Aprender a meditar: 10 actitudes que renovarán tu vida (Parte 2)

Te compartimos 10 actitudes que te ayudarán a empezar en el camino de la meditación de una forma natural y armónica.

→ Te invitamos a conocer la parte 1 de estas 10 actitudes para aprender a meditar

La meditación ha estado entre el ser humano durante muchos años y por eso mismo se puede tener diferentes ideas sobre esta práctica.

Algunas personas pueden tener en su mente que es un ejercicio espiritual, religioso, válido solo para personas «iluminadas» o de otra época, sin embargo, estas son solo ideas culturales que se han venido creando alrededor de la meditación.

Si vamos al origen de la palabra meditación, vemos que viene del latín meditatio que significa «acción y efecto de pensar antes de actuar», es tan sencillo como eso, la meditación o mindfulness busca ayudarnos a conectar con nuestro interior para así observar nuestros pensamientos y acciones sin llegar a reaccionar.

Es como si empezarás a tomar el control de lo que quieres pensar, sentir y hacer.

En la parte 1 de esta serie veíamos las cinco primeras actitudes que te pueden ayudar a avanzar en el camino de la meditación de una forma natural y sin presiones. Algunas de las acciones de esta primera parte fueron:

No juzgar, paciencia, mente de principiante, confianza y no esfuerzo.

Ahora es momento de conocer las cinco actitudes restantes que además de serte de ayuda en la meditación, harán que tu rutina diaria y vida en general tenga mayor bienestar, tranquilidad y armonía.

Actitudes para aprender a meditar (parte 2)

Aunque en total son 10 actitudes que recomendamos tener presente en el día a día, es clave que tengas en cuenta que no todas las actitudes se dan a la vez, puede que algunas resuenen más contigo y las sientas más cercanas que otras, esto está muy bien.

Te aconsejamos fortalecer aquellas actitudes que sientas más conexión para que tengas unas bases sólidas y así tengas espacio para desarrollar las restantes.

Recuerda que todo a tu tiempo, es tu sendero y proceso.

Actitud 6: Aceptación

Dentro del curso de introducción a la meditación hay una sesión que se enfoca completamente en desarrollar esta actitud.

Dentro del contexto actual en el cual vivimos, la aceptación, es una actitud que ayuda a enfrentar los cambios drásticos y avanzar con una actitud positiva y constructiva.

Hay un cuento que explica un poco más de que se trata esta actitud:

«Todo está bien»

Un discípulo intrigado, le preguntó a su maestro:

  • ¿Nunca le acontecen situaciones que no puede resolver? No entiendo por qué siempre dice «todo está bien» cuando se le pone al corriente de alguna contrariedad o vicisitud.

El maestro sonrió y le dijo:

  • Si, todo está bien, todo está bien.
  • «Pero ¿por qué?» Preguntó escéptico e incluso irritado discípulo.

Y el maestro explicó:

  • Porque cuando no puedo solucionar una situación en el exterior, la resuelvo en mi mente cambiando la actitud. Ningún ser humano puede controlar todas las circunstancias o situaciones externas, pero sí puede aprender a controlar su actitud ante las mismas. Por eso para mí, todo está bien, todo está bien…

📸 Si este cuento resonó contigo, toma una captura y compártelo en tus redes con tu mensaje personal y etiquetándonos (@puramente.app). Digamos al mundo «Todo está bien»

Desarrollar la aceptación nos ayuda a valorar y ver las experiencias o situaciones tal y como son, aunque fueran totalmente opuestas a lo que estábamos esperando.

Aceptar un momento, no significa que tengamos que amar dicha situación, pero tampoco que tengamos que huir de ella reprimiendo las emociones.

Lograr aceptar cada situación se trata de conectar con lo que es verdad en ese momento y soltar la tendencia de querer rechazarlo. Como vemos en el cuento, todo depende de como lo enfrentes desde tu interior.

