3 hábitos para reducir el estrés laboral | Pura Mente

Pura Mente

3 hábitos para reducir el estrés laboral

Meditacion en oficina

Te compartimos los hábitos para reducir el estrés laboral, uno de los rasgos que más depresión y ansiedad puede llegar a generar. Evítalo ahora.

Es verdad que el trabajo es una parte fundamental de nuestra vida, gracias a ella nos desarrollamos, crecemos, fortalecemos nuestras habilidades y conectamos con otras personas.

Es un área esencial para nuestra vida, un medio para alcanzar sueños, logros y metas, sin embargo al día de hoy, las rutinas de trabajo pueden llegar a ser abrumadoras y desconectadas con nuestra vida personal.

En la era moderna junto al trabajo, llegan cargas de estrés muy altas y aunque al día de hoy suene como algo común y normal de la vida laboral, no lo es y es muy importante enfrentarlo.

De hecho la OMS -Organización Mundial de la Salud- en los últimos años ha declarado al estrés laboral como una de las enfermedades con mayor crecimiento del S.XXI.

El Burnout, sindrome del trabajador “quemado” o exhausto, ha sido calificado internacionalmente como una enfermedad y problema de salud actual.

¿Un día normal de trabajo?

Por momentos pareciera que no hemos terminado de despertar cuando ya estamos revisando mails, mensajes, pendientes y una que otra publicación en nuestras redes sociales.

Después llega el medio día, ya con algunas tareas hechas durante la mañana pero también nuestra lista pendientes se ha alimentado.

En el almuerzo (el espacio en el que deberíamos comer en calma), revisamos más mails y mensajes, algunos positivos y otros con retos que tendremos que asumir durante la tarde, aunque no estaban planeados para el día.

Cuando menos nos damos cuenta la tarde ha avanzado como un auto de carreras y de repente nuestro jefe nos llama para decirnos…

🏢 Versión trabajo presencial: “Lo siento pero hoy te tienes que quedar más tiempo”

🖥 Versión teletrabajo (forzado por cuarentena): Notificación de invitación a una reunión entre las 19 y 21hrs

Ya teniamos planes para hacer en la noche, tal vez un poco de Netflix en pareja y alguna pizza porque no hay tiempo (ni alientos) para cocinar algo diferente y saludable.

Ahora ya tendremos que suspender ese plan para continuar en nuestro trabajo.

Cerramos el compu, lo hemos logrado, en su gran mayoría por nuestra cuenta, pues en el equipo no hay una buena comunicación y no tenemos claridad si todo esta alienado, sin embargo, hemos cumplido con la gran mayoría de metas.

Ahora nos tenemos que enfrentar al silencio de la noche y el ruido de los pensamientos:

“¿Habrá quedado algún pendiente?” “Necesito aprender a hacer esto pronto” “Como puedo mejorar mis resultados” “¿Tendré este trabajo seguro para el próximo mes?” “Mañana podré terminar un poco más temprano para…”

Los pensamientos son interrumpidos por una notificación del celular (olvidamos ponerlo en silencio). Vemos el mensaje. Un Whatsapp, cercano a la media noche, por parte del jefe, para informarnos la lista de tareas para el día de mañana.

Cerramos los ojos, cuando de repente suena la alarma, pareciera que solo han pasado cinco minutos de sueño.

La historia empieza de nuevo.

¿Este debería ser un día normal de trabajo? ¿Dónde esta el crecimiento, la motivación y la plenitud al final del día?

Este es el tipo de rutinas que se repite día tras día en la vida de muchas personas. (Es la versión light y no en cuarentena, donde las jornadas se han convertido en interminables).

¿Por qué se genera el estrés laboral?

En cada persona, este rasgo se comporta de manera diferente, sin embargo, a modo general el estrés laboral se puede generar por algunos de estos factores:

  • Desequilibrio entre las exigencias (o autoexigencias) laborales y los conocimientos que tenemos para enfrentar estas responsabilidades. Por ejemplo, cuando nos entregan tareas que están fuera de nuestro cargo acordado.
  • Falta de comunicación en el equipo.
  • Auscencia de apoyo por líderes y el equipo.
  • Trabajos con plazos muy estrictos.
  • Exceso o escasez de trabajo.
  • Desconexión entre vida laboral y personal.

