¿Es posible tener cero estres? En este artículo te compartimos recomendaciones y secretos que te ayudarán a lograrlo.

Es definitivo que el estrés en los últimos meses ha tenido un crecimiento importante, solo a nivel personal sino también a nivel social.

Hoy podemos encontrar desde niños con síntomas de estrés infantil, personas que enfrentan el estrés laboral y adultos de la tercera edad con estrés por la soledad, aburrimiento o rutina.

La OMS confirma que más de 300 millones de personas enfrentan a ese «enemigo» común llamado estrés.

Si revisamos un poco nuestra historia, podemos encontrar que uno de los actores más comunes en cada época de la civilización ha sido el estrés. De hecho, nuestros antepasados en la prehistoria, experimentaban el estrés y la ansiedad como «herramientas» para enfrentar los desafíos de aquellos días, como las invasiones, amenaza de animales y luchas con otras tribus.

El estrés puede traer cualidades positivas a nuestra vida, en un ambiente controlado, esta alteración nos ayuda a tener un enfoque y acción en las tareas que debemos cumplir, sin embargo, cuando se sale de control empezamos a experimentar síntomas que influyen en nuestra salud emocional, física y mental.

Efectos del estrés

Los efectos en cada persona pueden variar, te compartimos aquellos que se presentan con mayor frecuencia:

Efectos físicos:

  • Dolores cabeza
  • Malestar estomacal
  • Problemas para dormir
  • Cansancio físico
  • Dolores musculares
  • Cardiopatías
  • Trastornos digestivos

Efectos mentales:

  • Pensamientos pesimistas
  • Estado irritable
  • Poca relajación
  • Cansancio mental

Efectos emocionales:

  • Sentimiento de descontento en el trabajo.
  • Desgaste en relaciones personales.

Aunque el estrés hace parte de nuestros días es verdad que existen diferentes técnicas que podemos poner en práctica para lograr llevar los niveles a lo más mínimo y porque no lograr un nivel de cero estres.

No es el estrés lo que nos mata, sino como reaccionamos a él . Hans Selye

Trucos para tener cero estres

1. Medita

La meditación es una de las prácticas que más ayuda a conseguir cero estres pues tiene como objetivo traer nuestra atención al momento más importante: El ahora.

Gracias a investigaciones científicas, se ha podido demostrar que la meditación, después del primer mes, puede reducir alrededor de un 30% los síntomas relacionados con el estrés.

Lo mejor es que estos beneficios se pueden empezar a experimentar en un corto tiempo. Desde la primera sesión puedes llegar a sentir mayor enfoque y tranquilidad.

Si no estás muy familiarizado con el hábito de meditar puedes empezar por el artículo de ¿Cómo meditar? La guía para principiantes.

La meditación es una práctica que se puede hacer en cualquier lugar, siempre y cuando sea un espacio tranquilo, personal y silencioso.

Para empezar, siempre recomendamos hacer la práctica de la meditación en las mañanas, antes de empezar las tareas del día a día.

Es cierto que lo puedes hacer en cualquier momento del día, sin embargo, para poder implementar el hábito de la manera más natural las mañanas son perfectas para ir adaptando tu cuerpo y mente a esta nueva rutina.

En el caso de qué no puedas practicar la meditación antes de empezar el día, siempre que sientas estrés recuerda que puedes tomar una pausa y tomar algunas respiraciones profundas. Siempre te ayudará a traer tu atención al presente.

Te invitamos a que empieces a meditar desde el día de hoy. Con solo cinco minutos en una sesión de meditación en la app de Pura Mente, sentirás diferencia.

2. Duerme bien

Una de las causas por las cuales se genera el estrés es por un mal descanso en las noches. Es una herramienta básica y muy efectiva para conseguir un nivel de cero estres.

Si tienes un descanso de mala calidad se crea un ciclo poco saludable pues tus días se sentirán más pesados, con menos energía y motivación.

Varios estudios científicos demuestran que el aprendizaje y la productividad se desarrolla en el descanso, se le conoce como fluctuación a este crecimiento relacionado con el buen dormir.

Aunque nuestra rutina moderna nos asegure que para ser productivos debemos estar ocupados todo el tiempo, debemos ser conscientes que esto no es así.

Cantidad no es lo mismo que calidad, y un buen descanso con seguridad te regalara más tiempo libre en el día y una mejor calidad en cada una de las tareas que desarrolles.

Una rutina nocturna para tener un buen descanso

Te compartimos algunas ideas que puedes implementar como rutina nocturna.

Está organizado para tener un descanso desde las 22:00. Lo puedes organizar como tu horario te lo permita, siempre teniendo como meta dormir mínimo 7 a 8 horas.

