Meditacion en oficina

Te compartimos los hábitos para reducir el estrés laboral, uno de los rasgos que más depresión y ansiedad puede llegar a generar. Evítalo ahora.

Es verdad que el trabajo es una parte fundamental de nuestra vida, gracias a ella nos desarrollamos, crecemos, fortalecemos nuestras habilidades y conectamos con otras personas.

Es un área esencial para nuestra vida, un medio para alcanzar sueños, logros y metas, sin embargo al día de hoy, las rutinas de trabajo pueden llegar a ser abrumadoras y desconectadas con nuestra vida personal.

En la era moderna junto al trabajo, llegan cargas de estrés muy altas y aunque al día de hoy suene como algo común y normal de la vida laboral, no lo es y es muy importante enfrentarlo.

De hecho la OMS -Organización Mundial de la Salud- en los últimos años ha declarado al estrés laboral como una de las enfermedades con mayor crecimiento del S.XXI.

El Burnout, sindrome del trabajador “quemado” o exhausto, ha sido calificado internacionalmente como una enfermedad y problema de salud actual.

¿Un día normal de trabajo?

Por momentos pareciera que no hemos terminado de despertar cuando ya estamos revisando mails, mensajes, pendientes y una que otra publicación en nuestras redes sociales.

Después llega el medio día, ya con algunas tareas hechas durante la mañana pero también nuestra lista pendientes se ha alimentado.

En el almuerzo (el espacio en el que deberíamos comer en calma), revisamos más mails y mensajes, algunos positivos y otros con retos que tendremos que asumir durante la tarde, aunque no estaban planeados para el día.

Cuando menos nos damos cuenta la tarde ha avanzado como un auto de carreras y de repente nuestro jefe nos llama para decirnos…

🏢 Versión trabajo presencial: “Lo siento pero hoy te tienes que quedar más tiempo”

🖥 Versión teletrabajo (forzado por cuarentena): Notificación de invitación a una reunión entre las 19 y 21hrs

Ya teniamos planes para hacer en la noche, tal vez un poco de Netflix en pareja y alguna pizza porque no hay tiempo (ni alientos) para cocinar algo diferente y saludable.

Ahora ya tendremos que suspender ese plan para continuar en nuestro trabajo.

Cerramos el compu, lo hemos logrado, en su gran mayoría por nuestra cuenta, pues en el equipo no hay una buena comunicación y no tenemos claridad si todo esta alienado, sin embargo, hemos cumplido con la gran mayoría de metas.

Ahora nos tenemos que enfrentar al silencio de la noche y el ruido de los pensamientos:

“¿Habrá quedado algún pendiente?” “Necesito aprender a hacer esto pronto” “Como puedo mejorar mis resultados” “¿Tendré este trabajo seguro para el próximo mes?” “Mañana podré terminar un poco más temprano para…”

Los pensamientos son interrumpidos por una notificación del celular (olvidamos ponerlo en silencio). Vemos el mensaje. Un Whatsapp, cercano a la media noche, por parte del jefe, para informarnos la lista de tareas para el día de mañana.

Cerramos los ojos, cuando de repente suena la alarma, pareciera que solo han pasado cinco minutos de sueño.

La historia empieza de nuevo.

¿Este debería ser un día normal de trabajo? ¿Dónde esta el crecimiento, la motivación y la plenitud al final del día?

Este es el tipo de rutinas que se repite día tras día en la vida de muchas personas. (Es la versión light y no en cuarentena, donde las jornadas se han convertido en interminables).

¿Por qué se genera el estrés laboral?

En cada persona, este rasgo se comporta de manera diferente, sin embargo, a modo general el estrés laboral se puede generar por algunos de estos factores:

  • Desequilibrio entre las exigencias (o autoexigencias) laborales y los conocimientos que tenemos para enfrentar estas responsabilidades. Por ejemplo, cuando nos entregan tareas que están fuera de nuestro cargo acordado.
  • Falta de comunicación en el equipo.
  • Auscencia de apoyo por líderes y el equipo.
  • Trabajos con plazos muy estrictos.
  • Exceso o escasez de trabajo.
  • Desconexión entre vida laboral y personal.

3 hábitos para enfrentar el estrés laboral

Esta claro que nuestro trabajo es importante para nuestras vidas, sin embargo, cuando la presión de nuestras actividades laborales empieza a afectar la salud mental, emocional y física es importante equilibrarla y reorganizarla.

Prueba en implementar estos tres hábitos dentro de tus rutinas, puede ayudar a reducir el estrés laboral.

Relacionado

¿Tengo estrés laboral? Conoce sus efectos más importantes</