Te compartimos en esta ocasión cuatro técnicas de relajación en el trabajo. Serán de gran utilidad para lograr evitar y reducir las tensiones en tu rutina.

Se calcula que a nivel global más de 300 millones de personas confirman sentir algún síntoma relacionado con el estrés o la ansiedad.

El estrés es un rasgo emocional natural, viene desde la época de nuestros ancestros.

Las tribus de nuestros antepasados, al enfrentarse ante los diferentes riesgos de su entorno como otras tribus, clima o depredadores desarrollaban alteraciones como el estrés o en la ansiedad como un rasgo de defensa y supervivencia.

Estos rasgos los ayudaban a reaccionar ante alguna situación para enfrentarla de manera intuitiva.

De esta manera el estrés es un rasgo natural. Es una emoción que comunica nuestro cuerpo para comunicar que nos podemos estar enfrentando a alguna situación de “peligro”.

Como seres humanos nunca podremos eliminar el estrés de nuestra vida, hace parte del abanico de emociones que tenemos como seres vivos.

El problema no radica en el estrés sino en el manejo que tenemos sobre esta alteración y cómo podemos reducirla ante las situaciones diarias.

Está claro que hoy no nos enfrentamos ante la amenaza de un dientes de sable o la colonización de una tribu enemiga.

Hoy el estrés puede ser causado por la rutina del humano moderno, la carrera por lograr el éxito socialmente aceptado y la aceptación cultural.

Además de estos, uno de los orígenes más comunes del estrés es el trabajo.

Aunque el trabajo dignifica y ayuda al desarrollo individual y comunitario, por su misma evolución también presenta algunos retos.

Cada vez es más común que integrantes de equipos de trabajo se diagnostiquen con el “síndrome del trabajador quemado” o más conocido como el burn-out.

Este síndrome se presenta porque los niveles de estrés y tensión llegan a niveles tan altos que el trabajador/ra no puede continuar con sus responsabilidades a nivel físico, emocional ni mental.

El síndrome del trabajador quemado al día de hoy es catalogado como una enfermedad internacional por parte de la OMS.

Esto con el fin de darle visibilidad y que las empresas puedan crear estrategias para reducir este síndrome y en general el estrés causado por el trabajo.

Hoy te queremos compartir 4 técnicas de relajación en el trabajo las cuales te pueden ayudar a sentir más plenitud, calma, resiliencia y enfoque en tu trabajo.

En Pura Mente creemos que el trabajo puede (y debe) ir de la mano con diversión, desarrollo, plenitud y felicidad.

Técnicas de relajación en el trabajo

Meditación y recordatorios para estar en el ahora

Una de las causas por las cuales se genera el estrés laboral es por la angustia a lo que puede llegar a pasar el día de mañana o por el acto de juzgar a los sucesos que ocurrieron el día de ayer.

La primera técnica de relajación en el trabajo es sencilla: Mantén tu atención en el la hora.

Si logramos sincronizar nuestra mente emociones y cuerpo a estar viviendo el momento presente con seguridad nuestra productividad y calma se incrementarán.

Nos estaremos quitando una gran carga de nuestros hombros, pues estaremos siendo conscientes de que lo único que interesa es este momento.

Míralo de esta forma, si te enfocas completamente en la hora los resultados del futuro serán positivos, pues habrás disfrutado y entregado lo mejor de ti al momento presente.

Para ello puede realizar diferentes tipos de ideas o ejercicios.

Uno de los más efectivos es la práctica diaria de la meditación o el mindfulness, la cual con tan sólo cinco minutos al día podrás ver resultados en muy corto tiempo.

Si te interesa conocer la mejor forma para empezar a meditar puedes empezar aquí.

La meditación es una práctica que la puede desarrollar cualquier persona y que busca un solo objetivo: Traer nuestra atención al ahora.

Existe un gran número de técnicas de meditación, por ejemplo, esta ruta meditaciones guiadas está enfocada complemente en reducir el estrés laboral del día a día.

Otra muy buena práctica para atraer nuestra atención al ahora es ubicar recordatorios en nuestro espacio.

Puede ser cualquier tipo de objeto recordatorio, lo más importante es que sea relevante para ti, que cada vez que lo veas sepas cuál es su objetivo.

Pueden ser plantas, post-it’s o notas, algún color o algún sonido.

También podrías crear una lista de las cosas más representativas para ti para que las puedas ir intercambiando cada mes. Esto con el fin de qué no se conviertan en paisaje y pierdan la intención.

Respira

La respiración es una de las herramientas más útiles y más subestimadas en la actualidad.

Contamos con ella la mayor parte de nuestro tiempo, sin embargo, a veces no somos conscientes de cómo entra y sale en nuestro cuerpo.

Menos de como segundo a segundo está ayudando a que todos nuestros órganos funcionen de la manera correcta.

Las abuelas y las mamás siempre han tenido razón con su clásico consejo: “Respira y cuenta hasta 10”.

Este pequeño ejercicio es un primer gran paso para enfrentar algún momento de estrés o tensión.

Además de hacer ejercicios de respiración consciente como la meditación, puedes practicar simplemente respirar algunos segundos entre cada tarea.

En verdad, esto ayuda a que cierres la tarea que estabas desarrollando y puedas iniciar una nueva, literalmente con nuevo aire, una nueva mentalidad y actitud.

Uni-task

El multi-tasking o el desarrollo de múltiples tareas al mismo tiempo Es un hábito cada vez más común en las jornadas laborales a nivel global.

Se ha llegado a creer que quien logre avanzar con varias tareas al tiempo es una persona más productiva y eficiente.

La ciencia confirma que esta creencia está alejada de nuestra realidad.

Nuestra mente es mucho más efectiva cuando desarrolla una tarea a la vez.

Esto en el corto, mediano y largo plazo previene retrocesos, inconvenientes y errores que se pudieron evitar con un trabajo enfocado y no de rapidez.

El enfocar la atención en desarrollar una tarea a la vez no sólo mejorará tu productividad sino también alimentará tu sensación de felicidad.

Verás como un trabajo enfocado y en calma puede crear resultados increíbles.

Escribe todos los días.

Uno de los hábitos más comunes dentro del grupo de líderes/sas ejemplares es el llevar un diario con sus pensamientos y emociones.

El acto de registrar lo que sentimos y pensamos ayuda a tangibilizar la emoción lo cual nos puede ayudar como un ejercicio de “descarga” emocional y también para identificar patrones que podemos evitar en un futuro.

Por ejemplo, si estamos en alguna reunión de trabajo y algún compañero hace algún comentario que despierta alguno de los síntomas de estrés, podemos escribirlo.

De esta manera podemos tener muy claro este pequeño hallazgo y así con ejercicios de respiración como la meditación, podemos evitar que el estrés se despierte por una situación similar.

También puedes implementar el hábito de escribir antes y después de la meditación para que así puedas ver los efectos que esta práctica tiene y como día a día tu estado de ánimo se transforma.


Aunque el estrés es una emoción natural no quiere decir que debamos vivir con ella en las áreas de nuestra vida.

Nuestro trabajo pretende darnos crecimiento y desarrollo, así que no necesitamos estrés en nuestra rutina laboral.

Te invitamos a que pongas en práctica estas cuatro técnicas de relajación en el trabajo y las puedas compartir con quien creas que le puede ser de ayuda.

Hagamos juntos un lugar con más plenitud, calma y felicidad.

Leave a Comment

Descubre los beneficios que la meditación tiene para tu equipo
Empieza ahora a construirla con Pura Mente.

Pura Mente 2021 © Todos los derechos reservados