Descarga la mejor app para meditar GRATIS:

El sistema nervioso autónomo tiene muchas funciones. El sistema parasimpático realiza tareas domésticas básicas y controla las cosas cuando estás en reposo. El sistema simpático es el sistema de emergencia y lo ayuda a llevar a cabo respuestas de vuelo o lucha para salvar vidas.

 

El parasimpático


Muchos nervios de la porción parasimpática del sistema nervioso autónomo comienzan en los núcleos del tronco encefálico. Desde allí, viajan a través de nervios craneales como el nervio vago, que ralentiza el ritmo cardíaco, o el nervio oculomotor, que contrae la pupila del ojo. La estimulación parasimpática también hace que los ojos lagrimeen y la boca saliva.

Otros nervios parasimpáticos terminan en las paredes de los órganos torácicos y abdominales como el esófago, el tubo digestivo, la faringe, el corazón, el páncreas, la vesícula biliar, los riñones y los uréteres. Los nervios parasimpáticos sacros hacen sinapsis en los ganglios de las paredes del colon, la vejiga y otros órganos pélvicos.

 

El simpatico


Las fibras simpáticas del sistema nervioso autónomo salen de la parte lateral (lateral) de la médula espinal. Reciben información de partes del cerebro como el tronco encefálico y el hipotálamo.

Las fibras van desde las sinapsis en los ganglios justo fuera de la columna vertebral hasta sus objetivos, generalmente a lo largo de los vasos sanguíneos. Por ejemplo, los nervios simpáticos que dilatan las pupilas salen de la médula espinal en el cuello y hacen sinapsis en el ganglio llamado ganglio simpático superior, luego recorren la arteria carótida hasta la cara y el ojo. El sistema nervioso simpático suministra nervios a los órganos viscerales abdominales y pélvicos, así como a los folículos pilosos, las glándulas sudoríparas y más.

 

Neurotransmisores autónomos


El sistema nervioso se comunica a través de mensajeros químicos llamados neurotransmisores. Los neurotransmisores como la acetilcolina y la norepinefrina son los principales responsables de la comunicación en el sistema nervioso autónomo.


Tanto en la parte parasimpática como en la simpática del sistema autónomo, la acetilcolina se libera a nivel de los ganglios.
Los receptores de acetilcolina en los ganglios son nicotínicos y pueden ser bloqueados por fármacos como el curare.


En el sistema nervioso parasimpático, los receptores posganglionares en órganos como el tubo digestivo se denominan muscarínicos y son susceptibles a fármacos como la atropina.


Las neuronas simpáticas posganglionares liberan norepinefrina. La norepinefrina liberada por las neuronas posganglionares se une a los receptores adrenérgicos. Hay dos categorías principales de receptores adrenérgicos, alfa y beta, cada uno de los cuales tiene subcategorías con sus propias propiedades únicas y puede ser manipulado por diferentes tipos de medicamentos.


Los neurotransmisores del sistema nervioso autónomo median funciones importantes del cuerpo, y estas acciones también pueden ser reguladas por medicamentos que inhiben o estimulan estas acciones.

 

Control de la presión arterial


La presión arterial es un buen ejemplo de cómo los componentes simpático y parasimpático del sistema nervioso trabajan juntos dentro del cuerpo. En general, hay dos factores principales que hacen que aumente la presión arterial: la velocidad y la fuerza con que bombea el corazón y la estrechez de los vasos sanguíneos del cuerpo.

 

Cuando domina la actividad del sistema nervioso simpático, el corazón bombea con fuerza y ​​rapidez, los vasos sanguíneos periféricos son estrechos y tensos y la presión arterial es alta.


El sistema parasimpático ralentiza el corazón y ensancha los vasos sanguíneos periféricos, lo que hace que la presión arterial disminuya.
Imagina que te pones de pie de repente después de haber estado sentado durante mucho tiempo. Los receptores en las paredes de la presión arterial en el seno carotídeo y el arco aórtico detectan el cambio en la presión y envían mensajes al tronco encefálico, que responde adecuadamente aumentando la presión arterial.

 

En otros casos, es posible que necesite que suba su presión arterial porque, por ejemplo, está aterrorizado por un oso enojado y necesita energía rápida para poder huir. Incluso antes de que empieces a correr, tu cerebro ha reconocido al oso y ha enviado mensajes a tu hipotálamo para preparar tu cuerpo para entrar en acción. El sistema simpático se activa, el corazón comienza a latir con fuerza y ​​la presión arterial comienza a elevarse, brindándole oxígeno y glucosa para fortalecer sus músculos y poder correr lo más rápido posible.

Meditación Para Tu vida

Una vida con mayor bienestar
empieza con 5 minutos de meditación al día

Descarga la app gratis:

Puramente Meditación para la Vida

Comparte

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Articulos Relacionados

Desorden de personalidad

Mientras que la personalidad determina lo que piensas y cómo te comportas, los trastornos de personalidad están marcados por pensamientos y comportamientos que son perjudiciales

Leer más »

Descubre los beneficios que la meditación tiene para tu equipo
Empieza ahora a construirla con Pura Mente.

Pura Mente 2021 © Todos los derechos reservados