Como crear una vida con proposito. Preguntas que te deberías hacer

Cada persona puede crear una vida con proposito, te compartimos en este artículo algunas preguntas que te ayudarán a construirla desde hoy.

Es verdad que la vida siempre traerá sorpresas, algunas desafiantes y otras llenas de alegría.

La ley natural es sencilla, nada se mantiene, pero todo se transforma; todo está en constante cambio.

Tal vez, durante los últimos meses, gracias a los cambios que el mundo está viviendo, te has podido preguntar con mayor frecuencia ¿cuál es mi propósito? ¿podré crear una vida con proposito?

La respuesta, sin temor a equivocarnos, es un rotundo .

Puede que por momentos hayas creído que el propósito es solo para algunas personas con “suerte” o que solo se consigue con momentos mágicos y milagrosos.

La verdad es que el propósito no es un mensaje astral, es una semilla que tenemos dentro y que día a día tenemos que cultivar para recibir sus frutos.

Una vida con proposito, por fortuna, se puede construir con las habilidades, virtudes, experiencias y errores de cada persona.

Imagina que cada cualidad que tienes, cada virtud, tanto las que conoces como las que no y cada error que quieres mejorar, hacen parte de una caja de herramientas que te ayudan a construir tu vida con proposito.

¿Por dónde comienzo?

Con mayor frecuencia podemos escuchar más acerca del propósito y esto es positivo, pero en ocasiones puede llegar a crear presión en nuestra vida.

Ver en redes sociales, que algunas personas se “ven tan felices” por conocer sus objetivos puede hacer que sintamos presión porque aún no tenemos claro el camino para construir una vida con proposito.

Por esta razón, el lugar por el cual deberías comenzar es por tu interior. Escúchate, encuéntrate, conecta con tus emociones, pensamientos y experiencias.

Hay una frase de Maria del Pilar Cubillos, guía de meditación de Pura Mente, que es un recordatorio para tener presente en nuestro bienestar:

“Está bien dar, pero no olvides los momentos en que necesitas darte”

Esta sencilla frase resume el lugar por donde deberías comenzar para crear una vida con proposito y tu bienestar.

Encuentra hábitos o prácticas que te ayuden a conocerte más, como por ejemplo meditar al iniciar o cerrar el día.

Este es un ejercicio que ayuda a entender las emociones, a observar las experiencias sin juzgar y avanzar en la vida con una mirada fresca y positiva.

Una vez tengas presente que el primer paso para construir una vida con proposito es conectar contigo, el siguiente punto es, empezar.

Empieza con lo que tengas, con lo que puedas pero empieza. Lo que hagas hoy en realidad impacta en tu mañana.

Tal vez al empezar sea complejo y parecerá un camino sin brújula, pero si mantienes tu presencia en el ahora, paso a paso encontrarás señales que te ayudarán.

¿Creas excusas?

Para crear una vida con proposito podemos llegar a pensar que se necesita mucho tiempo y con la rutina dará, los minutos son el último recurso libre que se tiene.

Pues te comentamos que aunque las rutinas son cada vez más efímeras y rápidas, también es cierto que es mejor avanzar 10 minutos diarios en un objetivo que intentar cumplir una gran meta en un solo día.

Dentro de Pura Mente decimos, “recuerda que es una carrera de fondo, no son 100 metros” para tener presente que debemos cuidar nuestros recursos emocionales para avanzar de una manera equilibrada.

Para crear una vida con proposito es algo similar, es una VIDA COMPLETA, un camino que se construye con el día a día.

Por lo tanto tomar una pausa en la rutina para encontrar o conectar con nuestro propósito no es un lujo, sino una necesidad.

No podemos llenar el tanque de combustible, si mantenemos el carro el movimiento ¿verdad?

Cuatro preguntas que te ayudarán

Una vida con proposito se construye poco a poco, por ello te compartimos estas preguntas que puedes mantener muy cerca en tu cuaderno diario para responderlas con frecuencia.

Pregunta 1: ¿Qué me genera entusiasmo?

La curiosidad es tu amiga que viene a enseñarte un poco más de la persona que eres en realidad.

Tal vez estés en un trabajo o un lugar en que no te sientes del todo feliz. Puede que tengas cierta “seguridad” pero algo en tu interior te dice que no está del todo bien.

Es aquí donde llega la curiosidad como maestra y brújula para enseñarlos el camino que siempre hemos querido, pero lo hemos silenciado por razones personales, culturales, familiares o sociales.

Pregúntate constantemente ¿qué me genera entusiasmo?, cada una de las respuestas que te entregues serán como semillas de oro que iluminan tu camino

Un ejercicio muy interesante, es que en las noches, después de hacer tu meditación de introducción o para tener un descanso renovador, pregúntate ¿qué me gen