Según la OMS más de 300 millones de personas enfrentan la ansiedad. Conoce los sintomas de ansiedad y como reducirlos.

Para reducir la ansiedad, primero debemos entender que es.

Se puede describir la ansiedad como un sentimiento de nerviosismo, miedo o preocupación ante un suceso que puede ocurrir.

Junto a la ansiedad llegan otras emociones y rasgos como el estrés, la angustia o la depresión.

Es un sentimiento que al día de hoy se muestra como algo “normal” pues cada vez más personas lo padecen.

De hecho, según la OMS, a nivel global, se reportan más de 300 millones de personas que confirman vivir o experimentar en algún momento la ansiedad.

Por otro lado, es importante tener claro que la ansiedad es un rasgo natural, siempre ha acompañado al ser humano y siempre lo hará.

Al ser un rasgo natural, trae beneficios y también complicaciones cuando se sale de nuestro control y es de manera permanente.

En palabras de Pedro Fernández, guía de meditación oficial de Pura Mente, “La ansiedad está causada por nuestra “biología” y nuestra predisposición genética. Así como también por nuestros puntos de vista, hábitos condicionados y estrés. A menudo es una respuesta a problemas futuros.”

Un gran resumen sobre qué es la ansiedad y por qué surge, se encuentra en la última oración: “A menudo es una respuesta problemas futuros”

Como seres humanos, por nuestro rasgo de supervivencia, buscamos tener el control de nuestro entorno y situaciones para lograr sentirnos seguros.

En el lado positivo, esto nos ayuda a planificar y prever algunos riesgos, sin embargo, cuando tenemos miedo, preocupación o tensión a las situaciones futuras no solo estamos afectando nuestra visión en la vida, también estamos desconectándonos del momento más importante, el ahora.

¿Cuáles son los sintomas de ansiedad?

La ansiedad se refleja de diferentes formas en cada persona, sin embargo, existen algunas señales que se presentan con mayor frecuencia.

Despertarse durante las noches.

Este síntoma es uno de los más delicados que trae la ansiedad, pues afecta nuestro energizante natural más potente: el descanso durante las noches.

Si durante las noches te despiertas en las madrugadas o te cuesta conciliar el sueño, es importante que hagas un análisis a tus rutinas nocturnas y a la primera acción que haces al despertar.

Por ejemplo, si antes de dormir estás dentro de tu cama revisando tu perfil de instagram o respondiendo correos para “intentar quedarte dormido”, es un hábito que deberías hacer seguimiento para reducirlo.

La razón, es porque las pantallas influyen en el ritmo circadiano del ser humano.

Nuestra mente no diferencia entre la luz artificial y natural, así que cuando estas a punto de descansar y revisas tu celular, tu mente cree que aún es de día y no desarrollará los procesos naturales que te ayudarán a tener un descanso renovador.

Tener consciencia de las acciones que tienes automatizadas en tu día a día, ayudará a mejorar los hábitos, reducir la ansiedad que los genera y renovar tu descanso.

Tensiones musculares sin aparente razón

La ansiedad con el tiempo se va acumulando y se refleja como un peso constante en el cuerpo, como consecuencia de ello aparecen las tensiones musculares sin aparente razón.

Si durante varios días, experimentas dolores de cabeza frecuentes o de espalda, es momento para que tomes una pausa e intentes relajar los músculos del cuello y cintura.

Muchos de los dolores de cabeza son generados por tensiones musculares en el cuello, por esta razón un masaje suave y una serie de meditaciones profundas te ayudarán a reducir estas tensiones.

Nadie puede llevar varios kilos sobre sus hombros durante mucho tiempo sin ver alguna consecuencia en su cuerpo y a veces la ansiedad pesa.

Nerviosismo constante

Uno de los sintomas de ansiedad más difíciles de identificar, es vivir en constante nerviosismo, con un temor ante lo que pueda llegar a suceder en un futuro no muy lejano.

Este nerviosismo se puede camuflar entre las emociones rutinarias, sin embargo, vivir en frecuente miedo ante el futuro no es sano y si alimenta poco a poco los síntomas de la ansiedad.

Es cierto que actualmente vivimos en tiempo de incertidumbre y cambio, sin embargo, son tiempos también de oportunidades y crecimiento.

Antes estas temporadas ayuda de gran manera traer nuestra atención al momento presente, desarrollar hábitos clave que ayuden a nuestro bienestar y enfoque como la meditación y el ejercicio y crear un plan de objetivos que queremos lograr en los próximos meses.

Dos hábitos que te ayudaran a reducir los sintomas de ansiedad

Los hábitos que verás a continuación, son “hábitos clave”, son prácticas que al incorporarse en tu vida, poco a poco impactan de manera positiva otras áreas como tu relaciones, trabajo y crecimiento personal o profesional.

Medita

La meditación o mindfulness es una práctica que cada año es más reconocida en el mundo.

Se ha demostrado con diferentes estudios científicos los efectos positivos que trae a la mente, cuerpo y emociones.

De manera concreta y simple el mindfulness nos ayuda a estar presentes. Así de sencillo.

En un mundo con un sin fin de distracciones y preocupaciones la meditación llega a la vida para tomar con calma cada momento y lograr enfocar nuestra mente y sentidos al ahora.

La práctica de la meditación puede reducir un 30% los síntomas del estrés y la ansiedad

Un estudio desarrollado en la Universidad de Stanford confirma que la práctica de la meditación reduce de manera importante los síntomas relacionados con el estrés y la ansiedad e incrementa la sensación de control sobre la vida.

¿Cómo puedo implementar la meditación?

El mindfulness te invita a enfocarte en ti solamente durante 10 o 15 minutos al día.

La manera más sencilla de implementar la meditación es iniciar con sesiones guiadas de corta duración y practicarlas antes de iniciar tus responsabilidades o al terminar el día.

En cuanto al lugar y postura, para iniciar lo más importante es que te sientas cómodo/da. No es un requisito que estés con las piernas entre cruzadas.

Sin ningún problema puedes practicar las sesiones de meditación guiada ubicado/da en una silla, en tu cama y almohada. No olvides lo más importante es que te sientas cómodo/da.

Si te interesa implementar la meditación a tu rutina de una manera natural y sencilla te invitamos a que inicies por aquí.

Hacer ejercicio

Una actividad física constante desarrolla un cuerpo sano y con un cuerpo sano tendremos también una mente equilibrada.

Las dos están conectadas, si cuidas una, beneficias a la otra.

El ejercicio produce endorfinas en el cuerpo lo cual provoca una sensación de bienestar y felicidad.

Si combinas la meditación con ejercicio dentro de tus rutinas diarias, en muy poco tiempo podrás ver efectos positivos en ti.

¿Cómo implementar el ejercicio?

Para empezar a hacer ejercicio en tus semanas, no necesitas pasar horas en un gimnasio.

Según expertos, basta con lograr empezar con 30 o 45 minutos de ejercicio durante 4 o 5 veces por semana.

Puedes empezar haciendo caminatas cortas, de esta manera podrás ir experimentando los beneficios del ejercicio que también te darán la motivación necesaria para seguir implementando la actividad física en tu día a día.

Así que recuerda que para reducir los sintomas de ansiedad, la respuesta esta en tus hábitos.

Con seguridad si empiezas a implementar estos dos hábitos sencillos en tu rutina, al momento en que llegue la ansiedad, notaras como de manera natural la enfrentas y dominas. Serás deportista de alto rendimiento de la vida.

Esperamos estas herramientas te sean de ayuda.

Te invitamos a que compartas este artículo con quien creas que le será de ayuda y hagamos juntos un mundo con más bienestar, tranquilidad y felicidad.

Comparte

Share on facebook
Facebook
Share on twitter