string(65) "https://puramente.app/wp-content/uploads/2021/05/logo-color-s.png"
string(65) "https://puramente.app/wp-content/uploads/2021/05/logo-color-s.png"

Descarga la mejor app para meditar GRATIS:

Si descubre que no puede dejar de pensar en alguien, hay algunas cosas que puede hacer para tratar de reducir la frecuencia de esos pensamientos o al menos hacerlos menos angustiosos.

Identifique sus factores desencadenantes

Uno de los primeros pasos para controlar los pensamientos intrusivos es identificar qué podría estar causándolos. Si puede ser consciente de lo que tiende a desencadenar estos patrones de pensamiento, a veces puede evitar esos desencadenantes, o al menos estar preparado para lidiar con ellos.

Algunos desencadenantes comunes para pensar en alguien incluyen:

Te cruzas seguido con esa persona

Pensar en cosas que te recuerden a esa persona.

Ver el nombre de la persona

Te hablan seguido de esa persona

Escuchar la voz de la persona


Una vez que haya identificado sus factores desencadenantes, busque formas de minimizarlos tanto como sea posible. Si no puede evitar sus factores desencadenantes, busque formas de lidiar con ellos. Por ejemplo, si sabe que escuchar la voz de la persona desencadenará pensamientos sobre ella, tenga algo más listo para escuchar para que pueda distraerse.

Desafía tus pensamientos


Otra forma de lidiar con los pensamientos intrusivos es desafiarlos. Esto significa observar de cerca los pensamientos y preguntarse si son realmente ciertos. Es posible que a menudo descubras que los pensamientos en los que no puedes dejar de pensar pueden estar basados en suposiciones infundadas o ansiedades irracionales.

Por ejemplo, es posible que pienses en alguien todo el tiempo porque estás convencido de que está enojado contigo. Lo que esto realmente significa es que podrías estar usando distorsiones cognitivas, como sacar conclusiones precipitadas y leer la mente, lo que hace que hagas suposiciones sobre lo que la otra persona está pensando.
Al desafiar sus pensamientos, puede comenzar a verlos por lo que realmente son: irracionales y basados en el miedo. Esto puede ayudarte a comenzar a dejar ir esos pensamientos obsesivos e intrusivos.

Centrarse en el cuidado personal


Otra forma de lidiar con los pensamientos intrusivos es concentrarse en cuidarse a sí mismo asegurándose de cuidar su salud física y mental. Cuando te sientes bien física y mentalmente, es menos probable que te concentres en pensamientos intrusivos.

Algunas actividades de cuidado personal que pueden ayudar a reducir los pensamientos intrusivos incluyen:

Hacer ejercicio
Comer una dieta saludable
Dormir lo suficiente


Practicar técnicas de relajación como respiración profunda, yoga, meditación o relajación muscular progresiva
También es importante asegurarse de que no está usando alcohol o drogas para hacer frente a sus pensamientos. Si bien puede parecer que las sustancias pueden ofrecer un respiro temporal de sus pensamientos incómodos, molestos o que distraen, a menudo pueden empeorar este tipo de pensamiento y provocar más problemas a largo plazo.

Habla con alguien


Si tiene dificultades para dejar de pensar en otra persona por su cuenta, también podría ser útil hablar con un amigo de confianza o un ser querido sobre lo que está experimentando. Esta puede ser una forma útil de obtener apoyo emocional y obtener una perspectiva adicional de la situación.

Solicitar la ayuda de otras personas en su vida significa que tendrá a alguien a quien acudir si sus pensamientos se vuelven abrumadores. También pueden ayudarlo a hacer un plan sobre cómo lidiar con el problema y ofrecerle ayuda para encontrar formas de mantenerlo distraído de sus pensamientos.

 

Busque ayuda profesional


Si descubre que no puede dejar de pensar en alguien y está afectando su capacidad para funcionar de manera efectiva en su vida diaria, es importante buscar ayuda profesional. Un terapeuta puede ayudarlo a comprender sus pensamientos y desarrollar formas más saludables de sobrellevar la situación.

Un profesional de salud mental puede recomendar tratamientos como terapia de conversación, medicamentos o una combinación de ambos. Los tipos de terapia que pueden ayudar incluyen la terapia cognitivo-conductual o la terapia conductual dialéctica. Los medicamentos que se pueden recetar incluyen antidepresivos o ansiolíticos.

El tratamiento específico que recomiende su terapeuta o médico dependerá de su situación, síntomas y diagnóstico.

Meditación Para Tu vida

Una vida con mayor bienestar
empieza con 5 minutos de meditación al día

Descarga la app gratis:

Puramente Meditación para la Vida

Comparte

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Articulos Relacionados

Descubre los beneficios que la meditación tiene para tu equipo
Empieza ahora a construirla con Pura Mente.

Pura Mente 2021 © Todos los derechos reservados