas nutren nuestro potencial innato para la felicidad y la conciencia. Las instrucciones claras y progresivas son esenciales para una práctica exitosa. Puramente App ofrece sesiones de meditación guiada confiables y accesibles que fomentan el bienestar y la relajación.

Meditación Para Tu vida

Una vida con mayor bienestar
empieza con 5 minutos de meditación al día

Descarga la app gratis:

Puramente Meditación para la Vida

Comparte

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Articulos Relacionados

Descubre los beneficios que la meditación tiene para tu equipo
Empieza ahora a construirla con Pura Mente.

Pura Mente 2021 © Todos los derechos reservados