3 hábitos para enfrentar el estrés laboral

Esta claro que nuestro trabajo es importante para nuestras vidas, sin embargo, cuando la presión de nuestras actividades laborales empieza a afectar la salud mental, emocional y física es importante equilibrarla y reorganizarla.

Prueba en implementar estos tres hábitos dentro de tus rutinas, puede ayudar a reducir el estrés laboral.

Relacionado

¿Tengo estrés laboral? Conoce sus efectos más importantes

🌙 Hábito #1: Desconexión

En nuestra mente todo el tiempo podemos llegar a estar pensando que alguna tarea olvidamos por cumplir.

Creemos que todo el tiempo debemos estar haciendo algo para sentir que somos “productivos”, sin embargo, la productividad se puede alcanzar con mejor resultado al tomar descansos y pausas.

Por ejemplo, si tomáramos entre 20 y 30 minutos de manera consciente (realmente consciente) para nuestra alimentación, el rendimiento de la tarde o resto de día, sería mucho mayor.

Para un colaborador o trabajador entregado a su trabajo y misión, una vacaciones no son un regalo de la empresa, son una necesidad.

Si por alguna razón, en este momento no puedes tomar unas vacaciones, puedes aplicar el hábito de crear pausas y horarios de desconexión en tu día.

Este hábito es sencillo pero muy poderoso. Te ayudará a despejar tu mente y trabajar con más enfoque y calma.

Relacionado

[RUTA] Meditación para el estrés laboral

Ejercicios para desarrollar la desconexión.

Meditación guiada para conectarte con tu interior

Más del 80% de las personas que meditan confirman sentir una reducción importante en el estrés, la ansiedad y los rasgos de depresión.

La meditación es una práctica milenaria que ayuda a desarrollar las zonas del cerebro relacionadas con la felicidad, concentración, calma, paz, empatía, resiliencia y muchas más.

Relacionado

👉 ¿Cómo empezar a meditar?
👉 La ruta definitiva para empezar a meditar

Además, a diferencia de lo que muchas personas pueden llegar a pensar, la meditación es una práctica que solo necesita 5 o 10 minutos diarios para empezar a expermientar resultados en el comportamiento y actitud ante las situaciones de estrés y de la vida en general.

Dentro de Pura Mente, podrás encontrar sesiones de meditación guiada 100% en español enfocadas en tomar pausas activas durante el día, reducir el estrés, tener un mejor descanso, incrementar la felicidad y muchas más.

La meditación puede ser una aliada importante para reducir el estrés laboral.

Encuentro gratuito de meditación. Descubre cómo puedes empezar a meditar y tips que te ayudarán a mantener la calma y la paz en tu rutina.

Establece horarios

Una de las razones por las cuales se desarrolla el estrés es porque tenemos jornada eternas de trabajo y si estamos en casa, no tenemos clara la linea de inicio y fin de nuestras labores.

Para reducir el estrés laboral es importante delimitar estos espacios.

En tu agenda puedes crear eventos que te ayuden a tener siempre presente tus espacios de inicio y cierre de trabajo, las pausas activas de 10 minutos y el momento en que te gustaría apagar las notificaciones de tu celular.

Equilibrio entre vida personal y laboral
Este es un ejemplo de cómo puedes organizar tu horario y tener de manera automática recordatorios. Implementa el hábito de la desconexión.

Tu hora de comer es sagrada

Tu cuerpo es reflejo de lo que consumes.

Por el estrés laboral y los afanes del día a día, a veces no le prestamos la suficiente atención a nuestra alimentación lo cual en un mediano o largo plazo puede reflejarse en retos de salud.

Lo que hagas hoy para tu cuerpo y mente, lo veras dentro de unas semanas o meses, por esto es tan importante que la hora de comer sea un espacio para disfrutar de tus alimentos y tomar un respiro.

Reducir el estrés laboral puede depender mucho de la forma en que te alimentas.