El mundo exterior siempre está en constante movimiento, es una ley natural; nada se detiene, todo se transforma, pero de ti depende como aceptas la situación y avanzas con una actitud constructiva y positiva. Recuerda TODO ESTÁ BIEN.

Las prácticas de atención plena o meditación te ayuda a entrenar esta capacidad, míralo como un calentamiento para practicar un deporte.

Cada vez que te sientas a meditar es diferente, aparecerán sensaciones, pensamientos y olas gigantes de distractores, pero al meditar aprendes a observar cada elemento sin juzgar y aceptándolas tal cual son.

Con este calentamiento o práctica diaria verás que la podrás aplicar en el deporte universal que se llama vida.

Actitud 7: Dejar ser

Es una actitud similar a la anterior, sin embargo, tiene una pequeña diferencia.

Con la actitud de aceptar aprendemos a avanzar de la mejor forma ante los cambios que la vida nos entrega en el camino.

La actitud de dejar ser nos enseña a que podemos avanzar con un equipaje ligero, es decir, nos ayuda a soltar lo que tengamos que dejar en el momento indicado.

Imagina que vas de viaje a otro país por 20 días, tal vez en tu maleta querrás llevar todo lo «necesario» para ti y en tu mente lo justificarás diciendo «tal vez esto lo llegué a necesitar».

Lo cierto es que cuando llegas a tu destino, las cosas que terminas utilizando durante esos 20 días fueron menos de la mitad de tu equipaje, pero al final llevaste todo ese peso contigo durante tu recorrido.

Dejar ser significa, soltar todas las emociones, pensamientos, experiencias que de alguna forma te están impidiendo avanzar a nuevas posibilidades o mejores oportunidades.

Algunas de las emociones que solemos no soltar son el dolor, la ira, la necesidad de reconocimiento o tal vez el querer conseguir el «éxito» o un objetivo que probablemente no es nuestro.

Cada vez que te aferras a alguna de estas emociones u otros pensamientos es como si lanzarás un tronco en la mitad del río, bloqueando así el flujo de su cauce, evitas que la vida fluya con naturalidad y sencilles.

Para dejar ir no siempre debes alejarte o huir de esa emoción, pensamiento o emoción. Con la práctica diaria de la meditación, te das cuenta esta no es la única solución, pues estarás conectado con tu voz y fuerza la cual te ayudará a dejar pasar esos momentos con naturalidad.

Cuando conectas con tu interior y aprendes a identificar esas emociones o situaciones, aprendes a ver quelas cosas pueden estar tan y como están, ya que más tarde o temprano ese mismo momento también cambiará.

Recuerda: Todo está en constante movimiento, nada se mantiene, todo se transforma.

Actitud 8: Humor

Dicen que uno de los mejores y más efectivos sanadores es el humor, no solo el de las comedias de Netflix o del cine, más allá de eso, el humor con el que enfrentamos la vida.

El sentido del humor nos ayuda a crear un espacio necesario para reducir la sensación de tensión o contracción ante cualquier experiencia o momento desafiante.

La actitud del humor te ayuda a aceptar y dejar ir de forma amorosa todo aquello que sabes que no es real, es una actitud que le dice al ego que todo va a estar bien y no lo tome tan enserio.

Seguro te has enfrentado a una situación en la que un familiar o conocido/a te hace un comentario que sabes que no es cierto, pero aun así te duele, sientes la necesidad de defenderte.

Cuando te conectas con tu interior, el sentido del humor se fortalece y cuando menos lo esperes esas mismas situaciones, no las tomarás con tu escudo y espada de defensa, por el contrario las tomarás con risa y humor, las dejarás fluir sin que afecten tu estado emocional.

El sentido del humor, no se trata de reírse por cualquier situación, por el contrario ayuda como herramienta y recordatorio de que la vida algunas veces no hay que tomarla tan en serio, sino enfocarnos en lo esencial para tomar con calma lo demás.

Actitud 9: Gratitud.

Casi llegamos al final y esta es una de la actitud más poderosa y efectivas que existen.

Cuando agradeces todo tu mundo interno y externo se transforma, es como si la energía que recorre tu cuerpo cambiará de dirección y le indicará a tu cerebro que la ruta cambió y ahora irán a un lugar mejor.

Es una herramienta que ayuda a protegernos de las quejas constantes de nuestra mente y los pensamientos negativos que en promedio, más del 70% del tiempo pueden ocurrir.

Con la gratitud no solo estamos agradeciendo los momentos presentes sino también recibiendo con los brazos abiertos las experiencias que vendrán, es como un salto de fe, antes de que lleguen a tu puerta agradeces por lo que será.

Cuando somos agradecidos, nos damos cuenta con el tiempo, que incluso los mayores desafíos adquieren un significado en el gran rompecabezas de nuestra vida, agradeciendo no solo el haberlas sobrevivido sino también el aprendizaje que nos ofrecieron.

«La gratitud es probablemente la mejor herramienta emocional que podemos implementar para mejorar nuestra calidad de vida»

Muchas veces, ante un momento retador nos podemos llegar a preguntar «¿por qué me pasa esto a mí?» pero cuando desarrollamos la actitud de agradecer esta pregunta cambia a «¿para qué me está sucediendo esto a mí?»

Es aquí cuando los momentos difíciles cambian a ser momentos de crecimiento y todo gracias a la gratitud.

Actitud 10: Generosidad

Como te hemos dicho a lo largo de esta serie de actitudes para aprender a meditar, el mundo está en constante movimiento y parte de ese movimiento se da por el intercambio que hay entre todas y todos.

Aunque no seamos conscientes la totalidad del tiempo, siempre estamos intercambiando y dando nuestro tiempo, recursos, energía, pensamientos o emociones a las experiencias o personas.

El intercambio es uno de los lenguajes principales del universo y por esto mismo la generosidad es una actitud fundamental para vivir con estabilidad y bienestar.

La generosidad se puede practicar por cualquier persona, en cualquier situación económica o financiera.

Se tiene la falsa creencia que solo podemos dar cuanto tenemos ciertas riquezas o bienes materiales, esto no es cierto, puedes entregar tu generosidad con un tiempo de calidad a un familiar o ayudando a una persona mayor a cruzar la calle.

La generosidad es gratis y cuando la damos también recibimos una actitud de agradecimiento que alimenta nuestra calma, propósito y nos llena de buen humor en el día a día.

«Quien más sirve, es quien más cosecha»

Prueba por los próximos siete días ser generoso con tu círculo más cercano, tal vez un familiar o compañero/a de trabajo.

Ayúdale a organizar su espacio de vivienda, hacer el mercado o simplemente hacer una comida sencilla.

Verás lo bien que se siente y con seguridad se podrán llevar una linda sorpresa de tu parte haciendo que su lazo sea más fuerte.


Cada una de las 10 actitudes para aprender a meditar y tener una vida con más armonía está relacionada entre sí.

Si alimentas una en paralelo estás fortaleciendo otra.

Por ejemplo, mientras aprendes a no juzgar, desarrollarás la habilidad de aceptar cada momento tal cual es; cuando aceptas, empiezas a entender que cosas o emociones quieres dejar ir para vivir con mejor humor, gratitud y generosidad.

De manera proporcional sientes que la confianza en ti y en tu entorno crece ayudándote avanzar sin esfuerzo pues estarás permitiendo que la vida avance con fluidez, armonía y paciencia.

Te invitamos a que pongas en práctica cada una de estas actitudes y las complementes con tu práctica diaria de meditación, verás como en algunas semanas cada paso ira tomando otro color, otro matiz y sabor.

Comparte este artículo con quien tú creas que le será de ayuda y hagamos del mundo un lugar con más paz, bienestar y felicidad 🙂

Ten un lindo momento.

Leave a Comment

Descubre los beneficios que la meditación tiene para tu equipo
Empieza ahora a construirla con Pura Mente.

logo-color.png
pura mente
La app de meditación mejor valorada de Latinoamérica

Pura Mente 2021 © Todos los derechos reservados