  • 18:00 – 19:00: Rutina de ejercicios, preferiblemente dos horas antes de dormir.
  • 19:00 -20:00: Ultima cena ligera. Apagar dispositivos electrónicos o ponerlos en modo “No Molestar”. Compartir con familia.
  • 20:00-21:00: Organización de tareas para el próximo día, preferiblemente en un papel para evitar la luz de las pantallas.
  • 21:00-21:30: Lectura, escuchar música relajante.
  • 21:30-20:00: Meditación para dormir (No debe ser 30 minutos pueden ser 5 o 10 minutos, los que te ayuden a conciliar un mejor descanso)

Puedes organizar esta rutina con las actividades que mayor bienestar te generen. Lo más importante es evitar al máximo las luces artificiales, la razón es para ayudar a tu ritmo circadiano.

3. Hacer ejercicio

El hacer ejercicio no sólo ayuda a fortalecer nuestro cuerpo también permite que nuestro cerebro genere sustancias y químicos que benefician nuestra felicidad, sentimiento de bienestar y tranquilidad.

Según expertos, para equilibrar una rutina sedentaria son necesarios 45 minutos diarios de ejercicio moderado o intenso.

El ejercicio complementado con una buena nutrición y la meditación, te ayudará a tener un mejor control del estrés y mayor concentración en el ahora.

4. Comer bien

Todo lo que entre por nuestra boca impacta en nuestros niveles de estrés.

La buena digestión, aunque parezca desconectada de la emoción del estrés, tiene gran relación y puede ayudarnos a conseguir niveles de cero estres.

Consumir alimentos con vitaminas y nutrientes positivos para nuestro cuerpo y mente ayudan a que los niveles de estrés se reduzcan de manera importante.

También es clave que puedas tener horarios fijos de alimentación consciente.

Comer en cinco minutos o frente a la computadora no es del todo sano y si puede incrementar los niveles de estrés, sin que te des cuenta.

5. Mantenerse presente

El estrés en ocasiones se puede presentar porque nos anticipamos ante situaciones que aún no han llegado.

Por esta razón, mantenerse siempre en el presente nos puede ayudar conseguir niveles más bajos de estrés.

Si alineamos nuestro cuerpo mente y emociones a la tarea que estamos desarrollando en este momento los resultados vendrán como una consecuencia natural y además estaremos disfrutando del recorrido, sin pensar tanto en la meta.

6. Aprende cosas nuevas

El estrés laboral se puede generar por un desequilibrio entre las responsabilidades que desarrollamos y el conocimiento que tenemos.

Grandes líderes de diferentes industrias dedican entre 45 minutos a una hora diaria para aprender cosas nuevas, bien sea de su trabajo o de su desarrollo personal.

Si dedicaras 30 minutos diarios a leer o aprender algún tema nuevo, en una semana habrás invertido 3 horas y media. En un mes 105 horas.

Con este nuevo conocimiento podrás desarrollar mejores soluciones a situaciones, retos o problemas del día a día.

7. Organiza tus tiempos

El sentirse abrumado/da es una de las causas más frecuentas del estrés, pues cada día tenemos más cosas por cumplir en nuestros hogares o espacios laborales.

Está claro que la vida traerá sorpresas, pero siempre va ser de ayuda tener organizados los tiempos para cada responsabilidad, en especial para el trabajo.

El estrés puede incrementar cuando no dibujamos claramente la línea que divide trabajo y vida personal.

Un consejo que es muy útil es definir las tareas antes de iniciar el día y organizarlas por orden de prioridad. De esta manera el enfoque se equilibra.

Recuerda que no todo tiene que ser para la misma hora. Todo tiene (y necesita) su tiempo.

8. Comparte con tus seres queridos

Tener un equilibrio entre la vida profesional y personal es clave para conseguir niveles bajos de estres.

Compartir tiempo de calidad, con tus seres queridos siempre va a ser reconfortante y te llenará de energía para desarrollar más tranquilidad y plenitud.

9. Comparte contigo mismo

Esta recomendación es similar al anterior.

Así como compartir con las personas más importantes aumenta el bienestar, tener un espacio personal ayuda a multiplicar la felicidad.

Entre más te conectes con tu interior, conozcas tus emociones y aprendas a escuchar tu cuerpo y mente, tu exterior se modificará también.

Para esto, la práctica de la meditación es una herramienta muy valiosa.

10. Ayudar y agradecer

Cada vez que ayudamos nos ayudamos a nosotros mismos.

El acto de ayudar a los demás, incrementa nuestra empatía y felicidad. El acto de agradecer ayuda a estar conectado con lo realmente importante.

Por consecuencia, el estrés se reduce y se aprende a controlar, pues aprenderemos que todo tiene una solución y nosotros podemos ser parte de ella.

Ahora que conoces estos trucos te invitamos a que compartas el artículo con las personas que tú crees que les puede ser de ayuda y apliques estos consejos en tus rutinas diarias.

Hagamos juntos un mundo con más plenitud, felicidad y paz.

Otros artículos:

Leave a Comment

Descubre los beneficios que la meditación tiene para tu equipo
Empieza ahora a construirla con Pura Mente.

logo-color.png
pura mente
La app de meditación mejor valorada de Latinoamérica

Pura Mente 2021 © Todos los derechos reservados