Para que tus momentos de comida sean más saludables te recomendamos:

  • No tener pantallas cerca: No solo son distractores también comes a la velocidad en que ves las imágenes en la pantalla lo cual puede provocar una digestión pesada.
  • Si tal vez no puedes tomarte una hora para almorzar, desconéctate en los minutos que permita tu horario. Son indispensables para un buen rendimiento.
  • Intenta preparar tus alimentos. Esto ayuda a que la conexión con lo que consumes sea más fuerte también puede incrementar tu sentimiento de gratitud y satisfacción personal.

Relacionado

Desarrolla una alimentación consciente con sesiones de meditación

🖐🏼 Hábito #2: Límites

Este hábito esta muy relacionado con los anteriores, pues consiste en crear limites dentro de nuestro espacio laboral.

¿A que nos referimos con límites?

En ocasiones, por nuestro sentido de responsabilidad aceptamos y buscamos cumplir con un gran número de tareas en un tiempo muy reducido.

Es importante conocer hasta que límite podemos cumplir para saber en que punto debemos decir: No.

Si nosotros cumplimos con nuestro trabajo, decir “no” ante una tarea o propuesta, no es irresponsable ni dará una imagen de negativa ante nuestro equipo, por el contrario ayudará a tener orden en tus tareas y establecer mayor organización en los tiempos de trabajo.

Puede que no sea fácil empezar a dibujar estos límites, pues cada equipo es diferente. Puedes plantearlos gradualmente.

Empezando por tus límites personales (como horarios de trabajo, desconexión y alimentación) e ir escalando a límites de reuniones, entregas, agendas y tareas.

🚀 Hábito #3: Organización

Hay semanas en las que pareciera que el tiempo no va alcanzar para todo lo que debemos hacer y cumplir.

Esta sensación, si no la sabemos controlar, puede llevar a sentirnos abrumados, como si estuvieramos dentro de una montaña de tareas interminables por hacer.

Para lograr evitar esta sensación es importante desarrollar hábitos de organización de tareas y espacios para que de esta forma nuestra mente tenga las ideas en orden y nuestro cuerpo se pueda adaptar mejor a los entornos.

Organización de tareas

Uno de los métodos más efectivos y populares es el “cuadrante de prioridades”.

En él podemos organizar por cuatro tipo de prioridades nuestras tareas del día, con el fin de tener un enfoque más claro en que debemos terminar de primeras y no llegar a perdernos en detalles del día.

Tip

Al finalizar tu jornada o antes de empezar tu día puedes escribir en un papel o en tu app de tareas preferida, las responsabilidades en el orden de prioridad que quieres cumplir.

Organización de espacio

Nuestro entorno influye directamente en el cuerpo y la mente. De que tan cómodo este nuestro espacio para nosotros depende el nivel de productividad, concentración y creatividad que tengamos.

Por momentos puede que nuestro escritorio u oficina este lleno de papeles, post-it con ideas, libros por leer o artículos de referencia. Por el día a día puede llegar a ser normal, sin embargo es bueno que una vez al día o una vez a la semana tomes un espacio para organizarlo todo.

Puedes dividir tu escritorio u oficina por secciones de categoría.

Esto te puede ayudar a que todo lo que este relacionado con este tema sea ubicado en esa zona.

De esta manera te será más sencillo organizar todo el material o pendientes físicos.

Ergonomía

La forma en que te sientas frente a la computadora o espacio de trabajo también influye a tu rendimiento y estrés laboral.

Si tienes una postura encorbada durante mucho tiempo, con seguridad se podrán generar tensiones en el cuerpo.

Esto sumará una mayor carga de estrés a tu cuerpo y mente.

Para ello te recomendamos tener como guía el siguiente video (versión en inglés)


Esperamos puedas implementar los tres hábitos a tu rutinas diarias y que sean de ayuda para enfrentar esas semanas que llegan con estrés.

Te invitamos a compartir este artículo a quien creas que pueda ayudar. Hagamos juntos, un mundo con menos estrés y con más satisfacción en el trabajo.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *