Posiciones para meditar

Posiciones para meditar: 7 pasos para practicar sin dolor

Las posiciones para meditar hacen la diferencia entre una buena práctica y una que no. Una de las razones por las que las personas dejan de meditar es por las posturas. Conoce 7 pasos rápidos que te ayudarán a crear una postura para meditar sin dolor.

La meditación es una práctica natural y universal, para empezar a meditar cualquier persona lo puede hacer sin importar su creencia, ubicación o estado físico.

Puedes hacer meditaciones para dormir, reducir el estrés o incrementar tu calma, cada meditación te ayudará a incrementar tu bienestar general. 

Para hacer esta práctica no se necesita una postura de meditación compleja, tensa y avanzada, es mucho más fácil de lo que se cree.

Las posiciones para meditar siempre deben buscar dos objetivos, favorecer la relajación y atención, es por esta razón que siempre recomendamos meditar de manera sentada dado que si elegimos acostarnos el cuerpo se relajara demasiado y perder al foco en la práctica.

7 pasos: Posturas para meditar sin dolor o tensión

  1. La postura para meditar debe buscar un apoyo para la espalda, puede ser una pared. En caso de que tengas alguna incomodidad en tu cadera o rodillas acomódate en una silla.

    Mantén tu espalda derecha para permitir el flujo libre de la energía, esto favorecerá a la atención durante toda la practica.

Posiciones para meditar

  1. Si estás en el suelo, utilizar una almohada o manta doblada y siéntate en la parte delantera. De esta forma comunicarás la base de las caderas con la columna y el conjunto de todo el torso hasta la cabeza y cráneo.

  1. Mueve suavemente la pelvis hacia adelante para mantener la curva natural de la columna. Si lo necesitas puedes poner algunas almohadas debajo de las rodillas.

Postura de meditacion

  1. Ubica tu coronilla hacia el cielo y mueve el mentón suavemente hacia adentro. Esto ayudará a que tu cuello se mantenga firme y sin tención durante tu postura de meditación.

  1. Mantén tus hombros relajados y deja caer tus manos sobre los muslos o sobre la falda. Recuerda que las posiciones para meditar deben ser cómo